Retrasa kirchnerismo ley que pide Macri para subte

Política

El Gobierno porteño deberá esperar, por ahora, el lanzamiento de la construcción de nuevas líneas de subterráneos, al menos como las planifica Mauricio Macri, con un cambio en el plano original.

Ayer, la oposición se negó a que hoy se realice un plenario de comisiones para firmar el despacho de una de las principales normas que Macri quiere aprobar con urgencia y cuyo tratamiento estaba previsto para esta semana.

Se trata de la ley que cambia la traza que ya había aprobado la Legislatura, especialmente la de la línea H (originalmente de Pompeya a Retiro) que ya cuenta con un tramo construido y habilitado.

Pero ése no es el mayor inconveniente para los legisladores que vienen escuchando a los vecinos que se quejan porque la línea terminaría en Santa Fe y Callao y no en Retiro, y a la vez a los funcionarios de Macri, que aseguran que en la terminal ferroviaria ya no se pueden hacer más estaciones subterráneas.

Macri quiere licitar cuatro nuevas líneas de subterráneos y hacer un centro de transferencia en Barracas, entre otras propuestas que modifican la ley aprobada en 2001 que diseñó el recorrido del trasporte bajo tierra para la Ciudad de Buenos Aires.

  • Subsidios

    Además, el jefe de Gobierno impone en el proyecto que el transporte continúe siendo subsidiado, todo teniendo en cuenta que la administración de los subtes porteños tiene injerencia del Estado nacional. Es decir, es otro de los traspasos no concretados a la Ciudad.

    La principal duda del kirchnerismo es, sin embargo, el financiamiento para esas obras, que están calculadas en u$s 2.500 millones. El macrismo, la semana pasada, se reunió con representantes del BID, organismo del cual piensa obtener un crédito de u$s 1.500 millones, pero además, Macri viene conversando del tema con el jefe de Gabinete nacional, Alberto Fernández. El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner aportaría una parte para financiar las obras, u$s 500 millones, pero el kirchnerismo quiere escuchar esa decisión de boca del propio jefe de Gabinete. Por eso, esta semana los legisladores porteños del Frente para la Victoria buscarán una reunión con Alberto Fernández para confirmar que efectivamente la Nación acompañará el proyecto de Macri. Otra de las cuestiones que mantuvieron pendiente al jefe de Gobierno es la reunión de la Presidente con el Club de París, un acuerdo que beneficiaría a la Ciudad en la construcción de los subtes en lo que respecta a los vagones que correrán por las vías, ya que se buscarán de las firmas europeas.

    El resto, los u$s 500 millones, está planificado que los aporte directamente la Ciudad de Buenos Aires a través del Sbase (Subterráneos de Buenos Aires), el organismo encargado de implementar el desarrollo de las redes de transporte bajo tierra.

    Hoy estaba previsto que se reunieran las comisiones a las que les compete la aprobación del proyecto que presentó Macri en la Legislatura porteña, pero anoche la reunión se levantaba.

    También se levantó el habitual encuentro de los lunes del jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, con los diputados del bloque macrista, ya que en esas tenidas acuerdan la agenda legislativa y hace tres semanas que el oficialismo no logra avanzar en la sanción de leyes.

    El macrismo comenzó a padecer la falta de quórum propio en la Legislatura porteña, a pesar de ostentar mayoría en el recinto.La semana pasada le fracasóla aprobación de una norma que crea una agencia informática, por problemas propios del bloque macrista que no logró sentar a todos sus legisladores en el recinto. Ahora se frena la sanción de la ley de subterráneos, que es una de las 20 normas que Macri quiere tener aprobadas este año.
  • Dejá tu comentario