Sigue la crisis: Massa jurará hoy como reemplazante de Alberto Fernández

Política

Bien temprano, de mañana, llegó a Olivos carta de Alberto Fernández: renunciaba invitando a que la Presidente se deshaga de todos sus ministros. Por supuesto, no le aceptaron el consejo y confirmaron a los elencos gobernantes. Se despedía el jefe de Gabinete, el de los superpoderes, pieza clave del matrimonio Kirchner desde que éste llegó al poder, desatando oleadas de versiones. Otra secuela más del conflicto con el campo, perdido y peor enfrentado hasta el momento. Veloz, la mandataria llamó a Sergio Massa -intendente de Tigre, ex titular de la ANSeS, habitual jugador en los partidos de fútbol del santacruceño- y le entregó el cargo. No quieren hablar de otras renuncias, a pesar de que las reclama la oposición. O porque las reclama la oposición. Al margen del revuelo por la dimisión, los mercados casi no se inmutaron.

Sergio Massa asumirá hoy a las 18 en Casa de Gobierno como nuevo jefe de Gabinete después de la sorpresiva renuncia ayer de Alberto Fernández. Otros funcionarios como Graciela Ocaña y Claudio Moroni, titular de la AFIP, también presentaron su dimisión, pero les fue rechazada por Cristina de Kirchner que por el momento no quiere avanzar en más cambios. Massa dejará la Municipalidad de Tigre pero con licencia para no precipitar allí una nueva elección comunal.

En dos ocasiones, Massa -que deja con licencia la intendencia de Tigre-gambeteó ofertas de los Kirchner para jurar como ministro. La primera en diciembre pasado, cuando le ofrecieron ser ministro de Economía. Dijo no y despejó el lugar para Martín Lousteau.
La segunda fue en mayo último, cuando la Presidente todavía fantaseaba con un relanzamiento en formato de Pacto del Bicentenario. Por entonces, lo tentó con suceder a Fernández como ministro de ministros. Dos meses después, aterriza en esa butaca.

Usó, las dos veces, el mismo argumento: «Déjenme, al menos, llegar hasta diciembre como intendente. No puedo irme ahora de Tigre». Sólo modificó, en sus frases, la cuestión temporal. Primero dijo «antes de asumir»; luego «con sólo cinco meses de gestión».

Un pedido expreso de la Presidente, que lo convocó ayer de urgencia a la quinta de Olivos, quebró la última resistencia. El estado de crisis que altera al gobierno, agudizado por la anticipada salida de Alberto F., sirvió de fundamento/excusa para aceptar.

A pesar de la «sorpresa» que le trasmitió ayer a la prensa, Massa se sentía predestinado a asumir como jefe de Gabinete. Juró, y perjuró, que hasta ayer no le habían hecho la oferta, pero, sin embargo, había diseñado un plan para esa eventualidad.

El fin de semana último, en charlas con dirigentes del PJ bonaerense, deslizó algunas líneas: habló de «margen de acción», recambio del gabinete y un equilibrio, siempre difícil, entre Néstor y Cristina, el matrimonio y su doble comando.

Sin embargo, por ahora, será el único retoque del staff cristinista. Será el protagonista estelar de la jura de hoy. Ayer, los Kirchner clausuraron la alternativa de avanzar, al menos en las próximas horas, con modificaciones del equipo de gobierno.

Sobre el destino de Julio De Vido, ministro al que Alberto Fernández quiso arrastrar con
su salida, prefiere dejarlo en manos exclusivas, y excluyentes, del matrimonio Kirchner. ¿Sobrevivirá al doble comando?. Conjuga el aprecio y el respeto de los dos.

  • Celos

    «Me sorprendió que la Presidenta haya pensado en mí», fingió, ayer, Massa luego de visitar a los Kirchner en Olivos y antes de volver a Tigre, donde tuvo su último día como intendente. Hoy pedirá licencia y dejará como reemplazo a Julio Zamora, su secretario de Salud.

  • Detalles. Massa no renunciará,al menos por ahora, a la jefatura comunal porque si no debería convocar a elecciones. Hay un antecedente: en 1999, Aldo Rico, recién electo en San Miguel, dejó el municipio para jugar como ministro de Seguridad de Carlos Ruckauf. Duró tres meses.

    Su heredero, Zamora, tiene un pasado gremial que no suele destacar: fue suplente de Omar Maturano de La Fraternidad y es hijo de un veterano dirigente, homónimo, que presidió la Confraternidad Peronista, sello que días atrás difundió un cartel incendiario contra Julio Cobos.

    Desde esta tarde, comenzará a reemplazar a un habitante esencial del planeta Kirchner, luego de sobrevivir a un tironeo: en la grilla de posibles sucesores también estaban Jorge Capitanich, Florencio Randazzo y el jujeño Eduardo Fellner. En el tramo final, decisivo, sólo quedaron Massa y Randazzo. En el pasado, el vínculo entre ellos fue tormentoso, y tocó su pico máximo cuando los dos pretendían suceder a Felipe Solá en la gobernación. Perdieron frente a Daniel Scioli. Ahora deberán convivir.

    Dejá tu comentario