Paliativo a la crisis del petróleo: reactivan yacimientos neuquinos

Ambito Nacional

El retorno será con protocolos especiales para prevenir contagios. Temor por empleo en el sector por menor demanda interna de combustibles.

En medio de la crisis que atraviesa al sector hidrocarburífero, con empresas que están recortando producción por la caída del mercado interno, Neuquén comenzará a reactivar yacimientos, con protocolos especiales para prevenir contagios de coronavirus.

El sindicato de petroleros privados a cargo de Guillermo Pereyra confirmó que el retorno a la actividad se realizará “lentamente”, mientras avanza en negociaciones con las empresas para evitar despidos y el pago de sumas no remunerativas a los empleados del sector que no están trabajando a causa de la paralización que provocó el Covid-19.

El contexto suma el pedido de las provincias para reestablecer el barril criollo. Es decir, un precio sostén a la actividad para hacer frente al desplome de los valores internacionales, mientras se espera los efectos del acuerdo que alcanzaron los países exportadores de crudo, que podría mejorar las perspectivas.

Además, se conoció la semana pasada que las petroleras, con YPF a la cabeza, planean recortar la producción en Vaca Muerta, ante el menor consumo de naftas que llevó a que las refinerías estén con sus depósitos llenos y, por lo tanto, no comprarán crudo para reabastecerse.

Por eso, el retorno moderado de la actividad es un paliativo para el sector, mientras el gobierno neuquino de Omar Gutiérrez (Movimiento Popular Neuquino -MPN-) prepara un protocolo con las excepciones en la provincia de las actividades que se irán liberando.

El titular del gremio de petroleros dijo en declaraciones consignadas por el medio regional Río Negro que la “reactivación de la actividad será muy lenta” ya que todavía “no hay señales a nivel mundial”. El retorno de los petroleros en Vaca Muerta se realizará en turnos de 14 días y con precauciones en relación a la pandemia, como evitar concentración de trabajadores en los comedores o dos personas por habitación como máximo en los turnos rotativos en el campo.

La menor circulación de automóviles y la baja demanda de combustibles de las empresas aeronáuticas le dará un nuevo golpe a la producción. Como indicaron a este medio desde una petrolera, “se va a detener la producción, es algo que inevitablemente va a pasar aunque no sabemos exactamente cuándo”. “Hay que mirar la cadena para atrás, se cayó el consumo de combustibles, las refinerías no demandan crudo y no se sabe dónde guardarlo. El paso siguiente es cortar producción”, agregaron.

En ese sentido, desde el gremio siguen en diálogo con las compañías para evitar despidos. Pereyra mencionó en ese sentido que el temor por la pérdida de puestos de trabajo es mayor en el sector de las pymes que aporta un 60% de los trabajadores en los yacimientos y “no tienen espalda para aguantar siquiera un mes”.

El exsenador nacional por el MPN añadió: “Tenemos 20.000 compañeros en la casa. Estamos hablando con las empresas. Hemos tenido una reunión virtual con la cámara empresaria buscando la forma para que el compañero no pierda su trabajo. Que reciba algo, una parte de ese salario en forma no remunerativa, y por supuesto que el sindicato garantice las prestaciones médicas, farmacéuticas, tal cual lo venían haciendo hasta ahora y sin recibir ningún aporte”.

El objetivo es eludir el Proceso Preventivo de Crisis que presentaron las firmas de servicios agrupadas en la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE), que no contó con aval de los gremios.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario