Senado aprobó llevar integración de la Corte Suprema de Justicia a 15 magistrados (define Diputados)

Política

El Frente de Todos logró quorum justo. Les votó en contra la legisladora kirchnerista Eugenia Catalfamo. Buscó diferenciarse del ganador de la jornada, el también oficialista Adolfo Rodríguez Saá, cuya postura dinamitó el proyecto de 25 jueces empujado por gobernadores. Fuerte rechazo de Juntos por el Cambio. Cristina de Kirchner estuvo ausente durante toda la sesión.

Tras casi siete horas de debate, el kirchnerismo senatorial aprobó anoche y giró a Diputados, con 36 votos a favor y 33 en contra, el proyecto que modifica la integración de la Corte Suprema y la lleva de cinco a 15 jueces, texto que recibió fuertes críticas de la principal oposición de Juntos por el Cambio. Ahora deberá definir la Cámara baja, donde el panorama es aún más complejo y la iniciativa podría empantanarse, así como las reformas judiciales, del Ministerio Público y del Consejo de la Magistratura, entre otras.

El ganador de la jornada de ayer fue el oficialista Adolfo Rodríguez Saá (San Luis), quien presentó durante años proyectos sobre la Corte Suprema, con un esquema de nueve magistrados y paridad de género. También fueron claves para el quorum y la votación -no querían 25 jueces- los usuales aliados Clara Vega (La Rioja) y Alberto Weretilneck (Río Negro). El último empujó, desde el inicio de la discusión, un máximo tribunal de Justicia de 16 integrantes. Entonces, la cifra de 15, más la incorporación de género y de salas regionales -prometida para la eventual reglamentación- destrabaron la ley. Además ayudó, como es habitual, la misionera renovadora -no massista- Magdalena Solari Quintana.

Lo ocurrido ayer generó un mini quiebre en el Frente de Todos. Perdió el hermano del puntano -hoy distanciado- y gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, que visitó el Senado meses atrás para defender el proyecto de 25. Su delegada en la Cámara alta, María Eugenia Catalfamo, se quejó por las regiones que activa el proyecto y la lejana posibilidad de distribuir, de manera pareja, a los 15 magistrados. La legisladora fue más allá en las últimas horas e intentó despegarse del kirchnerismo: se describió como “peronista”, motivo de risas discretas en los alrededores del recinto. Votó en contra ya que, si se abstenía, dejaba a su interbloque sin quorum y todo hubiese terminado en papelón.

Para el debate posterior quedará -todavía sin respuesta- el motivo por el cual el Gobierno del Frente de Todos modifica la integración de la Corte Suprema sin siquiera haber enviado a la Cámara alta el pliego del reemplazo de Elena Highton de Nolasco, como mencionó la radical Carolina Losada, que le sumó el faltante de no nominar la suplencia de una mujer mientras se discuten cuestiones de género. Además, en el recinto hubo senadores como el macrista Pablo Blanco (Tierra del Fuego) que recordó la amplia defensa, años atrás, de la actual titular de la Cámara alta, Cristina de Kirchner, sobre un máximo tribunal de Justicia con cinco jueces, es decir, el número actual.

La jugada del kirchnerismo dejó en una mala posición a los gobernadores oficialistas no sólo por lo ocurrido con la iniciativa de una Corte Suprema de 25 -nunca estuvo incluido, en el dictamen original, la posibilidad de un magistrado por distrito, como sugirió ayer la kirchnerista Catalfamo-, sino también por la presión -festín de operaciones- contra la Casa Rosada -es decir, en detrimento de los propios- para eliminar las PASO. De hecho, en el Frente de Todos ya deleitan el vía crucis que harán los mandatarios provinciales para la “planilla de la felicidad” de obras que incluirá el Presupuesto 2023.

P11 - Senado corte su_opt1.jpeg
La presidenta provisional de la Cámara alta, Claudia Ledesma Abdala de Zamora, comandó la sesión ante la ausencia en el recinto -durante toda la jornada- de Cristina de Kirchner.

La presidenta provisional de la Cámara alta, Claudia Ledesma Abdala de Zamora, comandó la sesión ante la ausencia en el recinto -durante toda la jornada- de Cristina de Kirchner.

Debate

Como miembro informante y titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, el oficialista Guillermo Snopek reconoció que “el número original generó discusiones internas que son propias de los debates” dentro de la bancada mayoritaria, y que la paridad negociada será de “ocho jueces o juezas del mismo género”.

“Da vergüenza de explicarlo cuando los problemas de la gente son otros”, se quejó el radical riojano Julio Martínez. Su compañero de bancada, Martín Lousteau, aseguró: “Quieren que la Corte Suprema de Justicia funcione ‘partidizándose’, dividida en bandos. Si la van a politizar, menos confianza en la justicia van a generar”.

“Hay una insatisfacción de la ciudadanía del 80% en relación con la Justicia”, replicó la cristinista Anabel Fernández Sagasti, que además destacó que provincias opositoras como Mendoza y Jujuy activaron cambios en las cortes de dichas provincias. En esa línea, dijo: “Seamos sinceros y pongamos las cosas sobre la mesa”. La legisladora kirchnerista también remarcó que “acá -en el Senado- se necesitan dos tercios -para aprobar el pliego de un juez supremo- y, por lo tanto, nos vamos a tener que poner de acuerdo” con la oposición.

Cierres

Durante los discursos de cierre, el jefe radical, Luis Naidenoff, fue el más claro de la oposición. “Esta reforma enmarañada, traída de los pelos, y con declaraciones de que otro es más peronista que kirchnerista -como enunció la puntana Catalfamo-, ¿de qué les sirve? ¿La presidenta -del Cuerpo, Cristina de Kirchner- la necesita para -en el marco del juicio por Vialidad- el alegato de las próximas horas? ¿Creen que estos gestos no afectan la economía, que está quebrada, golpeada, desfinanciada y encima recibe fuego amigo?”, manifestó.

Naidenoff luego apuntó a la “arrogancia y soberbia del vale todo”, y agregó: “Tendrán una victoria pírrica, pero para la sociedad es un juego de suma cero. ¿Por qué no cree en el diálogo la gente? Por estas cosas. Si quieren ser serios, que vuelva a comisión. Han perdido el sentido común. Quizá el triunfo marca el fin de ciclo que se cumplió”.

Estuvieron ausentes ayer tres senadores: Maurice Closs -cuestiones médicas de relevancia-, la peronista cordobesa anti K Alejandra Vigo y el macrista Luis Juez.

Vuelta a comisión

El cristinismo retiró ayer del debate los pliegos con los ascensos de tres camaristas de Santa Cruz. Las propuestas generan polémica -incluso en el propio bloque del Frente de Todos- y serán revisadas en comisión.

Humedales

El oficialismo no cumplió con la amenaza de dictaminar exprés el proyecto sobre humedales en Diputados y la discusión continuará la semana próxima, donde se espera que se firme un despacho en el plenario de comisiones.

Dejá tu comentario