11 de noviembre 2001 - 00:00

Congreso del PJ deja a Menem como jefe formal

Congreso PJ da mas poder a gobernadores, no desplaza a Menem pero lo deja como jefe formal. Duhalde despachó interna desplazando a menemistas como Corach, Mosso y Romano. También desafilia al PJ de Internacional Conservadora.

Un congreso del peronismo que sesionó ayer en Lanús bajo la conducción de Eduardo Duhalde le cedió la conducción formal del PJ a los catorce gobernadores de ese signo, dejándole a la jefatura de Carlos Menem titular del Consejo nacional de ese partido un rol meramente formal. El ex presidente deberá limitarse a velar por los bienes, preservar el registro de afiliados y hacer las notificaciones de los actos partidarios. Menem será una suerte de "guardasellos" del partido hasta que emprenda el contraataque que le pedían anoche en Don Torcuato (sede de su detención domiciliaria) sus seguidores.

La decisión se tomó una semana antes de que se conozca un fallo de la Suprema Corte de Justicia en el caso armas que, aunque referido a una apelación de Emir Yoma, podría ponerlo a Menem en libertad. Esto lo cree por lo menos Duhalde, que cedió todo con tal de que se realizase este Congreso, que arrancó con 417 congresales y en su mejor momento alcanzó los 457 (cerca de la mitad del total, un tercio de los cuales, 294, los pone Buenos Aires. Hubo notorias ausencias en masa de congresales de Santa Fe y de Córdoba; de los gobernadores estuvieron presentes Carlos Ruckauf, Néstor Kirchner y Adolfo Rodríguez Saa, acompañados por legisladores y dirigentes como Jorge Busti, Luis Barrionuevo, Cristina Fernández de Kirchner, Carlos Soria, "Chiche" González de Duhalde, Manuel Quindimil, Miguel Ángel Toma, Jorge Castells, el electo senador por el Chacho Jorge Milton Capitanich y el electo vicegobernador peronista (en lista con un radical) Eduardo Galantini.

Las demás funciones políticas del partido como determinar posicionamiento públicos, efectuar alianzas, ejercer la representación ante otros partidos, el gobierno nacional y las entidades intermedias, pasan a la nueva Comisión de Acción Política donde son mayoría los once gobernadores del llamado Frente Federal. Se trata de una liga a la que no pertenece el trío de las provincias "grandes" como Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires que coordina el senador electo por Misiones Ramón Puerta y tiene como principales referentes al sanluiseño Adolfo Rodríguez Saa y el salteño Juan Carlos Romero, que marcan las principales líneas estratégicas. Esto se vio en la última semana en la puja con la Nación por firma del pacto fiscal y antes en la actitud frente a la conducción de Carlos Menem. Pese a que el duhaldismo procuró ayer trasmitir la idea de un desplazamiento del ex presidente no puede decirse que la liga de gobernadores sea anti-menemista como lo es el gerente de la movida de ayer, Duhalde. Menos aún puede creerse que ese grupo esté al servicio de Duhalde ni de ningún cacique bonaerense; más bien basa su existencia en la oposición a las pretensiones hegemónicas de Buenos Aires. Lo mostraron en el último mes cuando archivaron la idea del ex gobernador (y ahora senador electo) de que un radical debía ser presidente provisional del Senado. Aseguran que impondrán a un hombre del peronismo cuyo nombre se especula saldrá de la terna que integran Ramón Puerta, Marcelo López Arias y Juan Carlos Maqueda.

Para compensar este hecho Duhalde avanzó por los costados:

• Se hizo elegir como nuevo interventor del PJ de la Capital Federal en lugar de la mendocina Ana María Mosso. Ya antes del Congreso Duhalde se calificaba como el "interventor natural" del distrito y decía que su misión política era recuperar al peronismo en el distrito donde le va peor. Fue sin embargo parte de la movida que hizo de la dupla Liendo-Scioli la tercera fuerza en la última elección y presionó hasta donde pudo para que Gustavo Béliz atendiese a la invitación de Mosso de regresar al partido. Incluso puso a disposición de esa lista los oficios de José Bordón y Arturo Lafalla que tampoco lograron convencerlo a Béliz de ser candidato del PJ formal. La moción la hizo el diputado Carlos Soria, un experto en migraciones de distrito (representa en el Congreso, alternativamente y según le conviene, a las provincias de Buenos Aires y de Río Negro) en un congreso que tuvo una magra representación porteña. Se vio entre los congresales a Miguel Ángel Toma y al dirigente Jorge Castells.

