Presidente electa ocupa su lugar

Política

Protagonista obvia, ayer, Cristina de Kirchner en la Casa Rosada. Y, en funciones. Sin transición. Hubo acto con intendentes bonaerenses (la clave de su triunfo), anuncio de más obras y la presencia de otro peldaño de la victoria: Daniel Scioli (quien hoy parte a los Estados Unidos). Lo doméstico, cumplido. Viene, ahora, lo internacional: viaja a la reunión de la Cumbre Iberoamericana de mandatarios en Chile, previa entrevista -protocolar y a pedido del gobierno argentino- con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Kimoon. Antes de ese viaje (no visita de Estado a Chile, país con el cual -a pesar de las coincidencias ideológicas- se atraviesa una tensa situación por el corte de gas que aplica la Argentina), decidirá la fecha para entrevistarse con el presidente Lula en Brasil y si, el mes próximo, acepta concurrir a una feria del libro «revolucionaria» en Caracas, lugar en el que la aguarda Hugo Chávez. Sobre este recorrido literario todavía no hay decisión por más que los venezolanos insisten en que sería «importante» la visita. La Argentina de dos presidentes, como se sabe, está preocupada por un pago de u$s 7.000 millones al que está obligada el año próximo: será fácil si acuerda con el maldito FMI luego de oblar al Club de París o si, como alternativa, algún generoso colega como Chávez presta esa suma. La historia empieza su recorrido.

Dejá tu comentario