La otra toma: preocupación por intento de ocupación de casas deshabitadas en zona de playas

Ambito Nacional

Los distritos de la costa apuran resoluciones para habilitar el ingreso de propietarios de viviendas ante el avance de esta modalidad que se agrava por las limitaciones de circulación de la pandemia.

La toma de tierras en distritos bonaerenses mantiene en vilo a algunos intendentes quienes, por momentos, se ven atados de pies y manos a la hora de resolver el conflicto. Los casos latentes de Presidente Perón, donde ayer la intendenta Blanca Cantero recibió un fuerte apoyo presencial de sus pares de la tercera sección (quienes condenaron las tomas), San Fernando, La Plata y Florencio Varela encendieron las alarmas. Los jefes comunales temen que ese tipo de acciones pueden darse en sus territorios y no quieren tener que enfrentar las complicaciones.

Pero no es la única situación que preocupa. Alertados por la situación, propietarios no residentes que cuentan con terrenos en el partido de La Costa amenazan con llevar adelante la marcha convocada para mañana con el fin de poder ingresar, incluso a la fuerza, a sus propiedades.

Claro, no se trata de una acción cualquiera. La provincia está en cuarentena y la circulación más allá de alguna actividad esencial está prohibida según marca el decreto 297. No sólo eso. Los municipios de la Costa Atlántica (salvo Pinamar) no permiten el ingreso a los propietarios en el marco del ASPO. Más en este momento en el que los contagios en el interior bonaerense se encuentran en su mayor etapa de crecimiento.

La preocupación de los dueños está relacionada a la ocupación de viviendas. Una problemática que se da en varios distritos de la costa, pero que en su mayoría logran ser repelidos. En Monte Hermoso, lugar de fin de semana y veraneo elegido por muchos bahienses, no se llevaron a cabo usurpaciones pero sí robos en casas deshabitadas.

En Villa Gesell los números de usurpaciones cayeron en comparación a otros años. Es más, se resolvieron más casos que los que sucedieron. La preocupación de los propietarios se da en el marco de la prohibición de acceso.

Es por esto que buena parte de los intendentes de la Costa Atlántico se reunieron el pasado lunes mediante Zoom para tomar una decisión conjunta en el accionar y, sin mencionarlo, emitieron un comunicado en el que dejan en claro que no es tiempo de generar mayores flexibilizaciones.

Los jefes de distrito buscaron respaldar la situación que atraviesa La Costa y bajar una línea claro para no tener que pasar por una situación similar en breve. Incluso se remarcó que la situación de Pinamar, donde se permitió el ingreso de propietarios no residentes que sean esenciales. “Es una bomba de humo porque entraron 750 no residentes, pero muchos deben haber mentido en la declaración jurada ya que para entrar deben ser esenciales”, sostiene un funcionario de un distrito costero.

En Mar del Plata, por su parte, se venía trabajando en un proyecto para permitir el acceso de los dueños, pero el retroceso a la Fase 3 cambió la agenda.

Pero la preocupación no sólo está en la Costa Atlántica. En Lanús este fin de semana tuvo dos usurpaciones de casas en Villa Caraza y en Villa Jardín, donde luego de la intervención policial se pudo desactivar la ocupación. Algo similar sucedió en José C. Paz. Pero allí la intervención más rápida se dio de parte de los propios vecinos quienes impidieron que un grupo de personas tome una famosa casa quinta local en el barrio Lido.

Dejá tu comentario