Delta: Corte ordena crear comité de emergencia para frenar los incendios

Ambito Nacional

El máximo tribunal hizo lugar a un amparo presentado por una asociación civil contra el Estado nacional y los gobiernos de tres provincias.

Los dramáticos incendios en la zona del Delta del Paraná, que ya consumieron cerca de 90 mil hectáreas, motivaron la intervención de la Corte Suprema de Justicia que ordenó constituir un comité de emergencia ambiental para controlar y detener la quema de pastizales que afecta a Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires.

La decisión del máximo tribunal responde a un amparo colectivo ambiental, promovida por una asociación civil contra el Estado nacional y los gobiernos provinciales y municipales de las zonas alcanzadas por los incendios que se vienen produciendo en el cordón de islas que están frente a la costa de la ciudad de Rosario.

En las últimas horas, en tanto, través de la Fiscalía de Estado, el Gobierno de Santa Fe presentó un escrito ante la Corte para que acumule “las diferentes causas” abiertas por la quema de pastizales, “a los efectos de lograr, en el menor tiempo posible, una solución definitiva al litigio”.

Mediante un escrito presentado por el fiscal de Estado, Rubén Weder, la provincia consideró oportuno recurrir al artículo 32 de la Ley 25.675 de Medio Ambiente, que indica que “la competencia judicial ambiental será la que corresponda a las reglas ordinarias de la competencia”.

De esta forma, la provincia solicitó que la Corte Suprema “acumule las diferentes causas, citando a todas las partes involucradas en el conflicto, a los efectos de lograr, en el menor tiempo posible, la solución definitiva al litigio que nos atañe”.

Weder indicó en el escrito que todas las causas “cuentan con un denominador común: su objeto, ya que todas tienden a preservar el medio ambiente, el cual está afectado seriamente por los incendios que se están produciendo en las zonas de islas”.

Ahora, con voto unánime, el máximo tribunal dispuso además que la provincia de Buenos Aires, en el plazo de 15 días corridos, presente al Tribunal un informe sobre el cumplimiento de la medida ordenada, la constitución del Comité de Emergencia Ambiental y las acciones efectuadas.

La Corte consideró que existen suficientes elementos para tener por acreditado que los referidos incendios, si bien constituyen una práctica antigua, han adquirido una dimensión que afecta a todo el ecosistema y la salud de la población. Señaló además que no se trata en el caso del juzgamiento de una quema aislada de pastizales, sino del efecto acumulativo de numerosos incendios que se han expandido por la región, poniendo en riesgo al ambiente. Especialistas en medio ambiente ya han advertido que la situación se traduce en una “verdadera tragedia” para la flora y fauna de las islas, y debido a la acción del fuego algunas áreas “tardarán años en recuperarse”.

El fin de semana, unos 5000 santafesinos marcharon desde Rosario hasta la localidad entrerriana de Victoria a través del puente que une ambas ciudades, para protestar contra las quemas en las islas y en reclamo de una “urgente” Ley de Humedales.

“Queremos una Ley de Humedales, es una deuda de años y muy importante, pero no una ley que quede bien con dios y con el diablo”, dijo el integrante de la Multisectorial por la Ley de Humedales, Ivo Peruggino.

En tanto, personal policial, de Bomberos Voluntarios de diferentes ciudades y del Plan Nacional de Manejo del Fuego continuaban ayer con los trabajos para apagar los incendios. Las tareas se centraban a unos 14 kilómetros de Victoria, combatiendo principalmente los nuevos focos ígneos generados en la zona sur de las islas, cercano al arroyo Paranacito.

En su fallo de ayer, la Corte recordó que en 2008 el Estado Nacional y las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe se habían comprometido formalmente a la elaboración de un “Plan Integral Estratégico para la Conservación y Aprovechamiento Sostenible en el Delta del Paraná”, entre cuyos objetivos se previó la necesidad de encontrar soluciones viables y efectivas a la problemática vinculada a los incendios que afectaron diferentes zonas del Delta del Paraná, así como la promoción de procesos tendientes al logro de una armonización normativa al servicio de la conservación y desarrollo sostenible de ese territorio. Sin embargo, puntualizó que en las actuales circunstancias resulta evidente que estas medidas no han logrado una solución perdurable en la zona.

En suma, el máximo tribunal entendió que resulta con suficiente evidencia, aun en esta instancia cautelar del proceso, que hay una afectación severa de un recurso ambiental o ecológico de naturaleza interjurisdiccional; que hay efectiva degradación ambiental o afectación del Delta del Río Paraná, que compromete seriamente su funcionamiento y sustentabilidad; que su conservación es prioritaria, no sólo en interés de las generaciones presentes, sino también en defensa de las generaciones futuras; y que como consecuencia de estos incendios, hay afectación en la calidad del aire.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario