15 de abril 2008 - 00:00

Ratificó Macri que reforma Constitución

MauricioMacri, junto aljefe deGabineteporteño,HoracioRodríguezLarreta,durante lareuniónsemanal degabinete,donde el jefeporteñoreclamó másesfuerzo a susministros.
Mauricio Macri, junto al jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, durante la reunión semanal de gabinete, donde el jefe porteño reclamó más esfuerzo a sus ministros.
El gobierno de Mauricio Macri admitió ayer que busca convocar a una reforma de la Constitución porteña, tal como anticipó este diario la semana pasada.

El jefe de la Capital Federal intentaría esquivar la elección de juntas comunales que debe realizarse este año y en cambio propondría cambiar la ley con la excusa de que se generen menos gastos y puestos políticos. Hasta ahora el macrismo no podría reunir votos para esa aventura constitucional que, como recordó la vicejefa de Gobierno, Gabriela Michetti, fue conversada entre Macri y Néstor Kirchner ni bien terminaron las elecciones en la Ciudad de Buenos Aires.

Michetti, ayer en un periplo radial, señaló que la reforma de Carta Magna porteña «siempre» ha estado en la mente de su Gobierno. La funcionaria dijo, con respecto a la modificación de la Constitución que «va a haber búsqueda de consensos. Hay que ver con qué espíritu cada uno quiere reformarla».

En principio el gobierno de Macri argumenta que la ley de comunas, impuesta por la Constitución porteña, aumenta el gasto político al crear juntas de siete miembros cada una. La Ley de Comunas dividió a la Ciudad en 15 zonas, por lo cual los cargos electivos nuevos serán 105 y debería -por mandato de otra ley- votarse el 10 de agosto próximo.

Pero Macri busca otros cambios. Siempre se quejó del ballottage que exige que en primera vuelta se debe obtener más de 50% de los votos para consagrarse y también de algunos organismos que impone la Constitución.

Uno de esos sería el Ente Regulador de los Servicios Públicos de la Capital Federal que, con un abultado directorio bien pago, no tiene mucho margen de maniobra, ya que los colectivos que son la queja constante de los usuarios, los controla la Nación; los subtes también a pesar de que los hace la Ciudad; y en los trenes no tiene nada de participación. Tampoco puede hacer mucho con respecto a las empresas privatizadas y de ese modo se superponen funciones con la Defensoría Porteña y con la oficina que atiende a consumidores y usuarios.

Otro punto de queja del macrismo es el Consejo de la Magistratura y algunos quieren cambiar también la cláusula sobre los juegos de azar para que puedan ser privatizados, aunque actualmente la Ciudad no tiene el control sobre los mismos, a pesar de la Constitución.

Michetti señaló que la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires «tiene algunos temas para mejorar, como inversión y el recorte de todo gasto corriente que no tiene control».

  • Críticas

    Por ahora el macrismo, con 27 bancas sobre las 60 del recinto, no podría reunir los votos para convocar a una estatuyente. Además, tras el anticipo de este diario, de prácticamente todos los bloques salieron a criticar la iniciativa, y en cambio a presionar para que se realice la elección de comuneros. Sobre ese tema, Michetti dijo que la Justicia aún no resolvió la hechura de los padrones, lo que conforma otra excusa de Macri para retrasar la votación, aunque buena parte de su tropa (incluida Michetti) le pide que cumpla con la ley y lo anima diciéndole que una elección este año le garantizaría al macrismo imponerse nuevamente en todos los barrios de la Capital Federal.

    Para llamar a una reforma de la Constitución se requieren 40 votos, dos tercios de las bancas, de modo que al macrismo le faltarían 13, que podría encontrar en el kirchnerismo aunque hoy se oponga a la propuesta. Pero, esa convocatoria que tiene que aprobar la Legislatura porteña, además tiene que detallar qué puntos se quieren cambiar. Es decir, no podrían los estatuyentes incorporar la reelección indefinida -vetada actualmente- si antes los legisladores no incorporan esa sugerencia cuando aprueban el llamado a la reforma.

    En cambio podría haber coincidencias en bajar el número de miembros de las juntas comunales, pero la mayoría de los bloques sostiene que primero deberían funcionar las comunas tal como están previstas y después ver si es necesaria la modificación. Según dio a entender Michetti, no habría apuro para convocar a la estatuyente.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar