Tras queja comercial del Reino Unido a la Unión Europea, Argentina propone a ese organismo como árbitro por Malvinas

Política

El conflicto por la soberanía de Malvinas sumó este miércoles un nuevo capítulo. La Argentina pidió que la Unión Europea junto a Unasur analicen juntos el diferendo que mantiene con Reino Unido y que inviten a ambas partes a reiniciar el diálogo. La disposición llegó luego de que Londres exigiera la intervención de la UE tras una queja comercial contra Buenos Aires por el llamado a no comprar "made in England".

"La Argentina propone que la Unión Europea (UE) junto con la Unasur analicen la cuestión Malvinas e inviten a las partes a reiniciar las negociaciones", cita un comunicado difundido por la oficina del canciller Héctor Timerman. Seguido agrega que Londres "en numerosas oportunidades" ignora los llamados internacionales como los de la ONU.

Cancillería emitió la misiva luego de que Gran Bretaña exigió a la UE a expresar su "preocupación" por los intentos de Argentina de bloquear el comercio bilateral y convocó al encargado de negocios argentino en Londres. "Argentina se complace de que el Reino Unido haya, finalmente, recurrido a un foro para buscar una solución diplomática a la cuestión Malvinas", dice el texto.

Tras el pedido del Reino Unido, la UE respondió que "va a iniciar los procedimientos diplomáticos apropiados con el fin de aclarar las preocupaciones comerciales legítimas". Las declaraciones fueron formuladas por el portavoz de la Comisión Europea para el Comercio, John Clancy.

Por la mañana de este miércoles el Gobierno de David Cameron llamó a consultas Osvaldo Mársico, el representante comercial de Argentina en Londres tras la iniciativa de la ministra de Industria argentina, Débora Giorgi, de alentar a empresas a no comprar productos de origen inglés.

Tras mantener contacto con Marisco, la cancillería inglesa difundió un comunicado donde afirma que "elevó su preocupación al diplomático argentino que trasmitirá a Buenos Aires la petición de una urgente clarificación".

Pero lo más destacado fue que instó a que la Unión Europea (UE) plantee su inquietud a las autoridades argentinas por su llamada a un boicot comercial contra el Reino Unido. "Esas medidas contra actividades comerciales legítimas preocupan tanto al Reino Unido como a toda la Unión Europea", enfatizó. "Por ello esperamos que la UE plantee también su inquietud a las autoridades argentinas", agregó la misiva.

Mársico fue llamado a consultas por el Ministerio de Exteriores británico para que aclarara las razones por las que Buenos Aires incitó a empresas argentinas a no importar productos del Reino Unido y por qué impidió el atraque de dos cruceros británicos el pasado sábado.

El martes, la ministra de Industria, Débora Giorgi, instó a unos 20 ejecutivos de empresas a dejar de comprar bienes británicos, según adelantó ámbito.com. La ministra habló con que importan productos británicos para sugerirles que reemplacen a sus proveedores por aquellos que respeten "los reclamos de soberanía y los recursos" del país, según su ministerio.

La primera respuesta inglesa se escuchó esta mañana cuando un portavoz del primer ministro británico, David Cameron lanzó: "Pensamos que eso es contraproducente y además una mala lectura de la firmeza de Gran Bretaña en este asunto".

"Somos un gran inversor en Argentina e importamos bienes desde Argentina. No le conviene a Argentina levantar barreras. El enfoque correcto aquí es la cooperación, no la confrontación", agregó.

La tensión bilateral aumentó en los últimos meses y la exploración petrolera de compañías inglesas en las costas de las islas empeoró la situación. Otro de los temas analizados con Mársico estuvo relacionado con las naves, que portaban bandera de colonias británicas y transportaban más de 3.000 turistas, que fueron impedidas el fin de semana de amarrar en el puerto de Ushuaia por decisión del gobierno de Tierra del Fuego.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario