Timerman asegura que la Argentina no fue invitada a pacto nuclear con Irán

Política

El canciller Héctor Timerman refutó una nota periodística del diario Clarín y aclaró que la Argentina nunca fue invitada formalmente a participar de un acuerdo nuclear con Irán.

"Ayer Clarín entrevistó a Gary Samore, ex asesor en temas nucleares del Presidente Barack Obama sobre el pedido a la Argentina para que nuestro país cambie el combustible nuclear gastado del reactor Teherán por uno nuevo que contenga uranio enriquecido a un nivel que dificulte ser utilizado para fabricar armas nucleares. El ex asesor estadounidense ratificó, por si a Clarín le hacía falta, lo que relató la Presidenta durante su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas", dijo en su descarto difundido por escrito el titular del Ministerio de Relaciones Exteriores. 

"Samore, seguramente sin mala intención, se equivocó en la fecha de las reuniones lo que es utilizado por Clarín para armar una historia que, una vez más, sólo se condice con la mala fe del medio", continuó. 

En su texto, Timerman se propuso repasar "algunos hechos y fechas que aclaren las confusiones" del artículo. "Gary Samore reconoce que Obama estaba negociando un acuerdo nuclear con el Presidente iraní Mahmud Ahmadinejad desde el inicio de su gobierno en el 2008. Cuando la Argentina, varios años después, concretó, siguiendo la misma lógica, un acuerdo de cooperación judicial para avanzar la Causa AMIA fue acusada de negociar con un terrorista y negador del Holocausto por los mismos que callaban las acciones de Estados Unidos. Nunca más claro la diplomacia del doble estándar que denunció Cristina Fernández de Kirchner en las Naciones Unidas recientemente", aseveró. 

"La reunión donde el enviado de Obama solicitó la ayuda de Argentina fue en mi despacho el 1 de noviembre de 2010 a las 15 horas y no en 2009. Yo no era canciller en el 2009", aclaró el funcionario. 

Pero Timerman también refleja del "doble estándar" de la diplomacia estadounidense al recordar otra negociación por uranio. "El problema que planteaba Samore de que la Argentina provea uranio no enriquecido a Irán no pudo haber estado resuelto en 2009 como asegura Samore porque entonces no hubiese tenido sentido el loable intento del Presidente Lula y el Primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan de negociar el cambio del uranio enriquecido de Irán por uno de baja graduación. Dichas negociaciones fueron realizadas en mayo y junio del 2010 y generaron una inusitada, por lo desmedida, reacción negativa de Estados Unidos que se opuso a dicho acuerdo entre Brasil, Turquía e Irán", informó.

En ese marco, el canciller relató que cuando Samore visitó la Argentina "mantuvimos una reunión en la cual me encontraba acompañado de los principales asesores nucleares" de la cartera nacional. "Samore explicó que Irán necesitaba reemplazar el combustible nuclear gastado del reactor Teherán provisto por la Argentina durante el gobierno de Carlos Menem por uno nuevo. Que satisfacer dicha demanda iraní era parte de un esquema que involucraba a varios países proveedores de material nuclear que le permitiría a Estados Unidos seguir avanzando en un 'todavía lejano' acuerdo sobre armas nucleares con Irán", detalló. 

Según el jefe del Palacio San Martín, en ese momento el exasesor de Obama ofreció algunas opciones para cumplir el acuerdo. "La más sencilla y rápida era que la Argentina provea el nuevo combustible nuclear ya que el combustible original fue diseñado por Argentina, a quien le pertenecían los derechos de propiedad intelectual", comentó.

Otra alternativa -según Timerman- era que la Argentina "autorice a Rusia para que sea este país el que provea de uranio siguiendo el diseño argentino". Y la última era que "Estados Unidos u otro país con capacidad nuclear reemplace el núcleo operativo del reactor nuclear por uno nuevo que use otro combustible que no sea el argentino". 

El titular de la diplomacia argentina reveló que en ese encuentro Samore dejó en claro que Estados Unidos "no podía aparecer realizando el cambio de combustible por razones políticas". 

En su carta divulgada a los medios, Timerman reiteró la información que lanzó Cristina ante la Asamblea de Naciones Unidas. "Teniendo en cuenta la dura reacción estadounidense contra el acuerdo de Brasil y Turquía en mayo del 2010 y la situación judicial de la Causa Amia es que la Presidenta me instruyó a solicitar por escrito el pedido del gobierno del presidente Obama en cuyo caso la Argentina colaboraría para distender la tensión por los temas nucleares en el Medio Oriente", señaló. 

El relato de canciller remarcó que ese fue el mensaje a Samore y que el estadounidense le respondió que "debía consultar con el Presidente Obama".

"El pedido por escrito jamás llegó ni Gary Samore me comunicó las razones para no dejar constancia del pedido que había realizado en Noviembre de 2010. Tampoco es cierto que Argentina no quiso sumarse a un pacto nuclear con Teherán ya que nunca fue invitada a participar de ninguna reunión, sólo a ser proveedor de un insumo", sentenció Timerman. 

Por último, el funcionario recordó que el 28 de septiembre de 2011 ingresó a la sede de la ONU en Nueva York y que se encontró de casualidad con Samore en el lobby. "Conversamos sobre Irán y le dije que en unos minutos más me reuniría con el canciller iraní para intentar un acuerdo judicial que destrabe la Causa AMIA. Su comentario fue que 'era muy difícil negociar con los iraníes pero que había que mantener el diálogo' y me deseó que nuestras negociaciones tengan 'éxito'. Así fue que Estados Unidos se enteró antes que ningún otro país del inicio de las negociaciones con Irán sobre la Causa AMIA", concluyó.

Dejá tu comentario