Inflación: Kicillof reforzó suba salarial para asegurar piso de 60%

Ambito Nacional

“Nuestro modelo económico es crecer distribuyendo”, aseguró el gobernador, en medio de las críticas disparadas desde el kirchnerismo nacional contra la gestión de Martín Guzmán.

Tras activar el “monitoreo” pedido por todo el arco sindical ante la trepada inflacionaria, el gobernador Axel Kicillof anunció ayer a los gremios bonaerenses un incremento salarial adicional del 10% en mayo y un nuevo aumento en diciembre, para alcanzar así “un piso de mejora del 60% durante este año”.

“Asumimos desde el primer día la tarea de recuperar los salarios de los y las trabajadoras de la administración pública, después de cuatro años de deterioro”, dijo, tras el encuentro en la Casa de Gobierno con secretarios generales de 15 gremios estatales, docentes, judiciales y de trabajadores de la salud.

“Nuestro modelo económico es crecer distribuyendo; si no hay justicia social o equidad, esa plata termina en paraísos fiscales”, afirmó además, en medio de las críticas disparadas desde el kirchnerismo nacional contra el rumbo económico delineado por el ministro Martín Guzmán.

Desde despachos locales destacaron que, “a partir de la aceleración imprevista de la inflación y su impacto en el poder adquisitivo”, el Ejecutivo decidió sumar un aumento del 10% en mayo, que se agrega a la suba hecha efectiva en marzo y a las previstas para julio y septiembre, a lo que se adicionará un nuevo tramo en diciembre, para asegurar un el piso de aumento del 60%.

Pero además -remarcaron- se mantiene vigente la cláusula de monitoreo, que fija una revisión en el último trimestre del año.

El aún caliente acuerdo paritario docente se firmó en febrero y contemplaba un aumento del 41,8% en 3 tramos, mientras que el de los estatales y judiciales se cerró un mes después, del orden del 40%. En aquel entonces se consensuó incluir cláusulas de reapertura y de seguimiento.

Pero luego la escalada de la inflación -en marzo tocó el 6,7%- aceleró todos los tiempos y los planteos gremiales se hicieron oír, en un fenómeno que se repite con gobernadores del resto del país, que también comenzaron a destrabar los primeros y forzados retoque salariales.

Con este telón de fondo, ayer Kicillof señaló que “el objetivo es mejorar los salarios para que no pierdan contra una inflación en la que impacta la crisis energética y la incertidumbre internacional”. El porcentaje de aumento coincide con el acordado días atrás por el gremio bancario, y que recibió un guiño de aprobación público de la vicepresidenta Cristina de Kirchner, en medio de las fuertes tensiones que signan al Frente de Todos nacional.

De la reunión de ayer participaron el jefe de Gabinete, Martín Insaurralde; la ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec; y su par de Hacienda y Finanzas, Pablo López. Ruiz Malec resaltó la decisión de agregar “10 puntos porcentuales a todas las etapas de los acuerdos ya concertados”.

Desde la vereda gremial destacaron la medida. “Valoramos el anuncio, que muestra la voluntad política del Gobierno de seguir alineando el salario con la inflación”, dijo Oscar de Isasi (ATE). “Vamos a alcanzar una mejora del 60% para los y las trabajadoras, manteniendo la cláusula para que todos los salarios estén por encima de la inflación, lo que demuestra que contamos con un Gobierno que valora y respeta a los trabajadores”, afirmó Roberto Baradel (Suteba).

Temas

Dejá tu comentario