Papeleras: Uruguay niega deterioro con Argentina pero exige medidas

Política

El canciller uruguayo, Reinaldo Gargano, negó hoy que el conflicto por la instalación de las papeleras en Fray Bentos haya deteriorado la "muy buena" relación con Argentina y destacó la importancia de "trabajar para mejorar la calidad de vida de la gente en forma conjunta".
 
De hecho, aseguró que el gobierno uruguayo mantiene "una disposición a continuar hablando" y se mostró de acuerdo con "aplicar medidas muy estrictas de control de forma conjunta con Argentina para que no haya contaminación a propósito de esta planta".

Incluso, en declaraciones radiales formuladas esta mañana, el canciller llamó a trabajar "para mejorar la calidad de vida de la gente en forma conjunta" y a no hacer "de esto un elemento de deterioro de las relaciones".

De este modo, Gargano salió a bajarle el tono a la controversia planteada con Argentina a raíz de la instalación de las papeleras Botnia y Ence en la localidad de Fray Bentos, frente a la costa de la entrerriana de Gualeguaychú.

La semana pasada, el presidente Néstor Kirchner también buscó reducir los decibeles de la escalada con Uruguay al señalar que el tema de las papeleras se circunscribía a una "cuestión ambiental" y al exhortar a no fomentar "xenofobias nacionalistas".

Esta mañana, Gargano aseguró que "no están deterioradas las relaciones nuestras con Argentina" y sostuvo que su país siempre trató el tema "bajando los decibeles", en pos de no ocasionar "una alteración en las relaciones diplomáticas muy correctas que ha tenido Uruguay con Argentina en los últimos años y las relaciones muy buenas con el gobierno del presidente Néstor Kirchner".

"Hemos mantenido este comportamiento y lo vamos a seguir manteniendo en aras de que estamos involucrados en un proyecto común que es el Mercosur, en una expansión de este Mercosur y en un desarrollo de ese arco que va desde Chile hasta Bolivia, pasando por Brasil, Uruguay y Venezuela, que tienen sintonía de naturaleza política", aseveró el canciller uruguayo.

En este marco, consignó que la controversia planteada con Argentina por el tema de las plantas de celulosa fue abordada ayer en una conversación que mantuvo con el presidente de su país, Tabaré Vázquez.

De todos modos, más allá de las afirmaciones conciliadoras de esta mañana, el canciller uruguayo volvió a exigir a las autoridades argentinas que "actúen" ante a los cortes de ruta y los bloqueos de camiones con materiales para la empresa Botnia en Entre Ríos.

En ese sentido, calificó de "graves hechos" a las distintas protestas, sobre todo a las que realizó la organización ambientalista Greenpeace, y sostuvo que esos episodios "están afectando económicamente en forma muy importante al Uruguay".

"El intendente de Río Negro (Omar Lafluf) me proporcionó los ingresos de recaudación del turismo proveniente de Argentina, los que muestran una reducción del 50 por ciento comparado con mismo mes de años pasados", precisó.

Además, indicó que "el daño que se le está haciendo con acciones como las de los camiones que estás parados es una cosa insólita", y agregó que "esto es responsabilidad del gobierno argentino que desde hace siete días están parados con una inacción total de las autoridades".

"Pienso que es un tema a plantear y que debe actuarse porque ese hecho incumple el artículo 1 del Tratado de Asunción que habla de la libre circulación", señaló.

Gargano, reiteró hoy que "van a seguir construyéndose" las dos papeleras en la ciudad de Fray Bentos e incluso afirmó que "todos los sectores políticos" de su país están "alineados con la postura del gobierno" en este tema.

Además indicó que "ha sido estudiado exhaustivamente el impacto ambiental" y sostuvo que "todos los informes dicen que el río no será contaminado" por el emprendimiento industrial, radicado en la margen oriental del río Uruguay, frente a la localidad entrerriana de Gualeguaychú.

El ministro de Vivienda y Medio Ambiente uruguayo, Mariano Arana, dijo hoy que su país tiene la vocación de "respetar íntegramente" las normas ambientales que establece el Mercosur y anticipó que Uruguay clausurará las papeleras Botnia y Ence en el caso de que evidencien contaminación.

"Exigimos los estudios de impacto ambiental que van a determinar si son aceptables (las papeleras), o si le exigimos más posibilidades de control y monitoreo y estudios de prevención", remarcó Arana.

En ese sentido, el funcionario uruguayo remarcó que estas exigencias se dan en el marco de "querer asegurarnos de que el procedimiento que se va a usar sea el que auténticamente establecen las normas de las empresas, las que deberemos cotejar con las propias y las del Mercosur".

"Queremos respetar íntegramente al Mercosur, del cual hemos sido entusiastas adherentes a la integración latinoamericana y a la intregración subregional", enfatizó.

En declaraciones radiales, Arana destacó que a Uruguay "no le tembló la mano" a la hora de impulsar clausuras a fábricas que provocaron contaminación.

Consultado acerca de si el gobierno de Tabaré Vázquez tomaría la misma postura de comprobarse una contaminación de Botnia y Ence, Arana dijo que las cerrarían dado que "es un convencimiento" que mantiene la dirigencia política.

"Si algo hemos reinvindicado, tanto el Uruguay como Argentina, es el derecho nacional que tenemos a controlar", destacó y añadió que en la actualidad "empresas no pueden seguir actuando como actuaron en el pasado".

Incluso, anticipó la creación de una comisión, que será conformada en febrero, "de seguimiento y control" de las papeleras, a la cual se invitará a organizaciones ambientalistas y sociales tanto de Uruguay como del lado de Entre Ríos.

En tanto, según consignó hoy una agencia de noticias, la comisión estará integrada por representantes de Salud Pública, de Trabajo y Seguridad Social, de Vivienda y Medio Ambiente, de la intendencia de Río Negro y de organizaciones sociales de Fray Bentos.

Dejá tu comentario