Gremios se preparan para aislamiento de largo aliento

Política

La CGT salió ayer de la reunión en la Casa de Gobierno con funcionarios y empresarios con una certeza: la cuarentena seguirá en el trazo grueso por varios meses en la Argentina y sólo habrá flexibilizaciones puntuales que dependerán de un triple conforme en el Ejecutivo ajustado a criterios de subsistencia económica. El mecanismo de flexibilización transitará primero por los ministerios de Producción y Trabajo, que deberán listar prioridades; seguirá en Transporte, a cargo de la evaluación de posibilidades de absorción del sistema público de movilizar esas actividades, y pasará por una última ventanilla en Salud, que tendrá la responsabilidad de definir si valdrá la pena abordar los riesgos.

Los funcionarios le transmitieron al sindicalismo que el criterio de base será restrictivo. Es decir, no habrá ampliación alguna de las excepciones a no ser que exista una necesidad objetiva de habilitar una producción para abastecer otras de carácter esencial; abrir un rubro comercial sólo si existen garantías absolutas de salubridad o si se trata de actividades de subsistencia, o facilitar un transporte en los casos en que resulten indispensables para el desenvolvimiento de las nuevas alternativas.

Actividades

Uno de los dirigentes de la mesa chica de la CGT graficó que el esquema vigente por los próximos meses se parecerá, en los hechos, a una suerte de estado de sitio con imposibilidad casi total para la recreación o el ocio en ámbitos públicos. En cuanto a las actividades mercantiles explicaron que la prioridad la tendrán las de carácter unipersonal: negocios como las peluquerías de barrio, atendidas por sus dueños, aunque no se habilitarán las de gran volumen de servicios y empleados.

En cuanto a los oficios como plomería, electricistas o gasistas, por caso, explicaron que se buscará un método para habilitarlos de manera restringida con regímenes de días y horarios diferenciados. Mientras que el empleo doméstico sólo quedará permitido como excepción, no como regla. Durante la reunión en la Rosada los funcionarios explicaron que ese tipo de oficios, de ser liberados en forma total, podrían facilitar la circulación del virus entre zonas distantes de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano.

Los sindicalistas destacaron el mecanismo de triple conforme para la paulatina flexibilización con la participación primaria de Matías Kulfas y Claudio Moroni (Desarrollo Productivo y Trabajo, respectivamente), la verificación posterior de Mario Meoni, en Transporte, y la validación final por parte del equipo de Ginés González García.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario