Mundo

Récord de incendios en la selva amazónica: hubo 72 mil focos desde enero

Lo determinó el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil. Del total de siniestros, 9.500 ocurrieron en la última semana. Cruce entre el mandatario y ONGs por su política ambiental y los recortes a los planes conservacionistas.

El Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil (INPE) contabilizó un récord de incendios en la selva amazónica, con registro de al menos 72 mil focos desde enero, de los cuales 9.500 ocurrieron en la última semana.

El incremento respecto del año pasado es de 84%, el dato más alto desde 2013, cuando comenzaron a relevarse los incendios, según esa agencia espacial.

La emergencia provocó cruces entre organizaciones ecologistas, que acusaron al presidente Jair Bolsonaro por su política ambiental y la falta de respuestas ante la crisis.

En tanto, el mandatario contraatacó responsabilizando a las organizaciones ambientalistas de tener responsabilidades en los incendios de la región amazónica, que este año aumentaron un 80 % respecto del año pasado.

El mandatario hizo declaraciones frente a las críticas nacionales e internacionales sobre la luz verde que otorgó a la explotación económica de la selva amazónica y el despido de científicos que realizan el control de la deforestación.

amazonas 2.jpg

"Puede estar ocurriendo, es una posibilidad, no lo estoy afirmando, una acción criminal de esas ONG ambientalistas para llamar la atención contra mi persona, contra el gobierno de Brasil; esa es la guerra que enfrentamos", dijo Bolsonaro.

El mandatario sumó así una nueva declaración contra los ambientalistas, luego de haber rechazado el dinero anual que Noruega y Alemania entregan al Fondo Amazonia para incrementar la fiscalización y cumplir las metas de deforestación a las que se comprometió Brasil.

"Tenemos que trabajar para que no haya crímenes ambientales pero le hemos sacado dinero a las ONG; esa gente está sintiendo la falta de dinero público", dijo Bolsonaro, que defiende la idea de liberar la explotación minería y agrícola en la amazonía, el pulmón de América, del cual Brasil posee el 60 %.

Después de la Amazonia, la región brasileña más afectada es el Pantanal (en el oeste del país).

Las imágenes y filmaciones del fuego se están compartiendo en Twitter con el hashtag #PrayForAmazonia, mientras el Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonia (Imazon) reportó que en julio aumentó 66 por ciento la deforestación en relación con el mismo mes del año pasado.

En tanto, el pasado 9 de agosto la gobernación de Amazonas declaró el estado de "emergencia" ante los incendios forestales favorecidos por el "desmonte".

Según datos de INPE, en julio los desmontes crecieron 278% en todo Brasil. "La medida -explicaron entonces- tiene por objetivo contener los incendios que degradan la floresta, nuestro activo más importante", indicó la gobernación.

En San Pablo se hizo de noche a las 3 de la tarde

amazonas 1.jpg

La región de San Pablo (sudeste) también está sufriendo las consecuencias de la propagación del fuego en el Amazonas, aunque se encuentra a kilómetros del epicentro.

El último lunes, una combinación metereológica entre el humo de los incendios y un frente frío que llegó a la ciudad oscureció el cielo durante más de una hora entre las 15 y las 16, provocando el estupor de los habitantes.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario