Con Mendoza, más provincias piden la reducción de aportes patronales que Nación otorgó al Norte Grande

Ambito Nacional

Gobernadores temen que se trasladen empresas a zonas con ventajas impositivas para contratar personal. También CAME solicitó que se contemple al comercio en programa de promoción de empleo.

La rebaja de aportes patronales para generar empleo privado en las diez provincias del Norte Grande generó repercusiones en otros distritos, que ahora piden que se generalice el régimen que anunció Alberto Fernández la semana pasada en Catamarca para el NOA y el NEA.

A las quejas de San Juan (que luego recibió un aporte de la Casa Rosada para compensar el reclamo), se sumó el malestar de otras provincias. El más notorio fue el de Mendoza, desde donde se envió una carta al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, para que también se incluya al distrito gobernador por Rodolfo Suarez en el programa de creación de puestos de trabajo. Otros mandatarios musitan inquietudes por lo bajo, mientras que desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) solicitaron que el beneficio se extienda al comercio y no se limite solo a la industria y el agro.

Ayer, el Gobierno nacional formalizó a través del decreto 191/2021 publicado en el Boletín Oficial el anuncio que el Presidente había realizado en la última cumbre del Norte Grande. A partir del 1 de abril, habrá reducción de aportes patronales de hasta 80% durante un período de tres años por las nuevas relacionales laborales que se inicien durante los primeros 12 meses. En particular, incluye la reducción de 70% de las contribuciones patronales de nuevas contrataciones a trabajadores varones el primer año, 45% el segundo año y 20% de reducción el tercer año. En el caso de mujeres, travesti, transexual o transgénero, la reducción es de 80% el primer año, 55% el segundo año y 30% el tercer año.

Pero siempre habrá una provincia vecina. Con lo cual, empresas que operan en una frontera provincial se verán siempre tentadas de trasladarse hacia el lado que cuenta con beneficios fiscales. “Por supuesto que genera malestar la medida. No entendemos el porqué de la diferencia por zona geográfica”, explicó a Ámbito un ministro de una provincia no beneficiada. “Desalienta la inversión en la provincia y promueve el traslado a otras cercanas”, agregó el funcionario.

El primero en alzar la voz fue, terminada la cumbre de Catamarca, el ministro de Producción de San Juan, Andrés Díaz Cano: “Es una buena medida, pero también tendría que haber estado incluida San Juan. Es un pedido que hicimos hace mucho tiempo”, señaló a Diario de Cuyo. El eco llegó a Buenos Aires: El mandatario Sergio Uñac firmó un acuerdo Kulfas que le permitirá recibir fondos para fomentar la creación de cuatro mil puestos de trabajo. El programa se financiará con Aportes No Reembolsables (ANR) que el Ministerio de Desarrollo Productivo ejecutará a través del FONDEP (Fondo de Desarrollo Productivo) para la reducción de aportes patronales.

Es que San Juan limita con La Rioja, que sí está comprendida en el Norte Grande. Pero San Juan también limita con Mendoza, en un efecto dominó que podría terminar en Tierra del Fuego (en los hechos, ya aparecieron réplicas desde la Patagonia). Para colmo, los mendocinos tiene un antecedente: la vieja Ley de Promoción Industrial que benefició a todo Cuyo menos a Mendoza, y que derivó en un juicio, y posterior arreglo extrajudicial en 2006, cuando Néstor Kirchner firmó con Julio Cobos la financiación de la represa de Portezuelo del Viento por los perjuicios ocasionados. Una obra que demandará más de u$s1.000 millones y que está trabada ahora por la posición de La Pampa, que pide más estudios de impacto ambiental.

Por eso, la administración del radical Suarez envió una carta a Kulfas en la cual reclamó “la incorporación de Mendoza en los beneficios del programa anunciado, para evitar asimetrías y distorsiones en la región”. “Incluir distorsiones entre provincias vecinas con incentivos fiscales a la toma de nuevo personal se vuelve sumamente peligroso, inclusive más que con la vieja promoción industrial de segunda mitad del Siglo XX, que tanto daño causó en Mendoza”, dice la misiva firmada por Enrique Vaquié, ministro de Economía y Energía, a la que accedió este medio. Según los datos de esa cartera, entre 1973 y 2011 el empleo industrial en Mendoza creció 14% contra un 278% de las otras cuatro provincias alcanzadas por la promoción (San Juan, San Luis, La Rioja y Catamarca).

El argumento de la carta de Vaquié a Kulfas no es tanto las ventajas que lograron los norteños, sino que el beneficio se hiciera extensivo a San Juan. “Este nivel de subsidios tan altos (…) podría llegar a incentivar a muchas empresas que operan en Mendoza a plantear al gobierno local iguales beneficios que en San Juan, o bien desmontar parte de sus operaciones en la provincia para trasladar a la vecina”.

Desde el sur, en tanto, el secratario del Sindicato Empleados de Comercio, el chubutense Alfredo Béliz, mencionó que las ventajas impositivas deberían aplicarse a La Patagonia, por “el elevado costo de vida, las inclemencias climáticas, el valor excesivo del traslado de la mercadería”. También el secretario gremial de CAME, Alfredo González, pidió que en el Norte Grande la medida se replique para el sector comercial, que hoy está excluido.

Dejá tu comentario