Mar del Plata y Bahía Blanca se despegan

Ambito Nacional

Tanto en Mar del Plata como en Bahía Blanca, los intendentes Guillermo Montenegro y Héctor Gay, respectivamente, preveían que, con el nuevo DNU nacional, sus municipios podrían quedar enmarcados dentro del grupo de mayor riesgo epidemiológico. Y, tal como adelantó este medio la semana pasada, ambos distritos gobernados por Juntos por el Cambio comenzaron a mover los hilos con el fin de poder negociar una Fase 2 intermedia en caso de que la Provincia tome la decisión de modificar su status actual.

Con el decreto nacional dado a conocer el viernes por el presidente Alberto Fernández, los distritos de la quinta y sexta sección electoral quedaron ubicados en la zona más caliente por una serie de parámetros epidemiológicos que, sobre todo desde La Feliz, consideran que no les corresponden.

“Mar del Plata creció mucho en los últimos años. Y hoy tenemos una población que claramente supera las 800 mil personas. Si se toma en cuenta esto, estamos afuera de dos parámetros claves. Esperamos que la Provincia tenga en cuenta esto a la hora de adaptar la medida”, le aseguró a este diario un funcionario local.

De acuerdo a los parámetros dados a conocer por la Nación se plantea que “los grandes aglomerados urbanos, departamentos o partidos de más de 300.000 habitantes, serán considerados en situación de alarma epidemiológica y sanitaria cuando la incidencia definida como el número de casos confirmados acumulados de los últimos 14 días por 100.000 habitantes sea igual o superior a 500 y el porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva sea mayor al 80%”.

En el Ejecutivo marplatense aseguran que el parámetro de 500 positivos cada 100 mil habitantes es inferior si se toma en cuenta la población real y no los 650 mil que datan del último censo de 2010. Mientras que la ocupación de camas de terapia intensiva no alcanza el 70 por ciento. Con estos números, y según pudo constatar este medio, Montenegro se puso en contacto con la ministra de Salud nacional, Carla Vizzotti, para que se revea la situación local. Sin embargo, quien tiene la última palabra al respecto es el Ejecutivo bonaerense.

Ayer al mediodía Mar del Plata fue confirmado en Fase 3 y seguirá con su actividad habitual por el momento, sin embargo, en Bahía Blanca ya pasada la tarde aún no tenían confirmación sobre la mayor urgencia en la toma de decisiones: la presencialidad escolar. Es que bajo esta nueva modalidad, la ciudad pasará al sistema de enseñanza virtual hasta el 21 de mayo. Pero no sólo eso, con la confirmación de parte de la Provincia, el distrito se sumará a otras 46 localidades que integran la Fase 2 y también sufrirá modificaciones en la circulación diaria y el horario de cierre de locales. Lo que ya anticipa provocará un nuevo frente de batalla para los gastronómicos, quienes nunca lograron acoplarse del todo a las medidas. “Tomando como parámetro los 14 días anteriores al viernes, estamos dentro de ese esquema. El tema es que mejoramos la última semana y si se contaran solo los últimos siete días, estaríamos afuera”, aseguró en diálogo con Ámbito, el intendente de Bahía, Héctor Gay. Y agregó que hasta ese momento “todavía no está claro que sucederá con las clases. Creemos que no va a haber clases, pero aún no recibimos la comunicación de Provincia”.

Dejá tu comentario