Preocupa que se repitan voto en blanco y ausentismo de elecciones recientes

Ambito Nacional

También en Corrientes, Jujuy y Misiones hubo un fuerte crecimiento en ambos rubros. Desencanto, situación epidemiológica y la no identificación.

En las elecciones generales de 2019 se registraron 434.379 votos en blanco (1.58%). Esa cantidad de personas que eligió poner el sobre vacío fue la más baja desde el 2003. Con ese antecedente directo, el país enfrentará este domingo una votación nacional que, a juzgar por los cuatro comicios que se llevaron a cabo en este año, volverá a elevar la vara de un voto que suele demostrar apatía y bronca.

Se trata de dos palabras que se cruzan de manera sistemática en las recorridas que vienen realizando los diferentes candidatos a lo largo del país y que expone una falta de confianza en los dos frentes que polarizan la elección.

“En esta elección vamos a ver de manera muy violenta que la gente está podrida de los políticos”, sostuvo en las últimas horas el ministro de Seguridad de Chubut y precandidato a senador nacional por el provincialismo, Federico Massoni.

Desde la oposición local, Manuel Pagliaroni sigue la misma teoría basada. “Hay elementos que tienen a la gente muy apática con la política. Mucha pelea entorno a la pandemia, la foto de Olivos o las vacunas”, le dice a Ámbito el diputado radical Manuel Pagliaroni. Y agrega: “Es un voto que no capitaliza nadie. Tenemos la carga del gobierno de Macri y evita que ese voto de enojo se concentre en nosotros”.

Desánimo

En la misma línea también se pronunció el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay. “Hoy la palabra que resume la situación del país es desánimo, agravada por la pandemia. Hay una apatía muy grande. No obstante, la política es la forma de cambiar la realidad, no alcanza con debatir en una mesa de café. Hay alternativas, desde la extrema derecha a la izquierda más fuerte, todos están representados”, sostuvo el referente del PRO.

Lo cierto es que para muestra basta un botón. Y los comicios que se llevaron a cabo en este año así lo demuestran. Los cuatro exhiben un crecimiento del voto en blanco que, en algunos casos, representa hasta cinco veces en la comparativa con las misma elecciones de 2017. Este es el caso de Corrientes, el voto en blanco pasó de 0.7 a 3.6. Un aumento considerable.

Donde también se evidenció una suba de valor fue en la votación de Salta capital, donde pasó de 7.54 a 12.08 por ciento en la categoría para senador provincial de 2017 a 2021. Lo que llevó al voto en blanco a convertirse en la tercera fuerza a nivel local, detrás de Unidos por Salta y Juntos por el Cambio y por encima de Gana Salta, el Frente de Todos y la UCR, entre otros.

Los otros casos son más leves, pero no por eso menos importantes. Sobre todo por la fuerza que representaron a nivel local. En Misiones la suba fue del 8.6 al 8.8. Y se ubicó en el cuarto puesto. En Jujuy, en cambio, fue del 6 por ciento, un 20 por ciento más que en 2019.

Participación esquiva

El sufragio en blanco representa dentro de la categoría de válidos la única opción de rechazo. El resto de las formas (nulo, recurrido o impugnado) se toman como inválidos y no son tomados en cuenta a la hora de tomar los porcentajes de cada espacio. Sin embrago, otra de las formas que está creciendo es la no participación.

Sucede que producto de la pandemia y la apatía antes mencionada, la participación general podría bajar su piso habitual. Y, otra vez, la evidencia está en aquellas provincias que ya debieron pasar por una votación con esta situación epidemiológica de fondo.

En Misiones, el porcentaje de participación cayó 19 puntos en la comparativa con 2019 y 2017. El 2 de junio pasado solo fueron a votar 6 de 10 misioneros.

En Jujuy el escenario fue diferente pero no por eso menor. La caída en la asistencia fue del 8 por ciento con respecto a 2019 y de 10 con 2017. Siete de diez jujeños expresaron su voto en las elecciones provinciales del pasado 27 de junio.

Tres semanas después, Salta fue a las urnas. Solo el 60.21% fue a elegir sus candidatos. Y, como se dijo más arriba, el 12 por ciento de ese total votó en blanco. Lo que deja en evidencia la situación local. La comparativa es de 11 por ciento menos participación que en 2019.

Para cerrar queda la última elección realizada en Corrientes. El gobernador Gustavo Valdés consiguió la reelección con un 76 por ciento de los votos, pero solo se acercó a sufragar el 66 por ciento del electorado: 11 puntos por debajo de las elecciones nacional de 2019.

Dejá tu comentario