19 de abril 2024 - 00:00

Dicen en el campo: las lluvias frenan envíos, caen precios internacionales y se achica siembra de trigo

Lluvias frenan cosecha y envíos a mercado. Definiciones irregulares en tema aftosa. Siguen flojos los precios internacionales. Ahora, “impuestos” municipales al combustible. Confirman adelanto de Ámbito.

Trigo: la Bolsa de Cereales de Buenos Aires lanzó una “cauta” estimación del ciclo que se está iniciando.

Trigo: la Bolsa de Cereales de Buenos Aires lanzó una “cauta” estimación del ciclo que se está iniciando.

Pixabay

Prevén menor área de trigo en 5 años

Con una área de trigo similar a la de la última campaña, que representa “una disminución del 6,9% en comparación con el promedio de las ultimas cinco campañas”, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires lanzó una “cauta” estimación del ciclo que se está iniciando. Es que si bien las condiciones de humedad de esta campaña 24/25 son sensiblemente mejores a la previa, y que el trigo constituye el primer ingreso para los productores (y también para el país), ya que las exportaciones comienzan en diciembre, en este caso hay varias dudas que determinan que aún se mantenga muy lejos la posibilidad de acercarse a aquellos récords de cosecha superiores a los 21 millones de toneladas con más de 7 millones de hectáreas sembradas del 21/22; y, más vale, se repitan los algo menos de 6 millones de hectáreas, con una cosecha potencial de alrededor de 18-19 millones de tn (si el clima acompaña).

Es que si bien algunos insumos y semillas comenzaron a bajar (y otros deberían hacerlo en las próximas semanas), también hay costos que siguen subiendo (combustibles, fletes, laborales, etc.); no se sabe realmente cómo puede evolucionar el clima y, además, tampoco se ve cual puede ser el piso de precios en Chicago, lo que limita los grados de libertad para esta siembra. De hecho, el pre informe de Trigo de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), alerta que “la significativa reducción en los precios del trigo se atribuye en gran medida a los amplios suministros provenientes del Mar Negro, donde se espera que Rusia y Ucrania aporten casi 70 millones de toneladas (MTn) de trigo en la campaña 2023/24, según cifras del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA). En particular, Rusia exportaría un récord de 52 MTn, tras alcanzar una producción histórica de 91,5 MTn, luego de dos campañas consecutivas de elevados niveles productivos.

Otra diferencia marcada es en los resultados económicos de las producciones en campo propio respecto a las arrendadas, ya que entre las primeras, según Márgenes Agropecuarios, los márgenes brutos para las zonas centrales de la Pampa Húmeda oscilan entre u$s120 y hasta más de u$s400/hectárea, como en el sudeste bonaerense, mientras que en los campos arrendados, solo los planteos de altos rindes (superiores a 45 qq/ha) logran resultados positivos. Y, aunque desde el Gobierno descartan que pueda haber algún cambio respecto a las retenciones para esta campaña y hablan, antes, de unificación cambiaria y levantamiento del cepo, algunas entidades del campo se manifiestan por el levantamiento de los impuestos a la exportación del trigo ya, como forma de impulsar una siembra mayor sumándose así al proyecto que presentó el diputado radical Manuel Aguirre para eliminar las retenciones al trigo. Se propone llevar a cero los derechos de exportación a partir del 1 de enero de 2024, más un certificado de “libre disponibilidad’ por los montos de maíz y de soja. De acuerdo al análisis de impacto de la BCBA “la eliminación del Impuesto PAIS para fertilizantes y los derechos de exportación (DEX) sobre el trigo y cebada, pueden tener un impacto positivo en el área de hasta 787.000 hectáreas extra producto de la mejora en la rentabilidad proyectada”.

