Economía

REM: menos inflación, pero con más recesión

Sensación agridulce dejó ayer la publicación del informe REM que elabora el BCRA. Según las consultoras privadas, en noviembre la inflación continúa siendo alta, 47,5%, pero se reduciría sustancialmente el próximo año, llegando al 27,5%; un nivel alto, pero en baja. El problema para los privados seguirá siendo la recesión, que durará varios trimestres más. Se espera que la economía caiga 2,4% este año y 1,2% en el 2019.

Las expectativas de inflación volvieron a caer por segundo mes consecutivo y para los próximos doce meses se espera una suba en el nivel general de precios del 28,6%, dos puntos menos que en octubre. Así lo indicó el Banco Central, al publicar el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), un informe clave para los analistas, que podría dar la pauta para que la tasa de las Leliq perfore el 60% en breve (ayer cerró en 60,003% promedio). Además, para los próximos meses se espera que la inflación mensual continúe con su tendencia descendente, aunque manteniéndose en niveles elevados, partiendo de un 2,7% y alcanzando el 2% en mayo.

Lo que ocurre es que luego del salto del tipo de cambio de agosto se volvió a generar un nuevo avance en la inflación (y en las expectativas de la misma), acompañado por más incrementos en los precios de las tarifas. En septiembre, la inflación esperada para los doce meses siguientes alcanzó un pico del 31,9%, pero con el nuevo esquema de política monetaria, a partir de un control de los agregados monetarios, las expectativas cayeron en dos oportunidades. Para este año se espera que el nivel general de precios aumente 47,5%, en línea con el informe anterior, pero para el 2019 se estima un incremento del 27,5%, una cifra que se encuentra cerca de los niveles proyectados en el Presupuesto para el año que viene aprobado en el Congreso.

Por su parte, con respecto a las tasas de interés, para diciembre se prevé que se ubique en niveles cercanos al 60%, reduciéndose en 500 puntos básicos con respecto al informe anterior. Como fue mencionado anteriormente, la menor inflación esperada podría dar lugar a que el rendimiento de las Leliq perfore el 60% en el corto plazo, aunque habrá que esperar para ver bajas más significativas. Vale recordar que en los últimos dos meses, la tasa cayó en más de 10 puntos porcentuales desde el máximo del 73%. Para diciembre del año que viene se espera que el rendimiento disminuya al 35%, ya con un instrumento que se considera más seguro que las Lebac, puesto que las Leliq son ofrecidas únicamente a las entidades bancarias, sin acceso para los inversores minoristas.

Las elevadas tasas de interés tendrán su correlato en los niveles de actividad, ya que para 2018 se espera una caída del 2,4% en el PBI, mientras que para el 2019 se anticipa una contracción del 1,2%, una baja que se ubica por encima al 0,5% proyectado por el oficialismo en el acuerdo con el FMI y en el Presupuesto del año que viene. De todas formas, para el 2020 se espera una reactivación del 2,5%, ya con una inflación que terminaría por debajo del 20% (19,2%, de acuerdo con las proyecciones de los analistas). A su vez, el déficit fiscal proyectado se mantiene en línea con las publicaciones previas y con el proyecto del presupuesto. Para 2018 se espera un rojo de $356.200 millones y para 2019, un resultado primario equilibrado para 2019.

En tanto, el nuevo esquema del BCRA impulsado por Guido Sandleris trajo una mayor calma al mercado cambiario. Para diciembre se espera un dólar por debajo de $40 ($39, según los analistas), mientras que se espera que termine el año que viene en $48,5. Esto significa que, en caso de mantenerse estas condiciones, el 2019 será un año atractivo para seguir invirtiendo en pesos, ya que la evolución sería del 24,3%, por debajo de la inflación proyectada. De todas formas, habrá que considerar el efecto elecciones, donde suele aumentar la demanda de divisas en contextos de mayor incertidumbre.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario