"Íntimo" festejo de las mellizas Legrand

Secciones Especiales

La desaparición de Jorge Todesca, extitular del INDEC; la de la relacionista Sofía Neiman del sábado en Uruguay, y ayer la del centenario filósofo argentino Mario Bunge generaron gran conmoción por distintas causas, aunque la de Todesca tuvo una virtud singular que fue “quebrar” la brecha que hace tiempo divide a los argentinos. Esto permitió que por la capilla ardiente desfilaran representantes de los más variados sectores y partidos políticos que de una u otra forma conocieron -y reconocieron- al economista que en tiempos recientes se había popularizado por su enfrentamiento con el exsecretario de Comercio, Guillermo Moreno, a quien le hizo un juicio que luego ganó. Pero sin duda, su máximo logro fue haber regularizado, después de años de desmanejo, el INDEC devolviéndole buena parte de la credibilidad nacional e internacional a los datos públicos.

En el otro extremo se ubicó el cumpleaños, esta vez “íntimo” de las mellizas Legrand que convocó a unas cuarenta personas en la casa de “Chiquita”, la mayoría familiares. Entre los no sanguíneos se vio a Claudia Álvarez Argüelles (que administra una docena de hoteles, entre ellos el Costa Galana); la viuda de Juan Carlos Calabró, Coca-, Fabián Perechodnik, el productor Pet Figueroa, la titular de ALPI, Teresa González Fernández, junto a otras amigas muy cercanas como María Teresa Villarroel o Susana Reta. Por supuesto que los temas del mundo del espectáculo estuvieron a la orden del día, igual que los políticos dada la debilidad manifiesta que la “diva de los almuerzos” viene demostrando por ellos desde hace tiempo.

No fue el único festejo. Desde el Este ayer seguían regresando a Buenos Aires algunos de los invitados al casamiento de Sonia Caputo (hija de Nicolás, el hermano del alma de Mauricio Macri) con Santiago Giambruni. Hubo ceremonia sobre la arena en José Ignacio y cena en La Huella donde participó todo el macrismo a pleno liderado por el expresidente y Juliana Awada. Cristian Ritondo, Andrés Ibarra, Diego Santilli, Horacio Rodríguez Larreta, Rogelio Frigerio y Juan José Aranguren (ambos cruzaron el charco vía Colonia) tuvieron algunos momentos de rancho aparte pero nada que definiera el futuro de la oposición, del que Macri parece bastante desconectado aunque le guste publicar en algunos medios fotos suyas en las nuevas oficinas de Vicente López. Muchos estaban más interesados en conseguir datos sobre la negociación de deuda (en la que algunos de los presentes siguen teniendo intereses varios) o en comentar alternativas del coronavirus, sobre todo el impacto que comenzó a tener en Estados Unidos la epidemia que muchos consideran inevitable allí y el costo de los barbijos, que también se disparó en Buenos Aires.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario