Prensa, afuera

Política

Un fantasma recorre la Casa de Gobierno: la amenaza de que Cristina de Kirchner, si llega a ganar las elecciones, expulsará de su cercanía a los periodistas. Como su esposo, la senadora contrajo en los últimos cuatro años fobia a los hombres de prensa, cuando antes, mientras subían peldaños, manifestaban gran confianza con ellos. Se le atribuye ahora la idea de desplazar la tradicional Sala de Periodistas de la Casa Rosada a un edificio distante. No se trataría ya de rechazar reportajes o coberturas descontroladas, sino de evitar la mera proximidad.

«Hay dirigentes que sin anclaje o representación territorial suplen esa carencia con una instalación mediática, que puede ser buena para quien quiera hacerlo, pero no lo considero como constitutiva esencialmente de la relación democrática», dijo el lunes la senadora Cristina Kirchner en la Asociación Empresaria Argentina (AEA). Aunque agregó que «cree» en la «importancia y el rol que deben cumplir los medios de comunicación», pero «no como un espacio donde el dirigente político deba estar hablando todos los días».

Quienes la conocen bien no se sorprendieron por estas declaraciones. Cristina comparte muchas cosas con el presidente Néstor Kirchner, entre ellas su rechazo a los medios periodísticos. Al igual que Kirchner, no le interesa debatir, sino comunicar. Para ello, si alcanza la Presidencia dicen que tiene la intención de cerrar la tradicional Sala de Periodistas de la Casa de Gobierno. Por supuesto, la excusa « formal» es que aspira a que todos sus colaboradores ocupen el primer piso y por ello habría que cambiar la ubicación de la Sala de Periodistas que, junto con otras dependencias, se sitúa en el primer piso, comentó una alta fuente de Casa Rosada.

Para aventar posibles reclamos dicen que sólo sería una mudanza al segundo piso; sin embargo, hay quienes creen que lo más probable es que la Sala de Periodistassea trasladada al ex edificio del BANADE, donde hoy funcionan áreas del Ministerio del Interior.

Más allá de querer tener lejos a los periodistas y así impedir que tengan acceso a determinada información, escasa sin duda durante este gobierno, resulta casi imposible pensar que, para que los periodistas acreditados permanezcan en la Casa de Gobierno, se trasladen a otros edificios reparticiones tales como: ceremonial, prensa del gobierno, secretaría general, personal de Secretaría de Medios, entre otras dependencias oficiales, pues la capacidad del segundo piso es bastante limitada.

  • Paso restringido

    Otro de los cambios que impondría la senadora, si llega a la Presidencia, sería cerrar los accesos del primer piso. Están estudiando poner un sistema de detector dactilar para restringir el tránsito en todo el primer piso, según se comenta en medios de la Casa Rosada. Actualmente, quienes tienen acceso al edificio pueden circular sin trabas por todo este piso y la única zona limitada es el área presidencial.Recientemente, y en lo que es un antecedente, se establecieron limitaciones para transitar la planta baja, en particular donde se encuentra el Patio de las Palmeras. Así, si el periodismo se quiere asomar a ver quiénes ingresan por la entrada presidencial, inmediatamente es retirado por la seguridad. Estas medidas llevaron a que tampoco se pueda acceder, sin previa autorización, a las oficinas del vocero del ministro del Interior, puerta que antes estaba abierta.

    Junto con el traslado de la Sala de Periodistas al ex BANADE, a una cuadra de la Casa de Gobierno, el proyecto contemplaría que la cobertura de los actos o anuncios se llevara a cabo vía transmisión televisiva y sólo se convocaría a los medios a la Casa de Gobierno -por invitaciónpara las conferencia de prensa. Si se concretaran estas iniciativas, prácticamente el contacto de la previsible futura presidenta Cristina con los medios, sería casi nulo, comentan en su entorno. «La comunicación sería al estilo académico, conferencias o discursos, imágenes y textos que se enviarían a los medios, y Alberto Fernández sería el que siga hablando con la prensa, como ocurre ahora.»
  • Dejá tu comentario