Seguro, Macri hizo campaña entre los que ya no votan

Política

Mauricio Macri mantiene la calma que le provee la certeza de que se consagrará mandatario de la Ciudad de Buenos Aires y hasta se dedicó ayer a tomar el té con cinco ancianos de más de 80 años. Pero, en su búnker ha provocado, como una fiebre, la expectativa, hora a hora, por las encuestas que le presagian cuánta intención de voto tendrá el domingo 24 de junio, en la segunda competencia por la jefatura de Gobierno porteña.

Los sondeos son diarios y caen cada noche en las oficinas del macrismo donde se comparan con las anteriores y se pronostican las futuras, como un índice riesgo-país, que llamarían «riesgo ballottage», una instancia que reprocha Macri tenga que pasar. Hasta piensa en modificar la Constitución para evitar esa ronda, pero teme que siendo gobierno esa enmienda lo haga estar nuevamente en campaña, otra elección, más riesgosa, si se quiere, siendo gobernante.

Lo cierto es que el macrismo quiere pasar el fin de semana acumulando números, que el lunes por la noche mantenían al candidato, según confían, en 63% contra Daniel Filmus y así, si trepa algo más, instalar en el público la presunción de que el candidato oficialista podrá declinar la competencia en cercanías del cuarto oscuro.

Su encuestador de cabecera le ha explicado que la mitad de los votos que obtuvo Jorge Telerman en la pasada elección, es decir 10%, ya los tiene a su favor y que, la otra mitad, en su mayoría, 60%, está pensando votar en blanco, algo que lo favorece. Julio Aurelio, quien trabaja para Macri, confió ayer ante una radio que habría, el 24 de junio, 10% de votos en blanco y admitió eso beneficia al candidato que, con menos votos positivos en los comicios, aumenta su porcentaje sin necesidad de cosechar demasiadas nuevas adhesiones que las que ya obtuvo en la pasada votación.

  • Logro

    Después de todo, ya le pasó a Filmus, en la primera campaña, cuando se vio obligado a decir que no resignaría su candidatura, lo tiene ese candidato como un logro y repetiría su frase: «Decían que íbamos terceros y estamos en el ballottage».

    Pero el macrismo sumará sondeos que espera se mantengan o aumenten las chances de su candidato y la debilidad que ven en el rival del kirchnerismo, reforzando la posibilidad de que Filmus pudiera desistir de la elección.

    Ayer se conoció el escrutinio definitivo de la elección del 3 de junio que mejora en menos de un punto los resultados del candidato (Macri quedaba con 45,76% y Filmus, 23,74%).

    Mientras tanto, Macri insistecon una propuesta por día, como ayer que presentó un programa para personas mayores que pondría en marcha en su gobierno.

    Macri, junto a su candidata a vice, Gabriela Michetti, llevó facturas al barrio de San Cristóbal, en el centro porteño, para convidar a los ancianos e ironizó: «Acá estamos con la verdadera década del 90, o del 100», dijo ante sus cinco invitados de entre 85 y 107 años, que ya tenían la mesa servida con masas y sandwichitos y prestaron atención a temas de fútbol y el precio de la verdura.

    Macri dijo ante esos adherentes, que espera que Néstor Kirchner «recapacite» y contribuya a bajar «el nivel de agresión de la campaña».

    Ayer el candidato de PRO recibió entre otros el apoyo del ex diputado nacional, Andrés Fescina, del Partido Federal, quien sostuvo que «sin presuntuosidades, también sin frivolidades, los capitalinos juzgamos a la política con la importancia y la seriedad que tiene, a la que no se la debe zarandear con polémicas estériles».
  • Dejá tu comentario