Para el CELS, el protocolo antiprotestas "limita derechos de manera inconstitucional"

Política

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) advirtió que el protocolo para manifestaciones públicas impulsado por el Ministerio de Seguridad "limita derechos de manera inconstitucional".

"El gobierno nacional dio a conocer un protocolo para la actuación policial en las manifestaciones públicas que otorga a las fuerzas de seguridad amplias facultades para reprimir y criminalizar las protestas sociales", subrayó el CELS.

La organización no gubernamental advirtió que "esta decisión limita derechos de manera inconstitucional al poner a la libre circulación por encima de la integridad de las personas y de los derechos a la protesta y a la libertad de expresión".

"Además, la ministra de seguridad, Patricia Bullrich, anunció el protocolo con declaraciones amenazantes que completan el espíritu antidemocrático de la medida", consideró.

Para el organismo de derechos humanos, "uno de los aspectos más graves de la resolución es que no prohíbe de manera explícita que los policías que intervienen en las manifestaciones utilicen armas de fuego, ni tampoco que usen balas de goma para dispersar".

"Es decir que el gobierno nacional, en lugar de regular la actuación de las fuerzas de seguridad y el uso de la fuerza, amplía sus facultades para reprimir y criminalizar. El texto de la resolución también limita el trabajo periodístico ya que la policía indicará a los trabajadores de prensa dónde pueden ubicarse. Esto afecta de manera negativa la libertad de prensa e impide el control que el registro fotográfico y audiovisual ejerce en el trabajo policial, como se ha demostrado en el esclarecimiento de homicidios cometidos por la policía en protestas sociales", advirtió.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, advirtió que el Gobierno "no va a permitir que la calle sea un caos", tras encabezar la primera reunión del Consejo de Seguridad Interior, en la que se aprobó el protocolo para manifestaciones públicas.

"Este Ministerio no va a permitir que la calle sea un caos. Queremos cambiar la cultura del corte", resaltó Bullrich, en relación con el nuevo protocolo de protestas y sostuvo que el Gobierno "no va a tolerar la extorsión".

El manual indica que como primera instancia "se establecerá un espacio de negociación para que cese el corte", y que "resuelta positiva o negativamente la negociación, el Jefe del Operativo de Seguridad impartirá la orden a través de altoparlantes, megáfonos o a viva voz, que los manifestantes deben desistir de cortar las vías de circulación de tránsito" y "retirarse".

El documento señala que si los manifestantes no acataran la orden, "se procederá a intervenir y disolver la manifestación".

Además, detalla que "las instrucciones de la autoridad policial se harán por medio de frases cortas y claras" y que "el personal de las fuerzas de seguridad no deberá reaccionar ante provocaciones verbales o gestuales de algunos manifestantes".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario