Se tensa más conflicto policial en Misiones: fiscal pide captura de agentes que tomaron la jefatura

Política

Los policías autoacuartelados de Misiones doblaron la apuesta y tras rechazar la propuesta salarial del Gobierno provincial, tomaron la sede central de la fuerza en el centro de la capital, Posadas. La medida cruzó los límites de la negociación y el Ejecutivo local identificó y separó a los 40 agentes que encabezaron la polémica toma.

La administración de Maurice Closs se rehúsa a reabrir el diálogo bajo las condiciones actuales, mientras ya habilitó el aumento del 40 por ciento ofrecido a aquéllos agentes que se reporten con sus superiores. En esa dirección, el Fiscal de Instrucción Nº 2 Christian Antúnez Nerenberg solicitó la captura de los efectivos que tomaron la Jefatura. Ahora, el Juez César Yaya deberá resolver el requerimiento.

La plaza 9 de Julio frente a la Casa de Gobierno provincial amaneció copada por carpas, carteles y pasacalles para repudiar la medida policial. Además, cinco móviles de Gendarmería nacional custodian la sede provincial y la residencia de Closs.

Desde la Dirección de Prensa de la Gobernación se emitió un comunicado vinculando la protesta policial con el juicio a expolicías de Misiones por delitos de lesa humanidad y acusó a los autoacuartelados de "sediciosos".

"El proceso que iniciará el debate público el 21 de marzo tiene un clima enrarecido por el amotinamiento policial del 22 de febrero, cuando un grupo de policías ocupó el Comando Radioeléctrico de Posadas y se extendió a otras unidades, con el argumento de que se trataba de un reclamo salarial", indicó el breve documento.

"Estancada la situación y mientras comenzaba a normalizarse la prestación de servicios de seguridad con la colaboración de fuerzas federales y policías que no se sumaron a la protesta, el martes 28 un grupo de sediciosos tomó la Jefatura de Policía y amenazó con avanzar sobre la Casa de Gobierno", concluyó.

En tanto, desde los policías en huelga aseguran que son cerca de 2.500 los agentes plegados a los reclamos y que se mantienen con firmeza las tomas en distintas seccionales del interior de la provincia.

Por su parte, el gobernador de Misiones, Maurice Closs, encabezó un acto "en defensa de la democracia" y en apoyo a su gestión. El acto convocó a unas 3.000 personas y se decidió el martes por la noche en una reunión del Gabinete citada de urgencia luego de que los acuartelados tomaran la Jefatura de Policía y endurecieran sus medidas de protesta.

"Nos vamos a mantener firmes pero en paz porque esto es una pelea por la democracia", enfatizó el gobernador en su discurso, al tiempo que instó a los uniformados en rebeldía a retomar sus actividades laborales.

Dejá tu comentario