Provincia: febril debate por ley impositiva que pide Kicillof

Ambito Nacional

El oficialismo y la oposición negociaban contra reloj una serie de modificaciones para incluir en el proyecto. Subas en Inmobiliario Urbano y Rural y en Ingresos Brutos, principales cuestionamientos.

La Legislatura bonaerense postergó inicialmente para hoy (podría pasar al lunes) el debate del proyecto de ley impositiva que envió el Gobierno de Axel Kicillof esta semana, con aumentos promedio del 50% en el Inmobiliario Urbano y Rural, aunque en algunos casos las subas en ese rubro serán del 75% de acuerdo con el esquema de progresividad que fija la iniciativa, con exenciones para pequeños productores y descuentos de 20% por pago anual.

La dilación del tratamiento fue la conclusión de una jornada marcada por las negociaciones entre el oficialismo y la oposición en pos de morigerar algunos puntos del proyecto, especialmente el referido a la modificación del tributo que pagan las superficies rurales y a los cambios en Ingresos Brutos que se impondrán a rubros como medicamentos, entre otros.

La oposición -referenciada en Juntos por el Cambio- impuso la mayoría en el Senado y propuso un cuarto intermedio de doce horas que abrió paso a las conversaciones que finalizaron cerca de las 20 tras un encuentro del ministro de Hacienda, Pablo López, con legisladores de todos los sectores en el que se pidió, entro otros ítems, poner un tope máximo de 55% en los aumentos del Inmobiliario.

Más tarde, el propio Kicillof se puso al frente de otra reunión clave; en este caso con intendentes peronistas que llegaron a ese convite sorprendidos por la pretensión del Gobierno de quedarse con el 20% de las patentes de automotores municipalizados del año 2009.

“Si afecta a nuestros votantes, no la vamos a acompañar”. Las palabras pertenecen a un senador de gran llegada a María Eugenia Vidal quien, previo a ingresar al recinto para debatir el proyecto de Ley Impositiva, dejó clara su posición.

La postura es contundente. “No se trata de poner o no trabas, sino de no defender el voto del 40% de la provincia. No se puede pretender la aprobación exprés de un proyecto de estas características”, agrega.

“Dicen que no es un impuestazo porque el aumento lo van a pagar unos pocos. Pero no son tan pocos como dicen”, acá lo va a sufrir una ciudad entera, asegura un dirigente de la segunda sección de la provincia, donde el campo se hace fuerte. Y agrega que “se habla de inmuebles urbanos y rurales cuando, en lo concreto, lo único que hacen es volver a pegarle al campo, igual que hace diez años”.

En ese sentido, por la mañana, el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, había manifestado que el mayor aumento (cercano a un 75%) sólo representa al 7% de las propiedades que, en definitiva, son las de mayor valor fiscal. “La gran mayoría de los contribuyentes, tanto en el inmobiliario urbano, baldío o inmobiliario rural, pagarán sólo el 15%y sólo un puñado de grandes presupuestarios pagará el 75%”.

El proyecto no cayó bien en los municipios agrícolas, donde gobierna el peronismo. Un jefe de distrito de la segunda se excusa de hablar porque “no me conviene”. Razones no le faltan. Al enojo por el aumento de las retenciones al campo se suma ahora un proyecto que, de aprobarse, también afectará a gran parte de sus vecinos.

En ese sentido, el ministro de Desarrollo Agrario de la provincia, Javier Rodríguez, dijo que “el 50 por ciento de los productores va a tener un aumento nominal por debajo de la inflación. En 2020 la mitad de los productores de los estratos pequeños y medianos van a terminar pagando en términos reales menos de lo que pagaron este año. Y eso es importante, porque es apoyar a la producción a aquellos estratos que estuvieron con mayores complicaciones este año”. Y destacó que con la segmentación generaron para algunos casos específicos “una exención de impuestos, productores que no van a pagar directamente este impuesto y tiene que ver con explotaciones de menos de 50 hectáreas, están exentos, y en el caso de los tambos, hicimos la exención a menos de 100 ha y 150 ha de manera parcial”.

Pelea interna

A diferencia de la primera minoría con la que se impone en Diputados, el Frente de Todos no cuenta con los senadores necesarios para aprobar la ley (20 a 26). A pesar de que Axel Kicillof pretende lograr que se apruebe antes de fin de año desde la oposición vuelven a apelar al mismo criterio que la semana pasada. “Los que tienen el apuro son ellos. Si necesitamos revisar el proyecto y que su aprobación se demore una semana más, lo haremos”, asegura un diputado de la primera sección.

Sin embargo, la presión más fuerte de los intendentes viene de las secciones de mayor presencia rural. Pese a que María Eugenia Vidal, como líder la oposición, dio el visto bueno para no faltar a su palabra y dar el quorum, Cambiemos dilatará la aprobación hasta por lo menos lograr algunas victorias puntuales con el fin de hacer valer su mayoría en la Cámara alta.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario