"Las armas sólo se deben usar para salvar la vida de alguien en peligro"

Ambito Nacional

Reemplazó al comisario mayor Gustavo Piva tras el cambio de conducción en las fuerzas policiales dispuesto por el Ministerio de Seguridad por el crimen de Valentino Blas Correas, de 17 años.

A Liliana Rita Zárate Belletti sus compañeros de la fuerza la describen como una mujer policía de calle y no de oficio. Esa consideración alude al funcionario público que está en contacto estrecho con las necesidades de la comunidad que requieren intervención policial.

El crimen de Valentino Blas Correas, un joven de 17 años que murió de un balazo en la espalda cuando presuntamente eludió un control policial mientras circulaba a bordo de un auto con amigos en la zona sur de Córdoba, parece darle ahora a la comisaría mayor Zárate Belletti la oportunidad de dar prueba de esa distinción, luego de que el gobernador Juan Schiaretti la ubicara como directora general de Seguridad de la capital provincial en un intento por modificar de plano la actuación policial.

“Hay un protocolo del año 2017 que salió por resolución del Ministerio de Gobierno y habla de que cuando un vehículo evade el control se debe aplicar un operativo cerrojo para evitar fuga y que el móvil bajo ningún punto de vista debe usar un arma de fuego”, dice esta mujer -la primera en ocupar un cargo de esta magnitud en las fuerzas de seguridad cordobesas- madre de dos hijos, Belén de 24 y Nicolás de 20 años, que asumió formalmente este lunes luego del desplazamiento de la cúpula policial al mando del comisario mayor Gustavo Piva.

“Se irradia la marca del vehículo, el color, las características principales, la cantidad de personas ocupantes y toda situación que pueda dar la identificación para dar el operativo cerrojo. Se utilizan los medios como las cámaras de seguridad, pero bajo ningún punto se usa el arma”, subraya Zárate Belletti en un contacto con los medios. Y agrega: “Antes de recurrir al uso del arma, se deben utilizar otros medios no violentos”.

La trágica muerte de Blas Correas volvió a poner el foco en la discusión por la utilización abusiva por parte de las fuerzas de seguridad de armas de fuego, de la mano de una serie de denuncias que incluso emanaron desde la Legislatura cordobesa.

En ese sentido, Zárate Belletti, promete darle un giro definitivo a esa crisis: “Las armas se tienen que usar para salvaguardar la vida de alguien en caso de peligro inminente y para evitar la amenaza para la vida propia o de otras personas”, sostiene.

En tanto, la comisaria destaca que en su nuevo rol “hay que trabajar mucho” y “ser claros en lo que se transmite a la sociedad”.

“El tema es poder recomponer vínculos, trabajar con el personal de patrullaje y con la Policía de proximidad”, se esperanza.

Sobre la actuación de los efectivos dice que “si hay que cambiar algún protocolo o alguna cuestión que tenga que ver con la formación, seguramente se cambiará”. Aunque recalca que siempre “el uso de un arma de fuego “es una medida extrema”.

Desde el lunes, Zárate Belletti tiene a su cargo 11 direcciones con 8.500 efectivos. No será una tarea sencilla.

Como licenciada en Seguridad, también se desempeñó como formadora de policías, y sabe que deberá encarar un proceso de transformación integral de la fuerza.

“El proceso de selección hace que pase por distintas instancias intelectuales, psicológicas y hasta médicas. Es una selección de 6 meses. No es que todo el que ingresa a la Escuela egresa. Toda la formación está bajo la órbita del Ministerio de Educación y del Ministerio de Seguridad”, subraya. En tanto, la flamante jefa de Seguridad Capital, reconoce que se advierte un “crecimiento de los hechos delictivos” en los últimos meses, un escenario que también se vive con crudeza en la provincia de Buenos Aires, el otro distrito del país con alarmantes índices de inseguridad.

“Vamos a tener que trabajar fuertemente. Las herramientas están a disposición”, señala. El desafío recién comienza.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario