Schiaretti: dura queja por deuda de Nación

Ambito Nacional

En medio de cortocircuitos con la Casa Rosada que se perpetúan, el saliente gobernador cordobés Juan Schiaretti elevó ayer un nuevo y fuerte reclamo a Nación por la deuda de 1.700 millones de pesos que mantiene con la provincia, y advirtió, en esa línea, que están comprometidos «más de dos meses de salarios de los empleados públicos» mediterráneos.

«El no envío de fondos, más temprano que tarde, va a traer dificultades», enfatizó el mandatario justicialista, en el marco de la inauguración de un puente que unirá los barrios Alberdi con Banda Norte en la ciudad de Río Cuarto.

Schiaretti le traspasará el poder al electo José Manuel de la Sota el próximo 10 de diciembre, y en ese acto también le transmitirá un estado de cuentas complicado por la falta de certezas en las remesas nacionales.

«No sólo nos van a deber 1.700 millones de pesos a fin de año, sino que tampoco han firmado aún el convenio para sostener la Caja de Jubilaciones de la provincia», abundó Schiaretti respecto del silencio de radio oficial a la hora de rubricar un convenio que le permita al distrito hacer frente al rojo previsional.

Reclamos

En medio además de una escalada de protestas gremiales, la provincia le reclama al Gobierno de Cristina de Kirchner 192,3 millones de pesos en concepto de construcción de viviendas; 423 millones de pesos por obras viales y otros 563,3 millones de pesos para la caja jubilatoria, entre otros fondos adeudados.

En el peronismo cordobés entienden que Balcarce 50 castiga a la provincia por el fuerte distanciamiento entre ambos que generó la falta de acuerdo en torno a las candidaturas de este año.

Con un extenso historial de cortocircuitos como telón de fondo, el peronista crítico y presidenciable 2015 De la Sota no aceptó llevar como compañera de fórmula a una figura K y se rodeó de Alicia Pregno, intendente (de Laboulaye) que militó contra la Resolución 125 de retenciones móviles.

Finalmente el Frente para la Victoria no llevó candidato a gobernador, y luego la tensión se trasladó a las listas de candidatos a diputados. Tras un magro papel en las primarias, De la Sota bajó su boleta corta y se impuso la ristra K al Congreso.

Ahora, De la Sota -quien desafió al kirchnerismo nacional al anunciar tras su triunfo el nacimiento del «cordobesismo»- afronta un fuerte e inesperado desafío en las finanzas locales para su primer año de gestión, con la amenaza además de rebotes potenciales que pueda generar la crisis financiera mundial.

En esa línea, diseñó un proyecto de Presupuesto 2012 que incluye subas impositivas y un fuerte ajuste.

Dejá tu comentario