Chaco impone cuarentena total y obligatoria ante posible caso autóctono

Ambito Nacional

Las provincias endurecen las medidas propias para frenar la propagación del virus de coronavirus.

Día a día, minuto a minuto. Así vive el país el impacto de la pandemia por coronavirus que en la última semana obligó a modificar drásticamente la cotidianeidad global y trazó un panorama inédito.

Esta noche, el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, confirmó la posible circulación viral en la provincia tras la aparición de un caso de una médica cuyo test dio positivo pese a no haber estado en contacto con ningún enfermo de coronavirus ni de haber viajado a zonas afectadas. Ante ello, se dispuso el aislamiento obligatorio de todos los ciudadanos de la provincia, el cierre total de las fronteras chaqueñas y se ordenó el patrullaje de las ciudades para evitar que se viole la cuarentena. Una tarea que se hará con la cooperación de Gendarmería y Prefectura.

"Tenemos 12 casos; uno de ellos es de probable circulación local. Por eso adoptaremos desde mañana medidas drásticas, propiciando aislamiento domiciliario obligatorio para todos los ciudadanos con cierre total de fronteras y mecanismo de restricción de personas", anunció en conferencia de prensa el mandatario.

"La Policía -agregó- va a instrumentar el operativo para garantizar el sistema de restricción de circulación de personas".

En cuanto al funcionamiento de los distintos servicios durante el tiempo que dure la cuarentena (hasta el 31 de marzo), Capitanich dijo que "se implementarán servicios esenciales de comercio, salud y seguridad". Y volvió a pedir a los ciudadanos "que se recluyan en sus hogares".

Para ello, el gobernador de Chaco anunció que mañana firmará un decreto complementario con más medidas "extremadamente restrictivas" que alcanzarán a eventos de todo tipo.

En las provincias, si bien muchas de las decisiones se fueron adoptando en sintonía con el gobierno nacional, los mandatarios extremaron las acciones para blindar aún más los límites sanitarios y sociales para evitar la propagación del virus. Esas determinaciones, por caso, llevaron en las últimas horas a mandatarios como Rodolfo Suarez de Mendoza, Gustavo Melella de Tierra del Fuego, Omar Perotti de Santa Fe, Gustavo Arcioni de Chubut y Gustavo Valdés de Corrientes, entre otros, a encarar un cierre total de los perímetros fronterizos propios, impidiendo no sólo la llegada de extranjeros sino forzando cuarentenas obligatorias para cualquier ciudadano argentino que pise la zona.

“Toda persona que llegue a la provincia por cualquier vía y frontera nacional o internacional, a partir del miércoles 18 de marzo, deberá realizar los 14 días de aislamiento de forma obligatoria”, anunció a través de su cuenta de Twitter el gobernador de Mendoza, y aclaró que la restricción alcanza a todos aquellos que “sean extranjeros, nacionales argentinos o residentes en la provincia”. “Tienen la obligación de aislarse”, insistió.

Pero el protocolo mendocino va, incluso, más allá: “Luego de gestiones realizadas ante los organismos competentes, a partir de este momento rige el cierre absoluto de la frontera con el vecino país de Chile. La medida afecta a los pasos fronterizos Los Horcones y Pehuenche”, agregó Suarez.

En Misiones, en el marco de la emergencia sanitaria, el mandatario del Frente Renovador, Oscar Herrera Ahuad, suspendió el servicio de transporte interurbano desde este jueves a la medianoche.

Tierra del Fuego, en tanto, atravesó ayer su primera jornada de cuarentena general, con un moderado acatamiento a las restricciones impuestas vía decreto por el gobernador Melella. Pese a la cancelación de actividades públicas y privadas, y a la prohibición de salir de sus domicilios que abarca a la mayoría de los pobladores, los isleños se resisten a sumergirse en un encierro total, en principio hasta el 31 de marzo.

En otras provincias, como Córdoba y Santa Fe, los gobiernos decidieron no radicalizar las medidas de aislamiento de sus pobladores, pero sí reclaman en cambio que en la medida de lo posible se queden en sus domicilios.

Un trazo común en la mayoría de los distritos es la presencia de efectivos policiales recorriendo las ciudades, en primera instancia cumpliendo una función disuasiva, exhortando a los caminantes a retornar al aislamiento. Tales los casos del municipio bonaerense de Tigre, o la ciudad fueguina de Ushuaia. En la capital riojana, en cambio, la administración local puso en marcha un drástico operativo para mantener a resguardo a los habitantes, con patrullajes continuos: “Regresen a sus hogares, vayan a sus casas, en caso contrario serán conducidos a la comisaría donde se les imputará delito contra la salud pública”, advierten por altoparlante los policías afectados al operativo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario