Papeleras: si no se avanza, hay retroceso

Política

Se gastaron algunos miles de dólares en viáticos los técnicos de la diplomacia para, después de unos días en la primavera de Nueva York, firmar un anodino comunicado con los uruguayos en el que prometen verse de nuevo dentro de un mes. El país tiene los pasos bloqueados por los ambientalistas de Gualeguaychú, quienes, al ver la inoperancia de los políticos, ven reforzada la eficacia de su método. Ponen de rodillas a dos gobiernos que parecen esperar que el tiempo solucione una crisis en la que, si no se avanza, se retrocede. Porque las relaciones han empeorado y la contaminante Botnia está ya a punto de comenzar a producir.

La Argentina reiteró ayer que su intención es que la pastera de Botnia se relocalice fuera de Fray Bentos; mientras que Uruguay insistió en que no puede haber avances en la discusión del tema de las pasteras, si continúan los cortes en Gualeguaychú. Así, los dos países mostraron pocos avances en los dos días de negociaciones organizados por el embajador español Antonio Yáñez Barnuevo en Nueva York. Sin embargo, y a pedido del representante del rey Juan Carlos de España, la Argentina y Uruguay se comprometieron con volver a enviar sus negociadores a una segunda ronda de negociaciones dentro de un mes.

Después de un día y medio de trabajo, los dos países emitieron un comunicado conjunto en el que destacaron «el ambiente de renovado respeto común, sinceridad y cordialidad» en el que se produjeron las negociaciones. Señalaron que discutieron en profundidad los temas de la agenda fijada en la «Declaración de Madrid», como el proyecto Orion de fabricación de una planta de celulosa que lleva a cabo la compañía finlandesa Botnia y la posibilidad de una relocalización de sus instalaciones.

Además, trataron cuestiones relacionadas con la circulación por las rutas y puentes que unen los dos países, la protección medio ambiental del río Uruguay y la promoción del desarrollo sostenible de sus áreas de influencia. «Ambas partes han coincidido en subrayar que la calidad de vida de las comunidades asentadas a ambos lados del río Uruguay es un bien esencial a preservar y mejorar», dice el comunicado. También destacaron la importancia que tiene el Estatuto del Río Uruguay, que data de 1975, como un instrumento básico para promover las relaciones de buena vecindad, fomentar la cooperación entre ambos países y salvaguardar la calidad ambiental.

La próxima reunión a nivel técnico se celebrará en el lugar y la fecha que indique el facilitador en el plazo de un mes», según la declaración conjunta. Según la responsable de la delegación argentina, la directora general de la Consejería Legal de la Cancillería de la Argentina, Susana Ruiz Cerutti, el ánimo del encuentro fue « excelente», pero reconoció que es necesario seguir profundizando los temas.

  • Intercambio

    «Realmente hemos hecho un intercambio muy intenso sobre el punto A de la agenda, sobre el planteo de la relocalización de la planta papelera, que desde nuestro punto de vista es fundamental», declaró, la funcionaria, en un capítulo especialmente introducido por la Argentina.

    Ruiz Cerutti precisó que las negociaciones se están llevando «paso a paso» y que espera que hayan resultados concretos en el próximo encuentro, en el que confía se produzca con la misma atmósfera de franqueza y de apoyo al proceso de facilitación.

    Por su parte, el director general del Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay, José Luis Cancela, también destacó el clima de cordialidad en que se ha llevado a cabo la negociación, en la que básicamente se han intercambiado puntos de vista.

    «Creo que todos hemos hecho un esfuerzo para entendernos. Han quedado cosas pendientes para futuras instancias.Ninguno de los temas ha quedado agotado. Hay informaciones pendientes y respuestas que dar. En este sentido, continuaremos trabajando.» Cancela dijo después que el eje de la posición uruguaya continuó siendo «la libertad de circulación de las rutas y puentes que unen ambas naciones», el punto donde Uruguay es particularmente inflexible para que comiencen seriamente las negociaciones.

    Estas rondas de discusiones organizadas por Yáñez Barnuevo a pedido del monarca español, van en paralelo al caso de la pastera presentado por la Argentina en la Corte Internacional de Justicia de La Haya. En ese ámbito, el gobierno argentino quiere probar que el país vecino violó el Tratado del Río Uruguay, ya que afectó un recurso fluvial de administración compartida, al autorizar la radicación de la pastera sin consultar a la Argentina. Uruguay defiende el multimillonario proyecto de la empresa finlandesa y se quejó ante esa misma instancia judicial por los bloqueos de los pasos fronterizos entre ambos países realizados por vecinos de la provincia argentina de Entre Ríos que se oponen a la instalación de la papelera.
  • Dejá tu comentario