Randazzo: retenciones no se van a modificar

Política

«Que D'Elía no hable más.» Florencio Randazzo ya había escuchado el comentario más de una vez, pero cuando, ayer, a coro, se lo hicieron los intendentes bonaerenses que lo visitaron en Casa Rosada, el ministro no tuvo más remedio que tomar nota del pedido.

Ayer, unos 40 alcaldes de la provincia se citaron con Randazzo como parte de la ronda de alineamiento que Néstor Kirchner viene ejecutando desde el PJ. Para darle un tinte más institucional, el ministro los recibió formalmente y en Balcarce 50.

El hecho se produjo 24 horas después de que más de 200 intendentes de Córdoba defendieran, públicamente, las demandas del campo. En la misma línea se expresaron dirigentes y jefes comunales de Santa Fe. La semana próxima, el jueves, varios de esos intendentes tendrán su turno con el ex presidente cuando, de la mano de la FAM de Julio Pereyra y Alberto Descalzo, aparezcan en fila por la calle Matheu.

En la charla Randazzo reforzó la idea de que el gobierno no retrocederá en las medidas que generaron la protesta del campo que ya lleva tres meses. El planteo de los alcaldes giró sobre cuatro puntos específicos:

  • Además del recurrente planteo de todos los dirigentes kirchneristas de segunda o tercera línea, respecto de que les faltó información para defender la postura del gobierno, los intendentes pidieron que la Casa Rosada suprima como vocero a Luis D'Elía y al resto de los piqueteros porque «irritan a la gente del interior». Fue, de algún modo, un cuestionamiento elíptico a Alberto Fernández, portavoz oficial en la crisis. Así y todo, la prioridad es que silencien al piquetero de La Matanza y a los demás dirigentes de ese sector que pulsean contra el campo. «A nosotros nos perjudican», avisaron.   

  • Le llevaron, además, un pedido expreso para que el gobierno fije políticas específicas para la lechería, la ganadería, el trigo y, en menor medida, el maíz. Son sectores, según detallaron distintos alcaldes, que están muy golpeados y, dijeron, un plan de asistencia serviría para calmar la protesta de los productores. Randazzo anotó todo.

  • También hubo una fuerte advertencia por la escalada de los precios, producto de la inflación, que repercute en los presupuestos municipales por el incremento de los insumos. En materia de finanzas, también pusieron el foco en que deberán dar aumentos salariales -del orden de 10%, en general- para los empleados municipales, lo que afectará las sensibles arcas de las intendencias.   

  • Por último, vinculado con lo anterior, comentaron que a pesar de que se incrementó la coparticipación municipal, se paralizó buena parte de la obra pública financiada por la Nación y, además, cayó la recaudación propia, que en los distritos rurales tiene como principal tributo la tasa vial, que pagan los productores porque se refiere al mantenimiento de los caminos rurales. La reducción en ese ingreso llegó, en algunos casos, a 40%, lo que agregó otro factor crítico a las deudas.

    «Que D'Elía no hable másFlorencio Randazzo ya había escuchado el comentario más de una vez, pero cuando, ayer, a coro, se lo hicieron los intendentes bonaerenses que lo visitaron en Casa Rosada, el ministro no tuvo más remedio que tomar nota del pedido.

    A pesar de las observaciones, los alcaldes ratificaron su alineamiento con la Casa Rosada y expresaron, en público, su respaldo a Cristina de Kirchner. Entre los jefes comunales que defendieron públicamente la gestión oficial estuvieron Alexis Guerrero, de Pinto; Andrea García, de Ameghino; Hugo Rodríguez, de Lobería; Gustavo Sobrero (Lobos), y Juan Carlos Pellita, de General Lamadrid.
  • Dejá tu comentario