Presupuesto 2021: guiños en Congreso a Economía y críticas por olvido de ley 2020

Política

Un legislador radical dijo que "corresponde" que el Gobierno trabaje en la iniciativa. Cuáles eran las cifras macristas hace poco más de un año.

Tras los primeros movimientos que realizó Economía con respecto al Presupuesto 2021, y con el oficialismo en etapa de aglutinar votos en Diputados para blindar el denominado “impuesto a la riqueza” que aún no ingresó de manera formal a la Cámara baja, la oposición intenta anclar -sin éxito- el debate en la ley de gastos actual que fue prorrogada por el Ejecutivo. No obstante, desde el antikirchnerismo comenzaron a dar, en las últimas 48 horas, algunos guiños a la discusión que plantea el Gobierno.

“Desde las bancas de la oposición hemos sido extremadamente cautos y pacientes para ofrecer al Ejecutivo Nacional el espacio para que éste ordene su visión sobre la situación económica argentina, se le ha votado leyes en acompañamiento, y se ha dado un considerable plazo para encarrilar la negociación de la deuda vigente con acreedores extranjeros y locales”, aseguró ayer un grupo de senadores de Juntos por el Cambio encabezados por la radical Silvia Elías de Pérez, quien ayer ratificó una vez más la presidencia en la Comisión de Economía de la Cámara alta y anunció que convocará a las autoridades de los bancos Central y Nación.

En Diputados también criticaron, pero dieron por válida la nueva hoja de ruta que maneja Economía. “Corresponde y es correcto que estén trabajando en el Presupuesto 2021, ya que deben presentar en breve un avance al Congreso, pero al mismo tiempo está muy mal y es algo injustificable que no hayan presentado nada del Presupuesto para este año. A esta altura ya no hay ningún tipo de justificación para que no lo presenten”, señaló anteayer el radical Luis Pastori, secretario de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja.

Lo cierto es que, entre fines del mes próximo y principios de julio, el ministerio que comanda Martín Guzmán enviará un anticipo de la iniciativa de gastos 2021. El proyecto definitivo, tal como marca la ley, tiene que ingresar el 15 de septiembre en Diputados. Con la presentación de textos se activa la intervención de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), que analiza de manera rigurosa todo lo atinado al área en cuestión.

Veamos los datos que llevó el macrismo, hace poco más de un año, como adelanto del Presupuesto 2020, y las consideraciones realizadas por la OPC: la cartera de Hacienda, manejada en ese entonces por Nicolás Dujovne, estimó en julio pasado que “la inflación se reduciría a 26,1% para 2020, pero la proyección no contempla valores para el tipo de cambio ni para la tasa de interés”, y que “la deuda pública neta retrocedería en relación con el Producto de 49,4%, este año, a 45,9%, el siguiente”.

“Si bien se incorporan aspectos vinculados al cumplimiento de la Ley de Responsabilidad Fiscal por parte de las provincias y se amplía el apartado correspondiente a las mejoras en el sistema presupuestario, la información contenida no resulta suficiente para ilustrar al legislador acerca de la situación presupuestaria al cierre del ejercicio y las perspectivas para 2020. En ese sentido, resultaría deseable consignar de manera explícita las proyecciones de cierre de 2019 y las previsiones 2020 con relación a las principales variables macroeconómicas y fiscales. Una propuesta con recomendaciones que podrían contribuir a mejorar su contenido puede verse en el informe efectuado por la OPC en oportunidad de analizar el documento de avance sobre el proyecto de ley de Presupuesto 2019”, informó en ese entonces la OPC.

La reforma tributaria que piensa el Gobierno incluye un nuevo hilado fino del ya modificado Consenso Fiscal 2017, la coparticipación y una dura puja por el Fondo del Conurbano, que jefes municipales oficialistas y opositores del distrito de comanda Axel Kicillof recuerdan todo el tiempo a los legisladores nacionales. Los gobernadores opositores siguen de cerca todos los movimientos y aspiran a no quedar relegados en la repartija de partidas, por ejemplo, de obra pública. Allí se juegan votos clave no sólo para el Presupuesto 2020, sino también para reformas políticas que empuja la Casa Rosada.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario