Información General

Recomendaciones para evitar una "salidera" bancaria

El caso de Carolina Píparo, la mujer embarazada víctima de un violento asalto el jueves pasado en La Plata tras retirar u$s 20 mil de una sucursal bancaria, activó otra vez las alarmas alrededor de un tema sensible: las "salideras".

Cada persona tiene sus artilugios, sus pequeños operativos cada vez que se dispone a realizar una extracción o depósito de valor. Pero lo mejor es consultar a los expertos para conocer, comparar o desestimar algunos de esas acciones que surgen del "sentido común" y no de un análisis riguroso.

Los profesionales recomiendan, por sobre todas las cosas, "evitar las rutinas". Esto es: asistir al banco el mismo día o en la misma franja horaria cada semana. Averiguar en la entidad si es posible variar la sucursal en la que se realizan los retiros o depósitos. "Si siempre se acude a la sucursal Belgrano, cada tanto ir a la de Palermo", ejemplifica Eric Raubvogel, especialista en seguridad de la organización FIRCEN, en diálogo con ámbito.com.

Otro punto sensible es "la divulgación" de la información. Evitar comentarios indiscretos "a socios, secretarias, obviar el tema en las charlas telefónicas y en ámbitos públicos. Todo perjudica la seguridad", explica.

Hay que saber también que los robos se realizan tanto "al voleo" como con pequeñas redes organizadas que suelen actuar con motos o automóviles de apoyo. "A veces tienen cómplices en la cola que se comunican por teléfono o sms y detallan los datos de la futura víctima: hasta saben en qué bolsillo guardaron el dinero". Raubvogel tampoco descarta el accionar de algún cajero que pueda delatar la operación: "Como en cualquier actividad también en los bancos hay empleados infieles".  

El monto es lo de menos: muchas veces, considerar que la suma a extraer no es importante puede ser un error porque en la actualidad "quizás por $ 5 mil o $ 10 mil hacen una salidera".

En lo posible hay que tratar de realizar las transacciones en sucursales o cajeros automáticos que se encuentren en zonas iluminadas o transitadas. Una buena elección son los expendedores que se encuentran en centros comerciales y shoppings.

Una vez retirado el dinero, es fundamental "elegir bien el camino de vuelta". Y en casos de sumas elevadas, por ejemplo si hay que realizar una compraventa inmobiliaria, existen dos variantes para reforzar la seguridad: a través de custodios o el alquiler de un transporte de caudales que movilice el dinero en efectivo. "A veces por ahorrarse una suma menor se termina perdiendo todo", advierte.

Raubvogel considera que existen "puntos débiles" en los bancos "Hoy deberían tener algunas políticas adicionales de seguridad. Hay sucursales que no tienen cámaras o las filmaciones son defectuosas. O la calidad es buena pero nadie se ocupa de examinarlas 'online' como para generar acciones preventivas. En otros casos, la línea de cajeros está expuesta a un delito, porque se plantea con la prioridad del marketing, porque queda bien, sin analizar cuestiones estructurales".

Y sostiene que a nivel mundial "el sistema funciona mucho mejor, se hicieron muchas cosas". Menciona como ejemplo el caso de los bancos europeos, donde las transacciones se llevan a cabo a través de un control de ingreso "con doble puerta" que dificulta los robos.

Como en todas las ramas del delito, los autores se dedican a examinar los "puntos débiles" y trabajar sobre ellos. Por eso cuando la situación en la salida del banco presenta complicaciones, no dudan en seguir a la víctima hasta la puerta de su casa o su empresa, para buscar allí entonces el nuevo flanco descuidado. 

Cuando Carolina Píparo se dirigió a retirar los u$s 20 mil a la sucursal ofreció, sin advertirlo, muchas ventajas. Concurrió en una primera oportunidad y le dijeron que no tenían esa suma y que regresara al día siguiente. Volvió a las 24 horas junto a su madre. Minutos después, cuando se dirigía a su casa fue sorprendida por dos delincuentes en moto que la golpearon. le dispararon y le robaron la cartera con el dinero.

Una mujer embarazada junto a otra mayor de edad. Con un día de plazo para que la información pudiera llegar a oídos de cualquiera. No estaban acompañadas. "Era un objetivo fácil", sentencia el especialista.


Los expertos recomiendan

-Evite las rutinas. Repetir días, horarios y sucursales facilita los planes de los delincuentes.
-Absténgase de los comentarios. Incluso con conocidos y en lugares públicos.
-No subestime la cantidad de dinero de la operación. Algunas "salideras" se realizan por bajos montos.
-Escoja cajeros automáticos en zonas iluminadas. Y en lo posible, concurridas.
-Elija bien el camino de vuelta. Una avenida es más segura que una calle lateral.
-Si es necesario contratar un servicio de seguridad, hágalo. Sobre todo en las grandes operaciones.
-Si recibe sugerencias dudosas, desconfíe. Si no está seguro, concurra a otra sucursal.
-Trate de ir acompañado. Estar con una o más personas lo convierte en un blanco menos vulnerable.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario