También municipios avanzan en suba de tasas para 2012

Ambito Nacional

En sintonía con la estrategia desplegada por un grupo de gobernadores, también un nutrido lote de intendentes de todo el país apura la aplicación de subas de tasas en 2012 para engrosar la recaudación y hacer frente a los futuros incrementos salariales y al impacto de la inflación.

Con esa alquimia, jefes comunales reelectos o que asumirán el poder el próximo 10 de diciembre apuestan a llevar adelante el primer año del mandato 2011-2015 con un mayor flujo de ingresos, en las puertas de las masivas negociaciones de sueldos que se iniciarán en febrero.

Los aumentos -que en general aún deben ser aprobados por los ediles locales- son en promedio de entre el 20% y el 30%, aunque en algunos distritos los retoques dibujan alzas de más del 100%.

Aunque con matices y excepciones, los municipios se preparan para un 2012 plagado de desafíos, si se tienen en cuenta las urgencias que atravesarán los gobernadores.

Según la consultora Economía & Regiones, las provincias cerrarían el ejercicio 2011 con un déficit consolidado cercano a los $ 9.300 millones, casi dos veces y medio el observado un año atrás. Allí se refleja, además, que la aceleración del gasto corriente (desencadenada por los mayores aumentos salariales) es el principal determinante del deterioro fiscal, dado que los recursos siguen creciendo a un buen ritmo, del 28% interanual.

Escenarios

A nivel de provincias, por caso, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, conseguirá el mañana, de no mediar sorpresas de último momento, que la Legislatura le apruebe una ley impositiva que incluye aumentos en los impuestos Inmobiliario Urbano y Rural, Automotor y de Ingresos Brutos (para los juegos de azar). Por su parte, en Córdoba, el electo José Manuel de la Sota ya cuenta con sanción en primera lectura de un Presupuesto con subas en el Inmobiliario.

Veamos algunos de los escenarios que se viven en las intendencias:

En territorio bonaerense, un creciente número de intendentes intenta plasmar incrementos de tasas de entre el 20% y el 40%.

Por caso, en la ciudad de La Plata, el reelecto Pablo Bruera aspira a reformar la manera de calcular la tasa de Servicios Urbanos Municipales (SUM), que redundará -con excepción del 10% de los inmuebles, de baja valuación- en incrementos paulatinos en las boletas bimestrales.

En tanto, en el municipio de General Alvarado, funcionarios del intendente Patricio Hogan confirmaron que desde el 1 de enero habrá subas -en algunos casos, superior al 100%- de diversas tasas. El paquete alcanza a, entre otros puntos, el impuesto de seguridad -pasará de 24 pesos a 60 pesos- y la tasa de salud (de 48 pesos a 72 pesos).

En esa senda, en Avellaneda, el Concejo Deliberante aprobó la preparatoria fiscal e impositiva para 2012, que implicará un aumento de «entre el 20% y el 23%» en la tasa de Servicios Generales. «En Esteban Echeverría, un aumento sería prudente; además iría en sintonía con los municipios del conurbano, que vienen haciendo una adecuación en las tasas en algún porcentaje mínimo», afirmó, por su parte, la presidenta del Concejo Deliberante local, Analía Pérez.

En Rosario, en sintonía, el saliente socialista Miguel Lifschitz aspira a legarle a su sucesora, Mónica Fein, un incremento de cerca del 60% en la Tasa General de Inmuebles (TGI). A la hora de defender su estrategia, Lifschitz argumentó que la TGI no es retocada desde 2008 y que «la inflación, las subas salariales y el precio de los insumos está por arriba del 60 por ciento solicitado».

No obstante, la pretensión en las filas de la oposición es limar ese aumento para minimizar su impacto en los bolsillos de los vecinos con menor poder adquisitivo, en pos de «una mayor justicia contributiva».

En esa línea, en Córdoba, jefes comunales peronistas y radicales intentan obtener el aval en los concejos deliberantes locales para cobrar con incrementos de entre el 20% y el 35% la tasa de Servicios a la Propiedad, destinada a cubrir los gastos de alumbrado público, barrido y limpieza.

«Estamos pensando en un piso de incremento del 20% que podría llegar al 30% o el 35% en algunas localidades donde los valores están muy atrasados», aseguró días atrás el intendente de Mendiolaza, Daniel Salibi.

El actual secretario general del Foro del Radicalismo, además afirmó que «los incrementos variarán según las zonas de la provincia, ya que en algunas regiones o municipios muy pobres sería imposible aumentar más del 20%, pues los contribuyentes no podrían abonarlos».

Coincidieron con esa mirada, en la vereda peronista, el intendente de Oncativo y uno de los coordinadores del bloque de jefes comunales de Unión por Córdoba, Osvaldo Vottero. «En nuestro caso hemos extremado el esfuerzo y sólo aumentaremos el 18% la tasa, pero en la mayoría de los municipios ya se habla del 20% al 25%», agregó.

En la ciudad de La Rioja, en tanto, el incremento de tasas ya cuenta con la sanción de rigor. Desde el entorno del intendente Ricardo Quintela salieron a defender el alza en la Tasa de Higiene y Seguridad para ponerse «a tono con los demás municipios del país, cuya alícuota es superior a la solicitada por el municipio capitalino».

Dejá tu comentario