Chats filtrados: un dirigente radical le pidió a Gerardo Morales que la UCR "no mire para otro lado"

Política

Se trata del exsenador y delegado del Comité Nacional del partido Mario Cimadevilla. Reclamó que los legisladores radicales "adopten las medidas" para el desplazamiento de sus cargos de los involucrados.

El dirigente radical y exsenador nacional Mario Cimadevilla publicó una carta dirigida al líder de la Unión Cívica Radical (UCR), Gerardo Morales, en la que pide un "expreso y urgente pronunciamiento de reprobación" por parte del partido a la connivencia entre funcionarios judiciales y hombres de la política revelada por chats filtrados.

A través de su cuenta de Twitter, Cimadevilla compartió el texto que le envió al gobernador de Jujuy y titular del partido centenario, en el que refiere al escándalo suscitado a partir de la aparición de conversaciones entre empresarios, funcionarios porteños y jueces, hecho que derivó en el pedido de licencia del ministro de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D'alessandro.

La carta de Mario Cimadevilla

En el texto, que fue publicado en Twitter, el dirigente dice: "Ante semejante escándalo, la UCR debe sentirse interpelada y, por ello, no debe mantener reprochable silencio frente a la inmoralidad de la actuación de algunos militantes de un socio que, del rango de agrupación política vecinal, gracias al aporte de nuestro centenario partido en la conformación de un frente electoral, pudo alcanzar el control del Gobierno Nacional".

Al respecto, el exsenador exige que "se instruya a los integrantes de los bloques parlamentarios de nuestro partido en el Congreso y en la Legislatura de la Ciudad así como a los representantes de dichos bloques en el Consejo de la Magistratura a adoptar las medidas que permitan el rápido desplazamiento de sus cargos de todos los funcionarios y magistrados involucrados en estos repubiables procederes".

https://twitter.com/mariocimadevill/status/1610260069718835200

"Este escándalo, derivado de la promiscua, interesada y crematística relación entre magistrados y funcionarios del Poder Judicial de la Nación, funcionarios políticos del PRO, miembros del Ministerio Público Fiscal de CABA y empresarios habilita a suponer la 'negociación' de decisiones judiciales y actos de administración de gobierno", asegura Cimadevilla en otro pasaje del texto.

GERARDO MORALES.jpeg
Gerardo Morales, presidente de la UCR.

Gerardo Morales, presidente de la UCR.

Y, en otro tramo, afirma: "No podemos mirar para otro lado o hacernos los distraídos. Tampoco podemos apelar a la invocación de la irregularidad de la forma en la que se ha accedido a esa información. La información está, se ha difundido, resulta altamente verosímil y la responsabilidad política no se juzga con los mismos parámetros que la responsabilidad penal".

Oriundo de Chubut, Cimadevilla es abogado de profesión y un histórico militante radical. Fue senador nacional entre los años 2009 y 2015 y Consejero de la Magistratura entre 2010 y 2014. Además, se desempeñó como fiscal de unidad especial UFI-AMIA, puesto que abandonó denunciando presiones del gobierno de Mauricio Macri.

Consecuencias del escándalo

Este martes, llegaron algunas de las consecuencias más profundas del escándalo. Entre ellas, se destaca el pedido de juicio político contra el presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, impulsado por Alberto Fernández y 12 gobernadores.

Luego de una cumbre para pulir detalles sobre la presentación en la Justicia contra el cortesano Rosatti, los mandatarios dijeron que "las provincias nos sentimos damnificadas", en referencia a la medida cautelar dictada por el máximo Tribunal que obligó a devolverle a la Ciudad los fondos coparticipables que se le quitaron en 2020.

En territorio porteño, en tanto, la noticia la dio el ministro de Seguridad D'alessandro, quien anunció que se tomará licencia.

"Necesito tomarme una licencia, ordenar mis cosas, contener a la familia, que fue objeto también de estas infamias, y preparar la defensa de como desarticular y como demostrar la falsedad de cada una de estas operaciones a las que pretenden someternos", indicó D'Alessandro e informó: "En ese sentido, pedi tomarme una licencia temporaria. No estoy renunciando, me estoy tomando una licencia a los efectos de poner en foco la situacion".

D'Alessandro argumentó que está "siendo objeto de una operación infame de grupos de tarea que ralizan inteligencia sobre las personas, violan la intimidad y después montan situaciones que no son reales, editan situaciones para no hacerlas verdaderas y no importa que es verdad o mentira, solo quieren crear la posverdad". Según él ministro, a pesar de esto, él se encuentra "más firme que nunca".

Dejá tu comentario