Insólito amparo incita a "desobedecer santamente"

Política

La justicia recibió una cantidad inusual de recursos de amparo, algunos de ellos insólitos, otros disparatados contra las nuevas restricciones.

La justicia recibió el viernes una cantidad inusual de recursos de amparo, algunos de ellos insólitos, otros disparatados, contra el decreto del Poder Ejecutivo que suspendió las clases presenciales y dispuso diversas restricciones para frenar el aumento de contagios por el coronavirus. Las acciones se dirigen contra el nuevo DNU 241/2021 y contra el anterior, el 235/2021 de principios de abril sobre restricciones horarias.

Citas bíblicas, mensajes providenciales, mezcladas con datos sobre contagios y sugerencias de medidas de prueba surgen de uno de los amparos interpuesto por un abogado que explica que vive en Pilar, en un country, que se reúne con amigos, da clases en la facultad y cuenta que sus hijos asisten a clases presenciales, transitan, y “practican su Fe”.

“No es casual que en la primera Misa celebrada a continuación de las arbitrarias medidas dictadas por nuestro Sr. Presidente de la Nación, el día 15-4-21, las lecturas del día nos hayan interpelado (Hechos 5.29) a través de Pedro y los Apóstoles a que “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres” y en el Evangelio (San Juan 3: 31) a que “El que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra es de la tierra y habla de la tierra. El que viene del cielo está por encima de todos”. Para nosotros, quienes somos creyentes éstas no son palabras casuales, sino Providenciales, que tienen un mensaje claro en cuanto a indicarnos que debemos discutir pacíficamente y en caso de no lograr convencer, desobedecer Santamente”, es parte de uno de los textos presentados ante la justicia.

El texto sigue y además de cuestionar el nuevo DNU, pone el foco en el dictado el 8 de abril pasado: “Será un privilegio y un orgullo someternos a los sufrimientos que conduzcan el desobedecer normas arbitrarias y contrarias a la Fe y a derechos fundamentales justamente en Pascua, en que rememoramos la voluntaria Pasión de Cristo y su Gloriosa Resurrección. ¿Es que acaso volveremos a la persecución de la Iglesia como en los primeros tiempos, ¿a la esclavitud de los griegos y romanos? ¿al analfabetismo de hace doscientos años”?”.

Los textuales corresponden a la presentación efectuada por Carlos Castrillo, abogado por propio derecho.

“Los Argentinos, y me incluyo, hemos sido muy pacientes con este Gobierno. Hemos tolerado restricciones, que luego demostraron ser inconducentes, desde el 20/3/20 y que no requieren prueba desde que son de público y notorio (me refiero a la cuarentena y todas las limitaciones que existieron en este tiempo con sus consecuentes perjuicios de todo tipo)”.

En relación al nuevo decreto, sostiene el amparista que “restringe aún más la posibilidad de reunión, de practicar el culto en lugares cerrados (únicos sagrados), de enseñar y aprender en forma presencial, de reunirse (cierre de restaurants y mayor restricción circulatoria en ciertos horarios), como si el virus fuera más agresivo cuando el sol baja”.

Para finalizar, el letrado pidió que se dicte una medida cautelar suspendiendo los alcances de esos DNU y “oportunamente se dicte sentencia haciendo lugar a la suspensión de todo tipo de restricción que signifique vulnerar los derechos consagrados en el artículo 14 de la Constitución Nacional, ordenando que la cuestión debe ser investigada y eventualmente legislada por el Honorable Congreso de la Nación”.

Dejá tu comentario