Relanzan Repro: tope de $9.000 para reemplazo progresivo de ATP

Política

El Ejecutivo le devolvió al Ministerio de Trabajo la herramienta que, supone, será central para asistir el pago de sueldos de empresas en crisis.

El Gobierno relanzará los subsidios salariales Repro como reemplazo paulatino de los ATP con un tope de 9.000 pesos para asistir en el pago de sueldos de trabajadores de las empresas en las que persista la crisis. La puesta en marcha una vez más de un esquema que aplicó de manera masiva el Gobierno de Cristina de Kirchner en 2009 forma parte del rediseño de la asistencia a empresas golpeadas por la pandemia y las restricciones de la pandemia. También implica la vuelta al Ministerio de Trabajo de la administración de este tipo de ayudas, hasta ahora en manos del Gabinete económico en su conjunto.

El Programa Repro II (de Recuperación Productiva) representará una baja sensible respecto del volumen de la asistencia que aplicó el Ejecutivo con los subsidios Asignación de Emergencia para el Trabajo y la Producción (ATP) que pagaron, hasta ahora, hasta dos salarios mínimos, es decir un total de 33.750 pesos para complementar la mitad de los salarios de las compañías privadas en dificultades. Parte de la misma reingeniería es el ofrecimiento de créditos a tasas subsidiadas de entre 27% y 33% para las compañías afectadas pero no en situación de virtual quebranto. La vigencia prevista de los ATP es hasta diciembre, según el equipo económico.

La resolución 938 del Ministerio de Trabajo, de inminente publicación en el Boletín Oficial, crea el Repro II como “una suma dineraria individual y fija a abonar a los trabajadores, a cuenta del pago de las remuneraciones a cargo de los empleadores” de 9 mil pesos y en caso de ser inferior la remuneración neta, un equivalente al 83% de ese valor. El Estado podrá asistir con ese monto por dos meses a cada compañía y eventualmente extenderlo.

La documentación requerida para acceder a la nueva versión del Repro será la misma del ATP junto con un balance del ejercicio 2019 de la empresa, “certificado por el Colegio de Profesionales de Ciencias Económicas”, una “planilla electrónica” a completar con indicadores económicos, patrimoniales y financieros, y una “certificación del profesional contable de la veracidad de la información” consignada.

Para ser beneficiada por el programa la empresa no deberá formar parte de las actividades consideradas “críticas” y sujetas a los alcances del ATP, pero tendrá que “registrar una variación interanual de la facturación negativa en el mes de referencia”. Las solicitudes serán analizadas por un Comité de Evaluación y Monitoreo del programa integrado por funcionarios de los ministerios de Trabajo de Claudio Moroni y Economía y Desarrollo Productivo de Matías Kulfas, así como de la AFIP.

El subsidio será incompatible con la percepción del salario complementario ATP o bien del crédito a tasa subsidiada previsto en el mismo programa, así como de la versión previa del Repro y del Programa de Inserción Laboral (PIL). La liquidación del beneficio quedará a cargo de la Anses, que transferirá el monto a los CBU declarados por cada compañía de su planilla de personal, tal como sucede en la actualidad con el ATP.

En caso de producir despidos en el período de percepción del beneficio la compañía quedará excluida al igual que las que realicen suspensiones sin acuerdo previo en base al artículo 223 bis de la ley de Contrato de Trabajo.

Luego de alcanzar gran protagonismo en la crisis internacional de 2009, el Repro fue discontinuado en la gestión de Mauricio Macri para retornar a escena en plena pandemia como complemento del ATP y el resto de los instrumentos de asistencia. En el caso del Repro inicial de la cuarentena se lo reformuló para que representara hasta un salario mínimo y tuviera una vigencia de hasta doce meses. Su impacto este año, que superó los 20 mil trabajadores y las 170 empresas alcanzadas, fue muy limitado respecto del que tuvo el ATP, que en la actualidad todavía alcanza a 1,7 millón de asalariados y a 180 mil firmas.

Temas

Dejá tu comentario