Radares: llega al Congreso otra guerra de empresas

Política

Alberto Fernández prepara una batería de respuestas para la sesión informativa ante la Cámara de Diputados en materia de Defensa con eje en la radarización del país. El tema se suma al protagonista de la hora: el conflicto con el campo. Los preparativos -la semana anterior estuvo en el Senado- para esclarecer sobre la gestión del gobierno en el área que maneja Nilda Garré se concentraron en: la licitación internacional para adquirir equipos tridimensionales de uso militar, el estado de los radares de control de tránsito aéreo, la situación del contrato de alquiler de los equipos españoles instalados en Ezeiza, la donación de tres equipos tridimensionales usados por parte de España y la situación de la ex Fabrica Militar de Aviones de Córdoba concesionada a Lockheed Martín. Todos figuran en el memorando fechado el 4 de abril, producido por el secretario de Asuntos Militares, Germán Montenegro, y dirigido al secretario de Planeamiento, Oscar Cuattromo, para cumplir con el pedido de informe Nº 73 del jefe de Gabinete.

La guerra de empresas por la licitación de cuatro radares tridimensionales de banda S, transportables de largo alcance y estado sólido para uso de la Fuerza Aérea con un costo de alrededor de 50 millones de dólares, interesó a diputados de la oposición que monitorean la actuación del gobierno en contrataciones públicas. Esa licitación lleva un año de atraso respecto del cronograma tentativo realizado por el Ministerio de Defensa. El jefe de Gabinete de ministros es la última instancia del proceso licitatorio. Alertados por el revuelo en el ambiente de las empresas competidoras, desde el ARI y el PRO quieren saber cómo se resolvió la primera etapa -selección de los participantes-, habida cuenta de que hubo impugnaciones cruzadas. En esa esgrima empresaria, se objetó la participación del holding franco-norteamericano Thales-Raytheon Systems por su trayectoria fallida en otra área y también la inclusión de una de ellas: Traktel SA, representante de la norteamericana Northrop Grumman a pesar de que la Fuerza Aérea -organismo licitante- había concluido que no encuadraba en las condiciones del pliego licitatorio. Estas dos firmas son las que reúnen mayores posibilidades de quedarse con el contrato.

  • Cronología

    Los legisladores manejan una cronología de hechos con sus documentos que los inquieta:

    - nota de Paul B. Kalafos Jr., vicepresidente de Northrop Grumman, fechada el 26 de marzo, dirigida al jefe de Gabinete, en la que agradece a Alberto Fernández haber recibido en audiencia al vicepresidente de Northrop para las Américas, Donald Wesner, quien le expresó el compromisode Northrop con Traktel (la oferente), la bondad de sus productos y la trayectoria de Northrop en el país;

    - nota firmada por Eduardo Gavazzi, gerente de gobierno e industria de la empresa Traktel SA (representante de Northrop), fechada el 4 de abril y dirigida a Nilda Garré. Agradece la audiencia que el jefe de Gabinete y hermano de la ministra, Raúl Garré, más el secretario de Planeamiento, Oscar Cuattromo, concedieron a Donald Wesner, vicepresidente de Northrop Grumman para las Américas, y menciona que la reunión permitió ratificar los compromisos asumidos por Northrop para la Licitación Pública Internacional Nº 75/ 06 de la Fuerza Aérea por tres radares 3D, transportables de banda S. Y abunda con datos de la presencia de la firma en el país como haber prestado sin cargo un radar de control de tránsito aéreo por casi dos años en 1995. La misiva concluye con una defensa de su posición frente a las impugnaciones de sus competidoras y resalta los 40 años de trayectoria de la empresa;

    - Dictamen Nº 067 del procurador del Tesoro de la Nación, Oscar Guglielmino, producido el 7 de abril (tres días después de la carta de agradecimiento que la empresa giró a la ministra Garré y dos antes de la visita oficial de Thomas Shannon al país), que resuelve la inclusión en la grilla de competidores a Traktel SA (Northrop). El Dictamen Nº 067 del procurador Gugliemino en el que acepta la participación de Traktel llegó a la Fuerza Aérea, el organismo licitante, la semana pasada, y no son pocos los sorprendidos por afirmaciones del abogado del Estado que contradicen la letra de la Comisión Evaluadora del Comando de Material. En efecto, los aviadores militares en su informe técnico excluyeron a Traktel porque no reunía dos condiciones básicas: capacidad técnica y solvencia financiera, y avalaron las impugnaciones que en ese sentido habían cursado tres participantes: la franconorteamericana Thales-Raytheon y las chinas CTC y CEIEC. Sin embargo, el punto 4.5 inc. c) del dictamen de Guglielmino al que este diario accedió dice: «La Comisión Evaluadora de la Fuerza Aérea compartió el criterio de los servicios jurídicos y legales del Ministerio de Defensa y determinó que Traktel, junto con los otros tres oferentes, pase a la segunda etapa». ¿Un error involuntario?

    Gugliemino no tomó en cuenta que la Fuerza Aérea sólo se limitó a agregar en el expediente el parecer de la dirección de jurídicos de Defensa (a favor de la inclusión de Traktel), pero no modificó el suyo propio, una forma de expresar el desacuerdo sin confrontar con la ministra.
  • Dejá tu comentario