Gremios docentes rechazaron suba y se complica discusión

Ambito Nacional

Los cinco principales gremios docentes nacionales rechazaron anoche la propuesta de aumento salarial ofrecida por el ministro de Educación, Alberto Sileoni, que contemplaba elevar el sueldo inicial a $ 1.780.

La negativa de los sindicatos fue el saldo de una tensa reunión de la Comisión Técnica -la segunda en menos de 24 horas- que se desarrolló en el Palacio Pizurno y que sirve de preparatoria para la paritaria nacional que se llevará a cabo en el Ministerio de Trabajo.

En ese contexto, los dirigentes insistieron ayer en su reclamo de $ 1.900, cifra que en rigor se alcanzaría hacia agosto ya que para comenzar las clases los maestros aceptan que se desdoble el aumento en dos. Es decir, $ 1.800 en marzo y $ 1.900 cinco meses después. En diálogo con este diario, Claudio Peñalba, secretario general de la Unión Docentes Argentinos, dijo que confían en que el Gobierno «vuelva a convocarlos» con una contrapropuesta que permita destrabar la discusión salarial en todas las provincias. De hecho, la mayor parte de los gobernadores espera que se defina a nivel nacional una cifra para poder avanzar en un acuerdo con los gremios locales.

Sin embargo, Sileoni volvió a transmitirles que ese número es «inalcanzable» tanto para el Gobierno nacional como para las provincias. Hace quince días, en lo que fue la primera reunión de la Comisión Técnica, el ministro consideró como un «disparate» el planteo de aumento que llevaron los referentes sindicales. Ayer, luego de que el miércoles anterior pareció vislumbrarse un fluido canal de diálogo entre las partes, la negociación volvió a un punto muerto.

«Nosotros no somos camioneros, por eso nos cuesta tanto conseguir un aumento digno», compararon los gremialistas en relación con la facilidad que tendría el gremio de Hugo Moyano para lograr recomposiciones salariales frente al Gobierno nacional.

Según relataron al término de la reunión, el titular de la cartera de Educación también les dijo a sus interlocutores que no había una «decisión política» que pudiera destrabar el aumento reclamado.

Sin embargo, los sindicalistas se aferran a la buena voluntad del funcionario para seguir negociando: «Tenemos que ser optimistas, si no vamos a ser un país de burros», reconocieron con cierta sensatez.

Así las cosas, las autoridades nacionales se comprometieron a revisar los números y a analizar una nueva propuesta, luego de lo cual se volverá a convocar a los gremios. Esa reunión aún no tiene fecha.

Días atrás el ministro Sileoni se había esperanzado en alcanzar un acuerdo en la paritaria nacional antes del 15 de febrero, teniendo en cuenta que el calendario escolar arranca el 1 de marzo.

Dejá tu comentario