1 de octubre 2009 - 22:16

Una decena de provincias no adhiere a cambio de hora

Los distritos ubicados al oeste del mapa niegan beneficios de adelantar relojes. Se suma resistencia de sectores productivos.
Los distritos ubicados al oeste del mapa niegan beneficios de adelantar relojes. Se suma resistencia de sectores productivos.
A pocos días del cambio de hora dispuesto por el Gobierno nacional por ley en 2007, se acrecienta la polémica por los beneficios de la medida. Gobernadores, empresarios y técnicos de las empresas provinciales de energía comenzaron a cruzar argumentos a favor y en contra. A pesar de que se reconoce el ahorro, se discuten los cambios de hábito.

El cambio de huso horario quedó establecido a través de la ley votada por el Congreso de la Nación en diciembre de 2007 y adelanta una hora el horario oficial. Se aplica desde ese año, pero en 2008, 12 provincias argentinas quedaron exceptuadas de la norma vía un decreto presidencial firmado luego de una feroz resistencia de los distritos ubicados en el oeste del país.

Rechazo

Una larga lista de provincias, encabezadas por Mendoza, San Luis y a las que se sumaron luego Tucumán, Catamarca, San Juan y localidades como Mar del Plata, años anteriores se opusieron entonces a la medida. Por de pronto, ya anticiparon que no adherirán este año Chubut, Jujuy, Salta, San Juan y Neuquén. San Luis, por caso, mantiene una diferencia horaria actualmente de una hora menos respecto del resto del país.

En Córdoba, en tanto, el gobernador, Juan Schiaretti, defendió el adelantamiento de una hora en los relojes al que adherirá la provincia a partir del 18 de octubre para que el país tenga el mismo huso horario. «La lógica es que nuestra Argentina tenga un solo huso horario. No es un país que sea tan extenso de Este a Oeste que justifique dos husos horarios», dijo.

Es que la decisión ya provocó las primeras críticas desde el sector turístico cordobés. Nueve instituciones de Villa Carlos Paz, relacionadas con el turismo, le pidieron a la provincia que no adhiera a la disposición nacional. En tanto, desde EPEC indicaron que el cambio horario representó un ahorro energético del 2,8% el verano pasado. Pero lo importante es que también se diluye el pico de consumo que se genera cuando oscurece.

En Tucumán, el gobernador José Alperovich afirmó ayer que la provincia podría no adherir al cambio de huso horario. «Hay que analizar el tema porque veo que la sociedad y que los comerciantes están pidiendo que no se cambie. Como siempre, voy a hacer lo que quiera la gente. Vamos a ver si lo dejamos como está», sentenció.

En tanto, la Secretaría de Energía de Entre Ríos pide el cambio de huso horario. El titular de ENERSA, Raúl Arroyo, dijo que presentará a los legisladores un informe detallado sobre los efectos «beneficiosos» que produce el cambio de huso horario en el consumo eléctrico. En la provincia deberá ser aprobado por la Legislatura.

También en Santa Fe, desde la empresa de energía aseguran que adelantar una hora los relojes benefició a las empresas proveedoras de energía, que no ven saturados sus generadores. Raúl Stivel, integrante del directorio de la Empresa Provincial de la Energía, confirmó que si la provincia adhiere a la ley Nº 26.350, la empresa apoyará la iniciativa, al igual que años anteriores. El funcionario aseguró que, según los datos manejados por la empresa, «se logró amesetar el pico de demanda que se producía a las 21».

El objetivo es lograr un mayor aprovechamiento de la luz solar y un consecuente ahorro de la energía, pero siempre fue cuestionado, especialmente por el sector empresarial.

Comercios

En la provincia más poblada del país, la Federación Económica reclamó al Gobierno nacional que suspenda el adelantamiento del huso horario por entender que esa medida perjudica a la actividad comercial.

«Apoyamos toda decisión que contribuya a generar un ahorro energético, pero la realidad nos ha demostrado que ese objetivo no se cumple (con el cambio de hora) debido a la magnitud de los inconvenientes y perjuicios que trae aparejados, por lo que creemos indispensable que esta medida sea revisada», se quejaron desde la entidad.

Los argumentos implican que «no se acostumbró la gente a este cambio, por ser muy breve el tiempo de vigencia»; «el sector gastronómico, a la noche, prácticamente perdió un turno, disminuyendo sensiblemente su actividad», «los comercios vieron disminuir la afluencia de público, ya que al oscurecer después de las 21, la gente prorrogaba la actividad recreativa hasta altas horas», señalaron.

Dejá tu comentario

Te puede interesar