Provincias esperan llamado de Nación por fondos paliativos

Ambito Nacional

Gobernadores tantean medidas de contención, en especial congelamiento de tarifas, pero buscan que Casa Rosada habilite recursos. Adelantos de coparticipación, susbsidios y refinanciación, en la mira.

Las medidas paliativas que tomó recientemente el Gobierno y que el Presidente sugirió imitar en las provincias sigue generando respuestas disímiles en cada distrito. Mientras en una parte del país se congela el boleto del colectivo, en otra no logran frenar el aumento. Pero, en todos los casos, hay un punto en común: el pedido de los gobernadores de ser convocados por Nación, acaso con la esperanza de destrabar envíos de fondos para poder hacer frente al freezer de tarifas o aumentos de sueldos.

Una muestra se dio ayer, cuando el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, mantuvo un encuentro en la Casa Rosada con Alberto Fernández ante quien manifestó su decisión política de replicar el aumento de $4.000 a los estatales bonaerenses. “Estamos analizando opciones para afontarlo y buscar la manera de acompañar la decisión de Nación”, confirmaron desde el entorno del mandatario. La decisión final dependerá, en gran parte, del avance de la Ley Impositiva que impulsa Axel Kicillof (ver página 19). La voluntad del bonaerense actúa, inevitablmente, como un elemento de presión para otros distritos, especialmente para aquellos con una mejor situación financiera.

En el caso puntual de Buenos Aires, las negociaciones paritarias están atadas al desenlace de esa gestión. “Hacemos hincapié en el reclamo salarial, habida cuenta del retraso que arrastramos desde lo no recuperado de 2018 y el desfasaje post-devaluación de 2019, que hace que el salario de bolsillo del ingresante esté hoy en el límite de la línea de pobreza”, plantearon los médicos de la provincia.

Un caso que pinta el mapa del resto del país se dio ayer en Tucumán. El mandatario peronista Juan Manzur estuvo en el lote de los que no lograron evitar el incremento del transporte urbano y ya había pedido el retorno de los subsidios nacionales que podó Mauricio Macri hace más de un año, en pleno salvataje del FMI. Ayer por la mañana, Manzur anunció la postergación de la cláusula gatillo para los estatales en relación con el último tramo del año. En paralelo, congeló los salarios políticos del Ejecutivo por seis meses, tal como habían hecho antes los legisladores provinciales. Justamente, los distritos que se ataron a subas automáticas de haberes para empleados públicos son los que más sufrieron el rojo en sus cuentas. Antes, Santa Fe ya había suspendido ese cálculo, que con la disparada de la inflación a más del doble de los presupuestado generó una salida de recursos que no se compensó con la recaudación, en baja por la crisis.

Tras esos anuncios, Manzur voló en soledad a Buenos Aires, y se reunió con el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro. Luego, tuvo un encuentro con el titular de Educación, Nicolás Trotta.

NacManzur.jpg

“El tono de ambos encuentros fue general, no se hablaron de cuestiones puntuales, la intención es trabajar en conjunto y mantener en la provincia las obras y programas de Nación”, dijeron a Ámbito Financiero desde el norte.

El pedido de fondos para hacer frente a las medidas anticrisis está en agenda de un puñado de mandatarios, que ruegan que respondan a sus pedidos de convocatoria.

En la Casa Rosada esperan a los gobernadores. De hecho, hoy podría ser el turno del pampeano Sergio Ziliotto por la oficina del ministro de Pedro (estaba a confirmar al cierre de esta edición). Los adelantos de coparticipación es el regalo de Reyes que esperan en las provincias, y que podría ser atendido por Nación. Más difícil es el retorno de los subsidios al transporte, cuestión que desde el Gobierno creen saldada por los $60.000 millones adicionales que recibirán las provincias por la adenda al Pacto Fiscal, más una serie de compensaciones que ya había dado el propio Macri cuando recortó esos recursos.

Asimismo, Rodolfo Suarez, gobernador de Mendoza, envío señales para viajar a Buenos Aires. El mandatario radical ya definió suspensión de aumentos a planta política y stop a las subas de tarifas de transporte y de electricidad. Sin embargo, busca apoyo nacional para hacer frente a las medidas. “Estamos esperando el llamado”, dijeron a este medio desde Cuyo. El objetivo es costear al menos parte de los $3.500 millones que demandará el paquete de congelamientos. En oficinas nacionales, en tanto, apuntan a refinanciar préstamos que Nación otorgó a Mendoza.

Las tarifas y la posibilidad de equiparar los aumentos que decretó Alberto Fernández para privados están en el centro de la cuestión. De hecho, se siguen sumando provincias y municipios que definen tarifas. San Juan congeló el transporte urbano pero la ministra de Gobierno Fabiana Aubone pidió “un esfuerzo de Nación hacia las provincias para que poder acompañar la medida”, según consignó el medio local Diario de Cuyo. En ese tono, aclaró que sin los $122 millones que mensualmente aporta la administración de Sergio Uñac el boleto pasaría de $29,6 a $50. Y deslizó que hubiese sido mejor que la Casa Rosada consultata a las provincias antes de pedir que se imitaran medidas.

En la misionera Posadas, el intendente Leonardo Stelatto anunció que congelará el boleto. No así en la rionegrina Viedma, donde ayer los concejales aprobaron una suba de la tarifa. No son pocas las localidades que ven difícil frenar el aumento. Inclusive, desde el sector empresario, el presidente de la cámara Ceap-Acta, José Troilo, indicó “estar de acuerdo con el congelamiento, pero se necesitan compensaciones al menos impositivas”, afirmó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario