Berni y Gray, un acercamiento con la mirada puesta en el 2023

Ambito Nacional

El ministro de Seguridad bonaerense se mostró con el intendente de Esteban Echeverría, quien también mantiene una disputa interna con el diputado Máximo Kirchner. Planes poselecciones.

En los últimos días, el ministro bonaerense, Sergio Berni, se convirtió en uno de los personajes de la semana. Sus diferencias con el diputado nacional Máximo Kirchner ganaron las páginas de los diarios y los rumores sobre una posible salida del Gobierno provincial tras las elecciones de noviembre comenzaron a crecer. Sin embargo, desde el entorno del funcionario le negaron a Ámbito que esto pueda ocurrir y tildaron estas acciones periodísticas de “operaciones sin sustento”.

Para confirmar su sustentabilidad, el funcionario se volverá a mostrar hoy con el gobernador Axel Kicillof en el acto de Jura de Fidelidad a la Bandera Nacional de los cadetes de la Escuela de Policía “Juan Vucetich” en Berazategui.

Lo cierto es que Berni no está cómodo. Al menos, no como él querría. Los motivos son varios. Y detrás de todo están sus aspiraciones para 2023. Pero la discusión que mantuvo con Máximo Kirchner encendió las alarmas. Sobre todo porque, como se sabe, el funcionario bonaerense es un soldado de Cristina Fernández.

“Discutimos, sí, claro, por supuesto. En el peronismo se discute, se discute fuerte, más cuando hay confianza de por medio, sería deshonesto decir que no he discutido muy fuerte con él”, aclaró Berni sobre el altercado. Y sumó: “Tenemos una visión táctica totalmente distinta, si bien estratégicamente tenemos el mismo pensamiento de modelo de país, tácticamente, en relación a cómo llegar a los objetivos y sobre todo los electorales, pensamos diferente”.

Sugestivo

Pero Berni no se detiene. Y en su plan por avanzar a paso firme por territorio bonaerense mantuvo un sugestivo encuentro con Fernando Gray, el intendente de Esteban Echeverría que desde diciembre del año pasado inició una disputa interna con Máximo por la presidencia del PJ provincial y que lo llevó a armar una lista propia en su territorio, dentro del Frente de Todos, y a dejar de participar de las reuniones del espacio.

El motivo del encuentro según dio a conocer el propio Gray a través de las redes sociales fue la presentación de 20 nuevos patrulleros para la Guardia urbana adquiridos “con fondos municipales”, como bien aclaró el intendente. Según pudo saber Ámbito, ambos dirigentes mantienen “una excelente relación. Son peronistas, antes que nada. Tienen un mismo pensamiento político. Y es importante que se muestren juntos”, aseguraron fuentes municipales.

En definitiva, se trata de dos dirigentes que tras las elecciones de seguro tomarán una posición más clara sobre su futuro en el Frente de Todos. Vale recordar que el ministro quiso presentar una lista propia para competir internamente desde en Frente de Todos en 14 localidades de la segunda, además de una lista seccional, y no lo dejaron. “No fue una decisión saludable proscribir nuestras listas”, aseguró en las últimas horas la senadora bonaerense Agustina Propato, quien además es la pareja de Berni y también parte importante de la agrupación 20 de noviembre.

Gray, por su parte, fue el único dirigente peronista que cuestionó el arribo de Máximo a la presidencia del Partido Justicialista. Incluso fue hasta la Cámara Nacional Electoral (CNE) para anular la convocatoria a elecciones internas del partido. Sin embargo, la CNE avaló la convocatoria y el jefe comunal comenzó a transitar un camino independiente dentro del propio espacio y a realizar una campaña cien por ciento municipal que lo llevó a tener un corte de boleta a su favor con respecto a los candidatos nacionales.

Con este escenario de fondo, Berni y Gray lograron un acercamiento que confirma aquel axioma que sentencia que los enemigos de mis enemigos son mis amigos.

Dejá tu comentario