Presupuesto 2012, al ritmo de tensiones en la Legislatura

Ambito Nacional

Buenos Aires - La barajada sanción mañana del proyecto de Presupuesto provincial 2012 quedó supeditada a un mix de tensiones, que incluye el tironeo entre el kirchnerismo puro y sciolismo por el control del Parlamento, la presión que ejercen legisladores peronistas que quedarán huérfanos de bancas en diciembre y reclamos opositores por el reparto de un fondo de $ 200 millones para municipios.

El optimismo reinante en las filas del oficialismo -daban por sentada la conversión mañana en ley del plan de gastos del reelecto Daniel Scioli- mutó en las últimas horas a incertidumbre, a partir de la inesperada presión ejercida por esos frentes.

Uno de esos focos se da de la mano de la pretensión de la Casa Rosada de definir la conducción de la Cámara de Diputados, hoy en manos de Horacio González. La aspiración K y del PJ territorial apunta a una continuidad de González en el cargo, mientras que el sciolismo apostaba a la unción del actual ministro de la Producción, Martín Ferré.

En ambas veredas se da por hecho que la segunda autoridad de la Cámara será el dirigente de La Cámpora, José Ottavis.

La relación de fuerzas es desigual para el sciolismo: en paralelo, el Senado será conducido desde diciembre por otro kirchnerista, el vicegobernador electo Gabriel Mariotto.

Ayer Mariotto se reunió con el actual presidente provisional del Senado bonaerense, Federico Scarabino, y con el jefe de Gabinete de Scioli, Alberto Pérez, para pulir la transición. En un intento de poner paños fríos, tras el encuentro Mariotto aseguró que las autoridades legislativas «se van a resolver por consenso».

El otro eje de tensión -que también amenaza con dejar sin un apoyo que se daba por descontado al plan de gastos bonaerense para el año entrante- se da a partir de la discusión sobre cómo se repartirá un fondo de $ 200 millones para municipios.

El Gobierno aceptó incorporar ese fondo al texto por pedido de la UCR y el GEN (fue, en rigor, una tradicional prenda de negociación). Pero ayer el debate estaba dado por si los recursos serán distribuidos en función del Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (que beneficia a los intendentes del conurbano, de estirpe peronista) o, como pretenden los radicales, con los criterios que impone la coparticipación.

A ese concierto se sumó -remarcaron fuentes parlamentarias- el pataleo de algunos legisladores que deberán dejar la banca en diciembre y no los espera aún ninguna propuesta de continuidad política que los satisfaga.

Dejá tu comentario