Presupuesto 2022: Diputados busca votarlo el 16-12 para que sea ley en Senado antes de fin de año

Política

El Frente de Todos blanqueó su único y principal plan para los próximos 20 días. Fue horas antes de la jura de legisladores en la Cámara baja, que seguirá comandada por Sergio Massa. Radicales siguen en disputa. Lupa hacia aliados de bloques minoritarios para asegurar votos en Congreso.

Tras casi tres meses de parate, el oficialismo decidió apretar el acelerador a fondo y, en menos de 20 días, intentará convertir en ley el Presupuesto 2022, el proyecto más importante. El lunes próximo expondrá en Diputados el ministro de Economía, Martín Guzmán, y la Cámara baja buscará aprobarlo el jueves 16-12 para que el Senado, en las dos semanas de fiestas, lo dictamine y sancione antes de fin de año.

La discusión será frenética y exprés, ya que en 72 horas deberán aparecer los dictámenes correspondientes en la Cámara baja para la sesión que piensa el Frente de Todos. La “ley de leyes” será tema único. A pesar de la rapidez, y ante una conformación nueva de ambas Cámaras -oficialismo ya cerró casi todos los votos necesarios- de aliados, el principal problema que debe solucionar el kirchnerismo son las críticas internas a la iniciativa presentada por Guzmán a mitad de septiembre pasado.

Por ahora esperarán en la nebulosa el plan plurianual prometido para la primera semana de diciembre por Alberto Fernández y un eventual entendimiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Lo positivo de la presencia de Guzmán -siempre estuvo dispuesto a asistir, pero el camporismo lo frenó- es que desaparecerán las operaciones semanales con respecto a su exposición en Diputados, así como las cinco o seis leyes que se iban a tratar durante el corriente mes pese a no contar con tiempo suficiente en el Congreso, situación que aún genera risas en despachos por el desconocimiento absoluto de los tiempos legislativos de algunos voceros extraoficiales.

De hecho, uno de los motivos para no tratar el plan de gastos para el año próximo era el aterrizaje del plan plurianual. Horas atrás, varios legisladores oficialistas modificaron el discurso y señalaron que el Presupuesto está en discusión desde que ingresó en septiembre pasado, como insinuó el experimentado kirchnerista José Luis Gioja, confirmado como vicepresidente segundo de la Cámara baja.

Ejes

La ley de gastos 2022 prevé un crecimiento del 4% del PBI, una inflación del 33% y un dólar a $131,1. Por otra parte, no contempla el pago de vencimientos de capital al Fondo Monetario Internacional. Además, la iniciativa incluye asistencias varias vía emisión y una reducción de subsidios, aunque seguirán en miles de millonadas.

Resta saber si el Frente de Todos presionará a Guzmán para modificaciones significativas o la reimplementación de discutidos impuestos, como el de la riqueza del corriente año que Carlos Heller anunció “por única vez”.

Aliados

El festín de bancadas internas y silvestres no dejó un panorama muy distinto para el Gobierno a la hora de pescar votos. Irá a los interbloques “Provincias Unidas” –rionegrinos, neuquinos y misioneros renovadores- y “Federal” -lavagnistas, cordobeses PJ, socialistas, etcétera-, y espacios como “Somos Energía para Renovar”, entre otros.

Autoridades y juras

Sergio Massa continuó sin problemas y con amplio apoyo oficialista y opositor como presidente de Diputados, seguido por el vice primero, el macrista Omar De Marchi; Gioja y el radical Julio Cobos, como vice tercero. Quien advirtió de nuevo por esta situación fue la lavagnista Graciela Camaño con respecto al género en la plana mayor de la Cámara baja. Ningún partido -luego, buscan cargarse la defensa de esas cuestiones- se hizo cargo y todo siguió su curso. De hecho, la legisladora propuso a la ultra K Rosana Bertone y a la macrista exbonaerense y ahora porteña María Eugenia Vidal en casilleros como exgobernadoras, pero ellas mismas dinamitaron dicha idea. Al final, Camaño las expuso -“nos quedamos sin discurso”, alertó- y quedaron las tres en una pésima posición.

Con frases trilladas y sin papelones -todo un logro- juraron ayer los 127 diputados electos el 14 de noviembre pasado. Ante un oficialismo con algunos roces pero en silencio, la disputa principal se mantiene en la oposición de Juntos por el Cambio, tras la crisis radical y separación de bloques, algo celebrado por el Gobierno y el Pro. Los operadores de mayor experiencia se preguntaban anoche el motivo por el cual los ahora díscolos de la UCR, representados por el senador Martín Lousteau, no rompen también en la Cámara alta.

Senado

En caso de avanzar en modo “Flash” la semana próxima, la Cámara alta podría tratar en comisión el martes 21 o miércoles 22 a más tardar el proyecto en comisión y dejarlo dictaminado para sancionarlo, a más tardar, el 29. Allí, Cristina de Kirchner ya cuenta con los votos de los “sueltos” Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro) y Magdalena Solari Quintana (renovadores misioneros).

Mañana será el turno de la jura de los nuevos integrantes. Luego, la actual conformación sesionará para tratar un ramillete de Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) sobre la pandemia y otras cuestiones desde que se inició el Gobierno de Alberto Fernández.

En las últimas horas también se conoció la renuncia a su banca del macrista Esteban Bullrich por cuestiones personales.

Dejá tu comentario