Senado inicia debate sobre nueva fórmula jubilatoria y apura poda a Ciudad y el impuesto a los ricos

Política

La discusión sobre haberes previsionales comienza hoy en plenario de comisiones. Expondrá la jefa de ANSES, Fernanda Raverta. En tanto, la quita de coparticipación a territorio porteño se analizará mañana. La Cámara alta evalúa ir al recinto este viernes para sancionar el denominado "aporte solidario" y ley de bloqueo a ventas de tierras incendiadas.

Tras la prórroga de sesiones ordinarias hasta el 11 de diciembre próximo -incluido- y la convocatoria a extraordinarias desde el día siguiente y hasta el 28 de febrero de 2021, el kirchnerismo avanzará en las próximas horas con tres temas clave para ajustar el gasto, mantener en pie la guerra contra la Ciudad, y recaudar una millonada: la nueva fórmula de actualización de las jubilaciones, la poda de coparticipación a territorio porteño, y el impuesto a los ricos que el oficialismo denomina “aporte solidario”, respectivamente.

Desde la tarde de hoy, un plenario de las comisiones de Trabajo y Previsión Social, que comanda el oficialista de extracción sindical Daniel Lovera; y de Presupuesto y Hacienda, que preside el también kirchnerista Carlos Caserio, empujarán el proyecto de la nueva fórmula previsional, en medio de una fuerte puja entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio para ver quién ajusta más a los jubilados. La iniciativa del Gobierno contempla aumentos semestrales, al combinar los índices de evolución de los salarios (50%) y la recaudación (50%).

El texto en cuestión deja de lado a la inflación, principal motivo de rechazo del macrismo, tras un año de haberes previsionales congelados y aumentos por decreto. De hecho, la última suba propuesta por el Ejecutivo -5%- se tomará “a cuenta” de la actualización que habrá en marzo, en un eventual caso de nueva ley sancionada y vigente, situación criticada por la oposición e incluso por aliados habituales del Frente de Todos en el Congreso. Quienes expondrán hoy a favor del proyecto del kirchnerismo serán el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y la jefa de la ANSES, Fernanda Raverta.

Durante la mañana de ayer, en una tensa y maratónica sesión, y con votos más que ajustados e incluso en duda hasta el final, el kirchnerismo de Diputados retocó la ley que modificaría de manera sustancial el “Convenio de Transferencia progresiva a la Ciudad de Buenos Aires de facultades y funciones de seguridad” y la devolvió en segunda revisión al Senado.

La Cámara alta no perderá tiempo, ya que mañana a las 8 analizará el tema en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales; y de Presupuesto y Hacienda. El articulado apunta a que el distrito que gobierna Horacio Rodríguez Larreta vuelva a recibir el histórico 1,4% de fondos coparticipables, y desactivar lo que se sumó durante la presidencia de Mauricio Macri a través de decreto.

Para la Policía, en tanto, la iniciativa original fijó una suma que cada año determinaría el Congreso en la ley de gastos nacional, por fuera de la masa coparticipable. Esta se establecía en $24.000 millones y una actualización con una fórmula compuesta en un 80% por el índice nominal del salario promedio de la Policía Federal Argentina, y en un 20% por el Índice de Precios al Consumidor (IPC), ambos correspondientes al año precedente. Durante la mañana de ayer, se realizaron modificaciones y ese monto deberá acordarse en el convenio que deberán firmar en un plazo de 60 días la Nación y la Ciudad de Buenos Aires, quien puja en la Justicia por este tema.

La sesión que finalizó ayer en Diputados derivó en escándalo no sólo por los maratónicos pedidos de cuestiones de privilegio y de apartamientos de reglamento solicitados por Juntos por el Cambio, sino por la guerra entre macristas y kirchneristas por un protocolo de trabajo virtual que se venció el último día de noviembre. De allí los votos opositores “con reserva” por encontrarse en “una sesión nula”, tal como aseguraron varios legisladores.

El motor en el Senado no se apagaría mañana, ya que el Frente de Todos quiere avanzar el viernes en el recinto con la sanción de la “agenda Máximo” -Kirchner-, que involucra el impuesto a los ricos y la ley que bloquea la comercialización de tierras incendiadas por entre 30 y 60 años.

La ley de “aporte solidario” contempla que las personas físicas con patrimonios superiores a $200 millones de pesos pagarán, por única vez, un aporte que tendrá una tasa progresiva del 2% al 3,5%. El texto también fija que por el total de bienes en el exterior se tributará un recargo del 50% sobre la alícuota, aunque si la persona trae el 30% de sus tenencias financieras declaradas fuera, dicho diferencial se eliminará.

Por otra parte, la recaudación se destinará, en distintos porcentajes, a equipamiento e insumos para la emergencia sanitaria, pymes, barrios populares, Plan Progresar y exploración de gas. De esa manera, el oficialismo blindó en Diputados los votos de aliados habituales y de jujeños que responden al gobernador de Juntos por el Cambio, el radical Gerardo Morales.

Aborto en alerta

En las últimas horas, la agenda sobre el aborto en Diputados entró en tensión por un error del Ejecutivo a la hora de prorrogar las sesiones ordinarias. El Gobierno se olvidó que la Cámara baja debe dictaminar como máximo, y por reglamento, hasta 10 días antes de la finalización del plazo propuesto por la Casa Rosada. De allí que los tiempos hasta el viernes 10 quedaban bloqueados de manera automática. Como solución, el Presidente se disponía a rectificar la prórroga de las ordinarias por un puñado de días para enmendar el error y salvar el cronograma inicial.

Dejá tu comentario