Papelera ENCE anunció que traslada la planta

Política

La decisión que anunció ayer la española ENCE de cancelar la construcción de su planta de celulosa en Fray Bentos descomprime el conflicto entre la Argentina y Uruguay por la contaminación del río, pero no alcanza para calmar los ánimos de los asambleístas de Gualeguaychú. Este diario adelantó en tres ocasiones la posibilidad de un traslado de la ubicación de esa planta. Siempre se vio como mejor solución posible desarmar el polo de celulosa que Uruguay armó en esa zona sumando a ENCE a la finlandesa Botnia. Ambas hubieran producido 2 millones de toneladas de pasta en un radio de cinco kilómetros, provocando emanaciones y efluentes en una concentración que no se repite en otros países. Alejar las plantas es hoy el único camino posible ante el avance de la construcción de las instalaciones de Botnia, y este diario sostuvo siempre que ésa era una salida posible. Pero el fin del conflicto está lejos. Seguirá frente a Gualeguaychú la enorme chimenea de la finlandesa que irrita y no aceptan los entrerrianos. ENCE demostró, a pesar de haber tomado ayer la decisión también por problemas internos de la empresa y limitaciones en su financiamiento, que sigue aportando más que Botnia a distender el conflicto. Pero desde Gualeguaychú la posición no cambió. Se sigue exigiendo lo que parece imposible: la cancelación total de los proyectos de ambas empresas.

La empresa de capitales españoles ENCE anunció ayer la decisión de trasladar la instalación de su planta de celulosa que ya había comenzado a construir en la localidad uruguaya de Fray Bentos, a otro lugar de Uruguay.

Si bien esta acción de la compañía responde en parte al conflicto que mantienen por este motivo la Argentina y Uruguay, el presidente de la firma, Juan Luis Arregui, dijo ayer que «no es un problema medioambiental, es un problema de imposibilidad material». Agregó que todavía «el lugar no lo sabemos, pero vamos a relocalizar la planta porque es imposible hacer en Fray Bentos dos plantas (la segunda es la de la firma Botnia de Finlandia) como están proyectadas», luego de mantener una reunión con el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, asesor del presidente Tabaré Vázquez, y con el ministro de Industria y Energía, Jorge Lepra, para comunicarles la decisión.

Desde el gobierno uruguayo estimaron que «seguramente» la planta de ENCE se traslade al norte del país, pero antes de la ciudad de Paysandú, que se encuentra a 70 kilómetros de Fray Bentos

  • Sospechas

    El hecho de que ENCE haya despedido a 40 de sus trabajadores levantó las sospechas de que la empresa se iría del país. Sin embargo, eso «jamás ha pasado por nuestra mente. Esto (los despidos) es una reestructuración. Los que hemos asumido la gestión de la empresa entendemos que tenemos otra forma de gestionar. No vinculen esto al conflicto o al proyecto», dijo Arregui.

    Por su parte, Omar Lafluf, intendente del departamento uruguayo de Río Negro, donde se encuentra Fray Bentos, declaró que «la principal preocupación de los empresarios (de ENCE) la constituye el conflicto uruguayo argentino». El intendente se reunió durante la jornada con el consejerodelegado Oyarzábal, quien le confirmó las intenciones de mantener su emprendimiento en Uruguay porque lo consideran un lugar estratégico desde el punto de vista geopolítico.

    Por otro lado, ayer por la mañana la ministra de Medio Ambiente de España, Cristina Narbona, que se encuentra en el VI Foro Iberoamericano de Ministros de Medio Ambiente que se desarrolla en esta capital, ya había adelantado la posibilidad de que la pastera se retire de Fray Bentos al decir que «ENCE está dando señales claras» en sentido constructivo de superar el conflicto. Además, expresó que la decisión de la empresa «tiene que ver con la cercanía que hay entre las dos plantas».

    «No le corresponde al gobierno español mediar en el conflicto porque es un problema entre los gobiernos de Uruguay y la Argentina, pero me gustaría ser de ayuda aunque ENCE tiene la última palabra en el marco de la decisión que tome la Argentina en este tema», subrayó Narbona.

    La funcionaria española explicó que «la tecnología de ENCE está homologada a nivel internacional y es como la de las mejores plantas ( papeleras) que hay en la Argentina», quizá sin saber de lo que estaba hablando, y que es un hecho que las productoras locales de celulosa funcionan con tecnología anticuada y contaminante.

    Por otro lado, y en el marco de la reunión de los ministros, Narbona dijo que tiene planeado mantener una reunión con la secretaria de Ambiente de la Nación, Romina Picolotti, en la que se prevé que conversen acerca de diferentes proyectos sobre medio ambiente.

    El conflicto por la instalación de las papeleras ENCE y Botnia entre la Argentina y Uruguay alcanzó los más altos niveles judiciales. Tanto es así que ambos países llegaron, en un hecho histórico, a la Corte Internacional de La Haya en la que la Argentina denunció a Uruguay por violar un tratado bilateral.

    Por su parte, Botnia sufre desde ayer un problema sindical debido a una huelga de trabajadores que se oponen a la contratación de mil obreros provenientes de Europa del este.
  • Dejá tu comentario