Subas y bajas inquietantes

“Deben bajar los insumos y también los arrendamientos”, señalan los productores, aludiendo al hecho, para nada menor, de que el grueso de la agricultura anual (alrededor del 70% de la producción) de las principales zonas agrícolas, se hace sobre campos arrendados. Los planteos se recalientan a partir de la fuerte caída de la demanda interna de muchos productos del sector que impacta negativamente en los precios (apenas frenados por las lluvias que limitan los envíos a mercado), al tiempo que también retroceden los precios internacionales, muy alejados ahora de aquellos picos del 2022. No es lo único que altera los cálculos de una actividad de mediano plazo como los granos, o más largo aún como buena parte de la ganadería, lechería,, frutas, etc. De ahí que las subas que se van registrando en los precios de las guías de transporte de hacienda y otras mercaderías, las subas en tasas de higiene y seguridad, etc. y ahora hasta los aumentos a los combustibles que comenzaron a fijar varias intendencias (aunque se supone que estos distritos no pueden fijar impuestos), terminan de complicar los números y planes de cualquier establecimiento que, incluso, presentan resultados económicos distintos entre una intendencia y otra, dentro de una misma provincia.

Dolares campo soja agrodolares.jpg
En Chicago, siguió el retroceso en las cotizaciones de los precios agrícolas.

En Chicago, siguió el retroceso en las cotizaciones de los precios agrícolas.

El malestar arrancó hace varias semanas, pero el tema del conflicto por el alto costo comparativo de la vacuna contra la aftosa, respecto al resto de todos los demás países de la región que de u$s0,36-0,50 por dosis, saltaba en Argentina a u$s1,80 y hasta 2/dosis, encendió la mecha hasta que la semana pasada, la empresa proveedora del producto dispuso retrotraer el último aumento de 23%. Simultáneamente, la Federación Agraria Argentina (FAA) se expresó "a favor de la apertura del mercado argentino a la importación desde Brasil de una vacuna contra la fiebre aftosa”, decisión que había oficializado el Gobierno previamente. La entidad, que ya había reclamado por el precio de la vacuna en el mes de febrero, solicitó además, que “los responsables técnicos del plan informen con precisión al sector y a la sociedad, sobre cuál es el nivel de cobertura que tenemos en nuestro rodeo ¿Existe un manual de contingencia redactado internalizado y practicado, entre los actores del plan?”, preguntaron. Mientras, tampoco está clara la administración de esta última vacunación con los cambios, los créditos y/o devoluciones para los que ya pagaron la aplicación de marzo, y los que no lo hicieron aún, que esperan las nuevas facturas corregidas, con los descuentos correspondientes. El tema, sin embargo, disparó un asunto mucho más profundo aún, que es el estancamiento, tanto productivo como sanitario, que está presentando la Argentina hace más de dos décadas respecto, entre otros, a casi todos los vecinos de la región.

Lluvias y caminos intransitables complican cosecha

Si bien las lluvias son consideradas “buenas” después de una sequía feroz como la de los últimos ciclos, tienen efectos no deseados, especialmente cuando cae en pleno avance de la cosecha gruesa (especialmente de maíz y de soja), pues frena la actividad hasta que seque y haya “piso” suficiente para que las cosechadoras y tolvas vuelvan a trabajar a los potreros. Pero esto, además, tiene el componente del transporte, ya que no solo hay que poder cosechar, sino que se debe poder “transportar” las mercaderías (leche, hacienda, granos, frutas) a los mercados, fábricas y puertos, para lo cual se deben sacar del campo, pero resulta que la mayoría de los caminos son de tierra, no tienen buen mantenimiento, y con la lluvia se tornan “intransitables”. Y eso es lo que estuvo pasando en la zona central productiva del país (la que recibió las mayores lluvias), y es también lo que impidió mayores caídas en las cotizaciones internas, resentidas por la baja del consumo doméstico.

Sin embargo, este “frenazo” en la oferta, impidió bajas mayores (al menos, por un par de días). Según el analista Gustavo López, en el reciente seminario de la Fundación Producir, observando el estado de “todos” los caminos en 2023 fue sobre 5 puntos (donde 1 es el “mejor” estado) en las Rutas Nacionales= Media 3,34; Rutas Provinciales= Media 3,70, y Caminos de Tierra= Media 3,62, lo que muestra claramente el deterioro general del sistema carretero en cualquiera de los niveles. En la reunión también se confirmó un dato que adelantó hace varias semanas Ámbito, respecto a que la probable cosecha 23/24 va terminar rondando los 125-128 millones de toneladas, con un ingreso de divisas para el país de alrededor de u$s32.000 millones, en tanto las cotizaciones internacionales no sigan bajando, y no haya más daños sobre lo que aún resta recolectar de maíz (chicharra), y soja (desgrane y/o heladas tempranas).

Dejá tu comentario

Te puede interesar