DNU: provincias, entre ajustes light y reacción dispar en las de "alarma"

Ambito Nacional

Santa Fe, en sintonía con la Casa Rosada para los departamentos en zona roja: Rosario y San Lorenzo. Kicillof, con más rigor que Nación. Suarez, en rebeldía. Resto acató medidas, sin grandes cambios.

El decreto de Alberto Fernández con las restricciones para todo el país tuvo rebotes provinciales durante el fin de semana. Mientras que en los distritos ubicados en las zonas de riesgo alto y medio se adecuaron a la norma nacional que incluía prohibiciones light, para las localidades de alarma sanitaria la respuesta fue dispar: los gobernadores oficialistas Axel Kicillof y Omar Perotti (Buenos Aires y Santa Fe) se alinearon a la Casa Rosada, en tanto que los opositores Rodolfo Suarez y Horacio Rodríguez Larreta (Mendoza y CABA) se desmarcaron para mostrar autonomía (o rebeldía).

Si bien en esas provincias estaban atentos a la reunión conjunta de la cartera educativa que coordinó el ministro Nicolás Trotta, Suarez anunció el sábado en su discurso de apertura de sesiones ordinarias que seguiría el ejemplo porteño: es decir, pese a que el DNU parece obligarlo a suspender las clases presenciales en seis localidades del Gran Mendoza (Capital, Godoy Cruz, Guaymallén, Las Heras, Luján de Cuyo y Maipú), el mandatario radical eludirá el texto firmado por Alberto Fernández y mantendrá la concurrencia a las aulas. Aunque, a diferencia de Rodríguez Larreta dos semanas atrás, Suarez no planeaba realizar ninguna presentación en la Justicia.

En el gobierno mendocino confirmaron ayer a Ámbito que “está determinado que el lunes (por hoy) habrá clases”, aunque trabajaban anoche en anuncios oficiales con restricciones fuertes en lo social. Inclusive, daban por hecho el retorno de una medida de 2020, como fue la salida para realizar actividades con días determinados según el número de terminación del DNI. El foco de las prohibiciones apuntaba a las reuniones sociales y a limitar la actividad deportiva y recreativa.

En Santa Fe, en tanto, la administración de Omar Perotti trabajaba al cierre de esta edición en un decreto acorde a la letra del DNU nacional para los dos departamentos incluidos en alarma sanitaria: Rosario y San Lorenzo. En ese caso, también se acataría el dictado de clases con modalidad exclusiva virtual. En el resto de la provincia el gobernador determinaba la continuidad de la presencia de los alumnos en el aula.

Funcionarios del gabinete de Perotti confirmaron a este medio que para ambos departamentos las medidas serán idénticas a las que el decreto establece para los departamentos en alarma epidemiológica.

También el gobernador bonaerense Kicillof había determinado antes la adhesión al decreto de Alberto Fernández, incluso con más rigor. A las restricciones del DNU sumó la atención de comercios al aire libre y multas por incumplimiento de hasta los $4 millones. Intendentes de localidades fuera de AMBA, como Mar del Plata y Bahía Blanca, negociaban salir de la zona roja (ver aparte).

Light

En el resto del país, fuera de la zona de alarma, el decreto no obligaba a mayores prohibiciones, con lo cual los mandatarios se acoplaron sin necesidad de hacer nuevos cierres de actividades.

Entre los distritos que tomaron más medidas que las que exigió Nación está Formosa, donde Gildo Insfrán decidió que la capital y Clorinda volvieran a Fase 1 hasta el 15 de mayo. También Entre Ríos, con la suspensión de la presencialidad en escuelas de Paraná, Concordia, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú, Colón y San José hasta el viernes. Catamarca extendió una semana más las restricciones que iban en sintonía con las aplicadas al AMBA, aunque liberó la presencialidad: un tercio de los alumnos volverán desde hoy a las aulas tras la suspensión de las últimas dos semanas. Por su parte, en La Rioja, Ricardo Quintela no había definido un avance a mayor flexibilización que incluyera también la vuelta de las clases presenciales.

Córdoba y Santa Cruz le pusieron tono local a las medidas. La gestión de Juan Schiaretti definió junto a intendentes un esquema propio: circulación sólo de personas para actividades esenciales entre las 23 y las 6, de lunes a viernes y de 0 a 6 los sábados, domingos y feriados; actividades comerciales no esenciales, los centros comerciales y galerías deberán funcionar entre las 9 y las 21.

Por su parte, Alicia Kirchner elaboró su propio semáforo epidemiológico, donde incluyó a Puerto Santa Cruz en estado de “alarma sanitaria”, pese a no estar en esa franja en el DNU nacional. Y en las ciudades de más de cien mil habitantes se limita la circulación solo para actividades esenciales, como compras en supermercados, en días establecidos de acuerdo a la terminación del DNI. Las clases presenciales nunca comenzaron en las principales ciudades.

También en Chaco Jorge Capitanich mantiene las restricciones anunciadas hace dos semanas, con un mix de acuerdo a cada localidad, y también resalta el anuncio con medidas conjuntas de los gobernadores de Río Negro y Neuquén, Arabela Carreras y Omar Gutiérrez, en líneas con las prohibiciones light ordenadas por la Casa Rosada.

Dejá tu comentario