Puertos: exportadores piden un plan estratégico para el sistema

Economía

La Cámara de Exportadores de la República Argentina C.E.R.A. convocó ayer a un encuentro de reflexión sobre el sistema portuario y en particular sobre el futuro del movimiento de contenedores a través de los puertos del país. Con una nutrida concurrencia de importantes referentes locales e internacionales, en materia de logística y políticas portuarias, los expertos, debatieron sobre el escenario actual del puerto de Buenos Aires y el complejo Buenos Aires –Dock Sud que maneja más del 80% de los contenedores que entran y salen del país por vía acuática.

Según el presidente de la CERA, Fernando Landa, la restricción de calado actual del puerto de Buenos Aires (10,05 m) y la tendencia de los nuevos buques llevan a interpelar la trayectoria actual del puerto de Buenos Aires, la cual conduce a su completa transformación en feeder de otros puertos de la región.

Añadió que CERA elaboró un documento de estrategia con 43 propuestas en base con 7 pilares (multilateralismo, relacionamiento externo, facilitación de comercio, impuestos, financiamiento, promoción comercial y logística) similar a los implementados por otros países como USA, UK, Colombia, Perú y España, entre otros.

Ricardo Sánchez, exfuncionario de CEPAL, enfatizó que la obsolescencia del calado era ya un tema preocupante hace 11 años y no se ha tomado ninguna acción al respecto. En su consideración, el puerto de Buenos Aires es un sello país y no debe perder la condición de puerto de Ultramar. Asimismo, remarcó que Argentina debe pensar en comenzar una etapa de transición, garantizando continuidad operativa, incorporando experiencias de desarrollo recientes de América Latina.

Por su parte, el capitán Sergio Borrelli, exinterventor de AGP, planteó los desafíos para los puertos argentinos como falta de bodega de bandera, los regímenes aduaneros que desalientan el transbordo en puertos nacionales, la falta de profundidad en los puertos del AMBA y del Río Paraná, problemas de conectividad y costos laborales.

Dejá tu comentario