• Otro desplazado fue el interventor del PJ en Corrientes, el hipermenemista Ricardo Romano (ex subsecretario de la presidencia bajo Menem y Alberto Kohan) y organizador de la peña Joaquín V. González, hoy la principal actividad del menemismo. Venía de una derrota electoral, ya que promovió la alianza del PJ provincial con el derrotado Raúl Romero Feris, que perdió el domingo pasado la elección a gobernador frente al radical Ricardo Colombí (en sociedad con el duhaldista Galantini). Fue reemplazado por el ubicuo ex diputado por Entre Ríos Juan Carlos "Conde" Ramos, hoy en el duhaldo-ruckaufismo después de pasar por la renovación, el menemismo y el chachismo.

• No hubo novedades en otra intervención, la del PJ de Catamarca, adonde seguirá el más ubicuo Víctor Ramos. Encendido menemista, nunca perdió su observancia respecto de los "gordos" del sindicalismo; ha sido el padrino de la exitosa campaña de Luis Barrionuevo, que ganó la interna partidaria al decaído Ramón Saadi y asumirá una senaduría nacional en diciembre. Barrionuevo es un hombre hoy del duhaldo-ruckaufismo que manifiesta no hablarse desde hace más de dos años con Menem, pese a haber pasado a la celebridad como un menemista conspicuo
.

• Duhalde se cobró la cesión del poder partidario a la liga de gobernadores que no le responde a él ni a ninguno de los tres grandes del peronismo también con el desplazamiento como apoderados del partido de Carlos Corach y César Arias. El primero deja en diciembre una senaduría y el propio Duhalde mocionó su reemplazo. Aludió por lo bajo al desgaste del ex ministro del Interior como hombre del poder menemista aunque se cuidó de argumentarlo en público. Corach ha sido un frecuente enlace entre el duhaldo-ruckaufismo y el menemismo pero esta vez fue sacrificado en el altar de la interna. Se enteró del despido ayer en Washington adonde da una serie de conferencia sobre su confesada adicción temática, el terrorismo internacional. De Arias era más esperable el desplazamiento; firmó el jueves una de las muchas impugnaciones a este congreso que no tuvo representación menemista. Se ratificó a los otros dos apoderados del PJ, Jorge Landau y Orlando Caporal, dos espadones del duhaldismo y se designaron a otros tres. Son el sanluiseño Néstor Sargnesse (ex senador nacional), el salteño Luis Giacosa, conocido como "El loro" por sus amigos y otro duhaldo-ruckaufista, el diputado electo Jorge Casanovas, que viene de ser ministro de Justicia de Ruckauf y antes magistrado provincial.

• Para terminar de mortificarlo a Menem el Congreso escuchó una larga moción del eterno diputado Lorenzo Pepe (asume la banca reelegida en diciembre) proponiendo la desafiliación del PJ de la UDI o Unión Democrática Internacional, una liga mundial de partidos conservadores. Se votó en el acto como una forma de repudio a la compañía de que el partido gozaba junto a Margaret Thatcher, escarnecida lógicamente ayer en varios discursos en Lanús.

El resto fueron minucias procesales: 1) la comisión de Acción Política tiene que preparar un llamado a elecciones internas en el PJ en marzo próximo, que hasta cuando pasó este congreso a cuarto intermedio; 2) el 28 de noviembre esa mesa deberá nominar a cerca de 90 dirigentes de todo el país (uno cada 10 congresales) para que integren las comisiones que Duhalde intenta activar en reemplazo de las tareas del Consejo Nacional, que serán las de un virtual guardasellos.


Dejá tu comentario