Se anticipa kirchnerismo bonaerense y presenta reforma política en Senado

Ambito Nacional

Buenos Aires - En sintonía con la propuesta de reforma política nacional que Cristina de Kirchner enviará próximamente al Congreso, senadores del Frente para la Victoria de la provincia presentaron dos proyectos de ley para realizar una reforma del sistema electoral bonaerense.

Una de las iniciativas apunta a recuperar las internas abiertas en los partidos, tomando el antecedente de Ley provincial 12.915, derogada por la Legislatura al mismo tiempo que el Congreso nacional, cuando el actual vicegobernador, Alberto Balestrini, presidía la Cámara baja, dejó sin efecto la Ley 25.611, que establecía las internas en todo el país.

La otra iniciativa busca «establecer un sistema de crítica de las resoluciones de la Junta Electoral», y al mismo tiempo eliminar las llamadas listas «colectoras», «espejos» o «quinieleras». Esto último para evitar que listas diferentes sumen votos para un mismo partido o que un candidato se presente para el mismo cargo por listas diferentes o en la misma boleta para distintos cargos, herramientas que fueron ampliamente utilizadas tanto en las últimas elecciones legislativas como en las generales de 2007.

Autores

Los proyectos llevan la firma del senador y vicepresidente del cuerpo, Federico Scarabino, y otros miembros del bloque del Frente para la Victoria, y proponen, entre otros puntos, reformar el sistema de reparto de bancas para dejar de lado el mecanismo de cociente y aplicar el método DHont.

En tanto, otra iniciativa apunta a crear un ámbito de apelación para los fallos de la Junta Electoral provincial, lo que había sido reclamado por la Suprema Corte de Justicia.

En rigor, ambos proyectos ya fueron impulsados luego de la crisis de 2001, pero no habían sido aprobados y ahora vuelven a la Legislatura bonaerense en el contexto de la reforma que anunció la Presidente la semana pasada en Tucumán.

Sin embargo, los bloques opositores con mayor representación parlamentaria ya anticipan su negativa a acompañar las propuestas.

Coinciden en que cualquier modificación electoral debe darse luego del recambio legislativo, que se producirá el 10 de diciembre próximo. Y cuestionan, además, que se trabaje sobre una reforma que sólo busque un golpe de efecto, tal como se presenta a nivel nacional.

Javier Mor Roig, jefe del bloque de la Coalición Cívica dijo: «Tenemos que hablar de una profunda reforma política; no queremos hacer la misma parodia que a nivel nacional».

El diputado de Unión Peronista, Ricardo Giacobbe, se esperanzó en que «la reforma política no sea un mero marketing como ocurrió con el voto electrónico o la secretaría de modernización del Estado».

Dejá tu comentario