Alivio para deudas: Santa Fe y San Luis denuncian discriminación

Ambito Nacional

El gobernador de Santa Fe, el socialista Hermes Binner, y su par de San Luis, el justicialista disidente Alberto Rodríguez Saá, cuestionaron duramente la medida de refinanciación de deudas provinciales, que anunció el lunes por cadena nacional Cristina de Kirchner. Para el mandatario litoraleño, la iniciativa es «una verdadera discriminación», y para el puntano, «una injusticia extrema».

Ambas provincias, junto con La Pampa, Santiago del Estero y Santa Cruz, quedaron fuera del Programa Federal de Desendeudamiento, tal como explicó la administración kirchnerista, «porque no tienen deudas con la Nación».

La flamante medida, que se financia con $ 9.800 millones de Aportes del Tesoro Nacional -acumulados desde 1995- y que la Presidente engalanó como «un acto de federalismo», beneficia a una porción grande del país, que no tardó en desparramar elogios. Pero también avivó el enojo de quienes no reúnen las condiciones necesarias para ser merecedoras de ese patrocinio.

Más allá de no llenar la solicitud para ser partícipes de este plan por no arrastrar compromisos financieros con el Estado, lo que sí puede no cerrar para el quinteto de provincias que no percibirán la ración de alivio es el origen que tienen los recursos que la Presidente redestinará para matizar las cuentas en rojo. Queda claro que el plan que diseñó el Gobierno no es más que una compensación a las provincias con fondos provenientes de una deuda previa que la Casa Rosada mantiene con el interior. Y en ese conjunto, están incluidas todas las provincias y no sólo las beneficiadas por el programa.

Reclamos

De ahí surge uno de los reclamos a los que apunta el Gobierno de Santa Fe. Según el ministro de Economía litoraleño, Ángel Sciara, la provincia aporta más de 100 millones de pesos anuales a los ATN y sólo recibe 2 millones por año. «Es decir, con dinero que aportan los santafesinos se financian deudas de otros distritos y acá no llega nada», explicó el funcionario.

Atenta a la posibilidad de que se desaten demandas de ese calibre, cuando aclaró quiénes no estarían alcanzados por el plan y por qué, la jefa de Estado subrayó que igual recibirán fondos compensatorios de la Nación provenientes de los ATN. «Hay cinco distritos que no tienen deudas, los cuales recibirán transferencias automáticas por 300 millones de pesos durante este año, pero no ingresarán al programa por no tener deudas con el Estado nacional», amplió el ministro de Economía, Amado Boudou.

Sin embargo, y sobre todo para las provincias encabezadas por gobiernos opositores al kirchnerismo, el premio consuelo no logró aquietar el descontento. Para el gobernador santafesino, se agrega un ítem más en la extensa lista de disputas por recursos económicos que mantiene con la Casa Rosada, que no tardó en hacer llegar la contraofensiva: desde la administración nacional argumentaron que Binner viene recibiendo montos mucho más abultados de lo que le corresponde a su distrito. A pesar de eso, el socialista insistió en que «hay una descompensación que tiene muy poco que ver con todo lo que exporta Santa Fe desde el campo, desde la producción de la máquina agrícola, desde la industria, al erario nacional, y es muy poco lo que recibe en función de las necesidades que tiene».

En sintonía, para Rodríguez Saá, con el plan de desendeudamiento San Luis «queda peor todavía». «Nosotros no tenemos ninguna deuda con la Nación ni con organismos internacionales; con nadie, mientras que la Nación le debe a San Luis 4 mil millones de pesos, pero no hace nada», regañó el mandatario puntano y disparó: «La decisión de buscar una solución con los ATN es una vez más un manejo discrecional de los fondos del Estado nacional. Se decide a quién se le da y a quién no, todo de acuerdo con si los gobernadores están o no de acuerdo en todo con ellos (el Gobierno)».

Dejá tu comentario